Propósitos de Año Nuevo: ¿Cuál es la mejor manera de hacerlos y mantenerlos?

Propósitos de Año Nuevo: ¿Cuál es la mejor manera de hacerlos y mantenerlos?

Los propósitos de Año Nuevo son una forma tradicional de prometer mejoras para ti y tu comportamiento, un «nuevo comienzo» para el nuevo año.

Pero si se elige mal, un propósito también puede ser fuente de ansiedad, decepción y desesperanza.

Aproximadamente uno de cada cuatro estadounidenses menciona sus propósitos como una fuente de ansiedad de cara al nuevo año, según una nueva encuesta de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

Elegir un propósito adecuado, y formas realistas de llevarlo a cabo, puede ayudar a aliviar parte de ese estrés, dicen los expertos.

Los propósitos tienden a enfocarse en algunas áreas específicas: salud, dinero y relaciones, dijo Norcross.

“La dificultad número uno que encontramos es que las personas tienen expectativas grandiosas y verdaderamente poco realistas”, menciono Norcross.

Aun así, tiene sentido que las personas se fijen metas elevadas a medida que avanza el año, dijo la Dra. Rebecca Brendel, presidenta de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

“Existe esta tentación cuando el año cambia de 2022 a 2023, entonces es un nuevo comienzo y todo en el pasado es historia”, comento Brendel.

Pero esos objetivos son más alcanzables cuando se basan en una mejor comprensión de uno mismo.

Establecer metas realistas

“En realidad, sabemos que todas las cosas que queremos cambiar de nosotros mismos no desaparecen con una línea en la arena porque llega la medianoche del 1 de enero de 2023”, agregó Brendel.

La mejor manera de elegir un proposito es hacer un balance de tu estilo de vida actual y luego, armado con esa conciencia, elegir mejoras personales que sean alcanzables.

“Los pequeños cambios son mucho más sostenibles que las intervenciones radicales para reestructurar o rediseñar nuestras vidas. Realmente se está enfocando en el progreso, no en la perfección”, dijo Brendel.

El acrónimo SMART (específico, medible, alcanzable, realista, específico en el tiempo) es una buena guía para establecer una resolución de Año Nuevo, comento Norcross.

“Ayudamos a las personas a dividirlo en pasos escalables y factibles que, de hecho, pueden conducir a un objetivo más amplio”, dijo Norcross. “Pero realmente necesita ser realista o de hecho se convierte en una receta para el desastre”.

Tomemos, por ejemplo, a la persona que dice que hará ejercicio todos los días durante un año cuando nunca ha hecho del ejercicio de manera regular de su vida.

“Es mejor decir, ‘Comenzaré a caminar uno o dos días a la semana’, es mucho más escalable y realista”, agregó Norcross.

Una vez que se haya logrado eso, la persona podría agregar algunos días más de caminata a su semana o decidir caminar distancias más largas.

“Si eres alguien a quien realmente no le gusta hacer mucho ejercicio, no te convertirás de la noche a la mañana en alguien que correrá un maratón en las próximas seis semanas”, dijo Brendel. “Realmente piense en formas de incorporar un cambio positivo a las cosas que ya hacemos, a las rutinas que ya tenemos”.

Mantener notas o un pequeño diario puede ayudar a realizar un seguimiento de estos logros más pequeños, agregó Brendel. Tenga en cuenta los pasos positivos que toma cada día o semana, y tal vez incluso enumere una o dos cosas que le gustaría lograr en la próxima semana.

“Eso puede ayudarnos a ver que hemos hecho algunos cambios con el tiempo, y las cosas a las que tal vez queremos prestar un poco más de atención solo para ser realmente conscientes”, dijo Brendel.

Cambia por ti mismo, no por los demás

Otro consejo es hacer un propósito basado en tus propias necesidades en lugar de lo que cree que los demás esperarían o admirarían, dijo Pauline Wallin , psicóloga clínica en Camp Hill, Pensilvania.

La investigación muestra que las personas tienen más éxito en el cumplimiento de los propositos si están motivadas internamente en lugar de motivadas externamente, comento Wallin.

“Bajar de peso es un propósito de Año Nuevo muy popular. Si se trata de lucir bien para la reunión de la escuela secundaria, es una motivación externa”, dijo Wallin. “Pero si es por razones de salud, quieres estar saludable y tienes una motivación adicional para estar saludable, digamos que los análisis de sangre mostraron que tenías colesterol alto o lo que sea, entonces estás más motivado internamente para apegarte a cualquier tipo de cambio que desees, y asi estarías comenzando con el pie derecho”.

Una vez que hayas elegido un proposito realista que es personalmente importante, la fortaleza se convierte en la clave, agregó Wallin.

“Lo que sabotea a las personas no es que no sepan qué hacer, sino que no están preparados para hacer el trabajo”, dijo Wallin.

“Depende de cómo te hables a ti mismo al respecto. Digamos que te duelen los músculos porque estás haciendo ejercicio o sientes una punzada de hambre. Bueno, eso es una buena señal, ¿verdad? Porque en realidad estás haciendo cambios en tu cuerpo”, continuó.

“Si hablas contigo mismo y dices ‘esto es tan difícil’, te sentirás impotente”, comento Wallin. “Pero, por otro lado, si dices, bueno, esto es un desafío, pero he experimentado cosas peores y puedo manejarlo, el diálogo interno es muy importante”.

Tener un amigo en el viaje también puede ayudar, dijo Brendel.

“Algo que ayuda a las personas a tener mucho más éxito en hacer cambios es incorporar a alguien más. Tener responsabilidad ante otra persona”, dijo Brendel. “Si se trata de hacer ejercicio, por ejemplo, que es el propósito número uno que los estadounidenses en nuestra encuesta querían tomar, ser responsable de hacer ejercicio con otra persona, conocer a alguien, incluso solo para caminar o ir al gimnasio, lo hace social y añade un grado de responsabilidad y una mayor probabilidad de éxito”.

Y ten en cuenta que lo perfecto es enemigo de lo bueno. Puedes fallar o no alcanzar una meta, pero eso no significa que debas darte por vencido.

“Esta comprobado de que la forma en que piensas y te comportas cuando te encuentras con una reincidencia inevitable es muy importante”, dijo Norcross. “No te rindas. Un resbalón no significa una caída. Un solo lapso no constituye una recaída completa”.

FUENTES: John Norcross, PhD, chair, psychology, University of Scranton, Pa.; Rebecca Brendel, MD, president, American Psychiatric Association; Pauline Wallin, PhD, clinical psychologist, Camp Hill, Pa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *