Las actividades sedentarias mentalmente pasivas están relacionadas con un 43% de más de riesgo de depresión

Las actividades sedentarias mentalmente pasivas están relacionadas con un 43% de más de riesgo de depresión

Algunas actividades sedentarias pueden ser más dañinas que otras. Un nuevo estudio sugiere que el comportamiento sedentario mentalmente pasivo, como mirar televisión, puede aumentar el riesgo de desarrollar depresión, mientras que el comportamiento sedentario mentalmente activo, como sentarse en el trabajo, no tiene el mismo efecto. Publicada en el Journal of Affective Disorders, la investigación también proporciona nuevos conocimientos sobre cómo el tamaño de la cintura y la inflamación pueden explicar en parte el vínculo entre el comportamiento sedentario mentalmente pasivo y la depresión.

El comportamiento sedentario se refiere al tiempo que se pasa despierto y sentado, recostado o tumbado, con un bajo gasto energético. Algunas actividades incluyen mirar películas, leer o conducir. Los investigadores han observado que una actividad menos exigente mentalmente durante un comportamiento sedentario induce un mayor riesgo de depresión.

Sin embargo, el equipo de estudio, dirigido por André Werneck de la Universidad de São Paulo en Brasil, se propuso profundizar en los mecanismos potenciales, o mediadores, que explican cómo se asocian el comportamiento sedentario y la depresión. En particular, la reducción de los niveles de conducta sedentaria se ha asociado con una menor inflamación, niveles de azúcar en sangre y grasa corporal.

Por lo tanto, Werneck y sus colegas intentaron examinar estos mediadores biológicos en relación con el comportamiento sedentario y la depresión. Estos incluyeron mediciones de proteína C reactiva (producida por el hígado cuando hay inflamación en el cuerpo), niveles de hemoglobina glucosilada (indicativa de los niveles de azúcar en la sangre) y también circunferencia de peso.

Los datos se recopilaron del Estudio Nacional de Desarrollo Infantil de 1958, un estudio realizado en el Reino Unido de personas nacidas en una semana específica de 1958. Se analizaron un total de 4.607 participantes, de los cuales 2.320 eran mujeres.

Los participantes informaron del tiempo que pasaban viendo televisión (comportamiento sedentario mentalmente pasivo) y sentados durante el trabajo o conduciendo (comportamiento sedentario mentalmente activo) a los 44 años. También se midieron la circunferencia de la cintura, la proteína C reactiva y la hemoglobina glucosilada a los 44 años. El diagnóstico fue autoinformado a las edades de 44, 46, 50 y 55 años.

Tras los análisis de datos, los investigadores descubrieron que el comportamiento sedentario mentalmente pasivo se asociaba con un 43% más de riesgo de depresión, mientras que el comportamiento sedentario mentalmente activo no se asociaba con incidentes de depresión.

La circunferencia de la cintura (9,2%) y la proteína C reactiva (8,3%) explicaron en parte la asociación del comportamiento sedentario mentalmente pasivo con la depresión, lo que sugiere que actividades como mirar televisión pueden aumentar el riesgo de depresión al promover la obesidad y la inflamación. Por otro lado, la hemoglobina glucosilada no medió esta relación, lo que indica que la glucosa en sangre puede no desempeñar un papel en este contexto.

«Si bien las pautas de actividad física recomiendan reducir y romper el tiempo sedentario, nuestros hallazgos sugieren que las recomendaciones específicas para la salud mental podrían enfatizar la reducción del tiempo sedentario mentalmente pasivo».

«Nuestros hallazgos también sugieren que aquellos con riesgo de depresión y con altos niveles de conductas sedentarias mentalmente pasivas podrían beneficiarse de la ayuda para reducir la circunferencia de la cintura y la proteína C reactiva mediante mayores niveles de actividad física», concluyeron los autores.

Hay que reconocer algunas limitaciones. Por ejemplo, los propios participantes informaron sobre el comportamiento sedentario y la depresión, lo que dio lugar a posibles sesgos y subestimaciones. Además, debido a los avances tecnológicos desde 2002 (cuando se tomaron las primeras mediciones a los 44 años), los patrones de comportamiento sedentario en el lugar de trabajo y el ocio pueden haber cambiado, y los hallazgos pueden ser diferentes en la era actual.

Fuente: Journal of Affective Disorders

Articulo original: Titulo: “Mentally-passive sedentary behavior and incident depression: Mediation by inflammatory markers,”. Autores: André O. Werneck, Neville Owen, Raphael H. O. Araujo, Danilo R. Silva y Mats Hallgren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *