Escuchar errores gramaticales afecta la variabilidad de la frecuencia cardíaca

Escuchar errores gramaticales afecta la variabilidad de la frecuencia cardíaca

Nuestro corazón puede “dar un vuelco” cuando escuchamos errores gramaticales en el habla. En un nuevo estudio publicado en el Journal of Neurolinguistics, los investigadores descubrieron que la variabilidad de nuestra frecuencia cardíaca, una medida del ritmo de los latidos del corazón cambia en respuesta a errores gramaticales en el habla. Este hallazgo sugiere que existe una conexión profunda y mensurable entre nuestras respuestas fisiológicas y nuestra comprensión implícita del lenguaje.

Los científicos llevan mucho tiempo fascinados por la forma en que procesamos el lenguaje, una capacidad que a menudo opera por debajo de nuestro radar consciente. Comprender este proceso es crucial, no sólo por curiosidad académica, sino también para aplicaciones prácticas como diseñar herramientas de aprendizaje efectivas o diagnosticar problemas cognitivos relacionados con el lenguaje. Hasta ahora, los investigadores se basaban en gran medida en preguntas o tareas directas para evaluar la comprensión del lenguaje. Sin embargo, estos métodos explícitos pueden verse sesgados por prejuicios o por la capacidad del individuo para articular su conocimiento.

Al reconocer las limitaciones de las medidas explícitas, los autores del nuevo estudio centraron su atención en las medidas implícitas, que infieren conocimientos y procesos cognitivos a partir de tareas indirectas basadas en el desempeño.

“Por un lado, estaba el desafío de desarrollar un método confiable que pueda usarse con una amplia gama de poblaciones, para aprovechar aspectos de la cognición que no son directamente observables, o donde es necesario eludir el requisito de proporcionar un juicio evaluativo explícito, por ejemplo, en el trabajo con poblaciones que todavía no pueden o ya no pueden expresar su opinión, debido a la edad (jóven/mayor) o a una mala salud (ya sea física o cognitiva/mental)”, explicó la autora del estudio Dagmar Divja, profesora de la Universidad de Birmingham y autora de » Frequency in Language».

“Por otro lado, tenía el presentimiento de que algunas personas (¡incluyéndome a mí!) se molestan más con los errores gramaticales que otras, y comencé a preguntarme si esto tendría una manifestación física mensurable y si podríamos capturarla. Sabíamos que nuestros alumnos reaccionan al «estrés»: cuando algo les asusta o les resulta difícil, nuestras pupilas se agrandan. La frecuencia cardíaca está regulada por el mismo sistema nervioso autónomo, por lo que se podría esperar que encontráramos un efecto en la frecuencia cardíaca también”.

Para su estudio, los investigadores reclutaron a 41 hablantes nativos de inglés británico, de entre 18 y 44 años. Estos individuos fueron seleccionados cuidadosamente para garantizar una variedad de antecedentes educativos y familiaridad con acentos extranjeros, pero sin dificultades de aprendizaje conocidas ni problemas de ritmo cardíaco. Los participantes escucharon 40 breves muestras de audio de habla inglesa. La mitad de estas muestras contenían errores gramaticales específicamente relacionados con el uso de artículos, como «a», «an» y «the». Para agregar complejidad y realismo, las muestras de discurso se presentaron en diferentes acentos (británico y polaco) y fueron habladas tanto por voces masculinas como femeninas.

Para crear estas muestras de discurso, los investigadores utilizaron transcripciones de entrevistas sobre temas comunes. Luego introdujeron errores deliberadamente en la mitad de estas transcripciones. Por ejemplo, en algunos casos, se agregaron u omitieron artículos incorrectamente. La densidad de errores en estas muestras varió del 18% al 56%, lo que significa que algunas muestras tenían más errores gramaticales que otras.

Mientras los participantes escuchaban estas muestras, se monitoreaba de cerca su actividad cardiovascular, particularmente la variabilidad de su frecuencia cardíaca. Esta medida refleja la variación en los intervalos de tiempo entre los latidos del corazón y está influenciada por el sistema nervioso autónomo, la parte de nuestro sistema nervioso que controla funciones corporales como la frecuencia cardíaca y la digestión.

Divjak y sus colegas descubrieron que cuando los participantes escuchaban un discurso que contenía errores gramaticales, la variabilidad de su frecuencia cardíaca cambiaba notablemente. Hubo una disminución significativa en la variabilidad de la frecuencia cardíaca en respuesta al habla que contenía errores gramaticales. Esta disminución fue más pronunciada cuando la densidad de errores en el discurso estaba entre el 20% y el 40%.

Curiosamente, la disminución en la variabilidad de la frecuencia cardíaca fue mayor cuando los errores gramaticales fueron cometidos por hablantes nativos de inglés en lugar de hablantes no nativos. Esto sugiere que los errores cometidos por los hablantes nativos eran menos esperados y, por lo tanto, tuvieron un mayor impacto en las respuestas fisiológicas de los oyentes.

«Nuestros alumnos reaccionan al ‘estrés’: cuando algo les asusta o les resulta difícil, se agrandan», dijo Divjak. “La frecuencia cardíaca está regulada por el mismo sistema nervioso autónomo, por lo que se podría esperar que encontráramos un efecto en la frecuencia cardíaca también. ¡Pero demostrarlo en la práctica era otra cuestión!”

“Fue fascinante ver cuántas dimensiones de nuestra experiencia captamos realmente, aunque no seamos conscientes de ellas: en este caso la gente realmente mostró sensibilidad a los ‘pequeños’ errores del lenguaje y también sabían que estos errores eran más inusuales para los hablantes nativos. eso para hablantes extranjeros”.

El estudio cierra la brecha entre las respuestas fisiológicas y las funciones cognitivas. Al mostrar que nuestra frecuencia cardíaca puede estar relacionada con el procesamiento lingüístico, respalda la idea de que las actividades cognitivas, incluso aquellas tan complejas como el procesamiento del lenguaje, tienen manifestaciones físicas en el cuerpo.

Divja comento: “Nuestros hallazgos ponen de relieve dos cosas: 1.) una nueva dimensión de la intrincada relación entre fisiología y cognición, lo que sugiere que el esfuerzo cognitivo repercute a través del sistema fisiológico en más formas de las que se pensaba anteriormente, y 2.) tener una mejor idea de cuántas dimensiones de nuestra experiencia captamos realmente, de cuán específicas son nuestras expectativas, aunque no seamos conscientes de ellas. Evaluar con precisión las capacidades lingüísticas de un individuo, independientemente de su edad y sus capacidades físicas o cognitivas, es importante para muchas preguntas relacionadas con áreas centrales de la vida relacionadas con la cognición, incluida la salud del cerebro”.

Pero el estudio, como toda investigación, incluye algunas limitaciones. Primero, el estudio se centró en un aspecto específico del lenguaje (errores gramaticales en el lenguaje hablado) e involucró a un grupo relativamente pequeño y homogéneo de participantes. Los estudios futuros podrían ampliar el alcance para incluir una gama más diversa de aspectos lingüísticos y una demografía de participantes más amplia. Para comprender completamente la universalidad de estos hallazgos, sería beneficioso replicar el estudio en diferentes idiomas y orígenes culturales.

«Como siempre ocurre con los ‘primeros’ descubrimientos, sería bueno ver más trabajos utilizando esta técnica, en una variedad de entornos relacionados con el lenguaje», dijo Divja. «También esperamos que nuestro método sea adoptado por investigadores y médicos interesados ​​en la cognición del lenguaje y que trabajen con poblaciones a las que es difícil llegar o evaluar para facilitar una evaluación precisa y garantizar mejores resultados».

A pesar de estas limitaciones, el estudio abre nuevas e interesantes vías de investigación. Sugiere que las medidas cardiovasculares, en particular la variabilidad de la frecuencia cardíaca, podrían ser herramientas valiosas para evaluar el conocimiento lingüístico de forma implícita.

«Desde una perspectiva aplicada, ahora estamos trabajando para establecer si las reacciones que registramos están relacionadas de alguna manera con la personalidad y deberían tenerse en cuenta en situaciones de alto riesgo de la vida real», explicó Divjak. “Por ejemplo, si descubrimos que las personas concienzudas reaccionan con más fuerza ante los errores lingüísticos, ¿significaría eso que tienen una inclinación más negativa hacia las personas que cometen errores y podría significar eso, por ejemplo, que sería menos probable que contrataran a un solicitante extranjero?”

Fuente: Journal of Neurolinguistics

Articulo original: Titulo: “Physiological responses and cognitive behaviours: Measures of heart rate variability index language knowledge“. Autor: Dagmar Divjak, Hui Sun y Petar Milin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *