Las personas solitarias tienden a desarrollar problemas para dormir

Las personas solitarias tienden a desarrollar problemas para dormir

Un estudio de cuatro años de duración de adultos de mediana edad y mayores ha encontrado que las personas solitarias tienden a desarrollar problemas de sueño con el tiempo. Estos problemas incluyen dificultad para conciliar el sueño y mantener el sueño, despertarse temprano en la mañana y sentirse cansado, así como sin refrescarse después de dormir. El estudio fue publicado en Psychiatry Research.

El insomnio es un trastorno común del sueño caracterizado por dificultad para conciliar el sueño, permanecer dormido o experimentar un sueño no reparador (sentirse cansado y no refrescado después de dormir). Puede provocar fatiga diurna, irritabilidad y deterioro del funcionamiento en las actividades diarias. El insomnio puede ser causado por varios factores, incluyendo el estrés, la ansiedad, las condiciones médicas y los hábitos de estilo de vida.

El insomnio también se ha relacionado con el envejecimiento. Casi la mitad de los adultos de 65 años o más experimentan síntomas de insomnio. Los síntomas de insomnio, por otro lado, se asocian con mayores riesgos de enfermedades cardiovasculares, demencia, aumento de la hospitalización y la admisión en hogares de ancianos, y riesgo de muerte. A medida que la población mundial envejece, se espera que el insomnio se convierta en un problema más común, trayendo consigo todas las consecuencias adversas para la salud asociadas.

Los científicos han tratado de explicar el vínculo entre el insomnio y el envejecimiento con la esperanza de desarrollar formas de prevenir el desarrollo del insomnio. Han identificado varios factores que se desarrollan a medida que las personas envejecen que podrían ser responsables de la aparición del insomnio. Los autores del nuevo estudio propusieron que la soledad y el aislamiento social podrían ser dos de los factores asociados con el insomnio en los adultos mayores.

«Siempre me han intrigado las intrincadas conexiones entre nuestra vida social y nuestra salud. El tema del aislamiento social y la soledad, particularmente entre adultos de mediana edad y mayores, es un problema apremiante en nuestra sociedad. Estaba interesado en explorar cómo estos factores podrían influir en los patrones de sueño, ya que el sueño es un aspecto crucial de la salud y el bienestar general», explicó el coautor del estudio Bei Wu, profesor del Decano en Salud Global y vicedecano de Investigación en el Colegio de Enfermería Rory Meyers de la NYU.

Los investigadores utilizaron datos del Estudio de Salud y Jubilación (HRS), una encuesta longitudinal representativa a nivel nacional de adultos de mediana edad y mayores en los Estados Unidos, realizada desde 1992. El Estudio de Salud y Jubilación ha sido diseñado específicamente para investigar los factores de salud, económicos y sociales que afectan el bienestar de las personas a medida que envejecen.

Los investigadores analizaron datos de 9,430 participantes que tenían más de 50 años de edad y que completaron evaluaciones del sueño, el aislamiento social y la soledad en el alcance de esta encuesta. Estos individuos no tenían síntomas de insomnio al inicio del estudio. Estos investigadores analizaron datos de un período de 4 años que comenzó con las olas 12 y 13 del Estudio de Salud y Jubilación. La edad media de los participantes fue de 68 años y el 58,3% eran mujeres.

Los participantes completaron evaluaciones de aislamiento social (el Índice de Aislamiento Social de Steptoe), soledad (Escala de Soledad revisada de UCLA) y síntomas de insomnio (el Cuestionario de Sueño Jenkins). Los investigadores también analizaron datos sobre la edad, el sexo, la raza/etnia, la educación, los ingresos, el tabaquismo, el consumo de alcohol, el ejercicio físico, la obesidad, los síntomas depresivos, las actividades de la vida diaria, la función cognitiva y las afecciones crónicas de los participantes.

Los resultados mostraron que 1.522 participantes (16,1%) desarrollaron al menos un síntoma de insomnio durante el período de estudio. Aproximadamente el 15% de los participantes informaron dificultades para conciliar el sueño, el 11,7% informó dificultades para permanecer dormido, el 14,1% informó despertarse temprano en la mañana y el 13,0% informó un sueño no reparador, es decir, sentirse cansado y no refrescado después de dormir.

Los participantes que informaron estar más aislados socialmente o solos tendían a pertenecer a grupos minoritarios étnicos/raciales con más frecuencia, a ser menos educados, con ingresos más bajos, menos activos físicamente, fumadores actuales o anteriores, tener impedimentos relacionados con las actividades de la vida diaria, tener más síntomas depresivos, niveles más bajos de función cognitiva y afecciones médicas más crónicas.

El análisis de las tendencias de cambio a lo largo del tiempo mostró que los participantes solitarios tenían casi el doble de probabilidades de desarrollar al menos un síntoma de insomnio durante el período de estudio en comparación con los participantes que no estaban solos. Cuando se controlaron los factores sociodemográficos, económicos y médicos, este riesgo seguía siendo más del 50% mayor entre los participantes solitarios.

«Nuestro estudio subraya el impacto significativo que los factores sociales pueden tener en la salud», dijo Wu a PsyPost. «Específicamente, encontramos que la soledad se asoció con dificultades para iniciar o mantener el sueño entre los adultos de mediana edad y mayores. Esto sugiere que fomentar las conexiones sociales y abordar los sentimientos de soledad podría ayudar a mejorar la calidad del sueño en esta población».

El riesgo de desarrollar al menos un síntoma de insomnio también fue mayor en el grupo de participantes que informaron estar socialmente aislados en comparación con aquellos que no estaban socialmente aislados. Sin embargo, este aumento del riesgo prácticamente desapareció cuando se tuvieron en cuenta los factores sociodemográficos, económicos y médicos.

«Un hallazgo sorprendente fue que el aislamiento social no se asoció con la aparición de síntomas de insomnio después de ajustar los indicadores de salud. Esto indica que la calidad de las conexiones sociales puede ser más importante que la cantidad cuando se trata de la salud del sueño», dijo el coautor del estudio Xiang Qi, científico investigador del Colegio de Enfermería Rory Meyers.

El estudio hace una contribución importante para comprender el vínculo entre la edad y el insomnio. Sin embargo, también tiene limitaciones que deben considerarse. En particular, el insomnio y todas las demás evaluaciones se realizaron únicamente utilizando autoinformes. Esto puede haber introducido sesgo. Además, los investigadores no tenían datos sobre la duración de los síntomas del insomnio ni pudieron controlar el trastorno depresivo mayor, una condición que se sabe que está asociada con el insomnio.

«Como con cualquier estudio, hay advertencias», dijo Qi. «Nuestro estudio fue observacional, por lo que no podemos establecer la causalidad. También puede haber otros factores no medidos que podrían influir en los resultados. Se necesita más investigación para comprender los mecanismos detrás de estas asociaciones y explorar posibles intervenciones».

«Me gustaría añadir que nuestros hallazgos resaltan la importancia de las intervenciones de salud pública dirigidas a fomentar relaciones emocionales cercanas. Tales intervenciones podrían reducir potencialmente la carga de dormir mal entre los adultos de mediana edad y mayores» concluyo Wu.

Fuente: Psychiatry Research

Articulo original: “Associations of social isolation and loneliness with the onset of insomnia symptoms among middle-aged and older adults in the United States: A population-based cohort study” autores: Xiang Qi, Susan K. Malone, Yaolin Pei, Zheng Zhu, and Bei Wu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *