El café podría tener efectos protectores contra la enfermedad de Parkinson

El café podría tener efectos protectores contra la enfermedad de Parkinson

Una nueva investigación ha descubierto que los consumidores de café tenían un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson en comparación con las personas que no bebían café. El ajuste por tabaquismo y consumo de alcohol no cambió estos hallazgos. La investigación fue publicada en Neurology.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo progresivo que afecta principalmente al control del movimiento. Ocurre debido a la pérdida de neuronas productoras de dopamina en un área específica del cerebro llamada sustancia negra. Los síntomas comunes incluyen temblores, rigidez, movimientos lentos y problemas de equilibrio, que empeoran gradualmente con el tiempo. Además de los síntomas motores, las personas con Parkinson también pueden experimentar síntomas no motores, como alteraciones del sueño, depresión y deterioro cognitivo.

Actualmente no se conocen del todo los factores que conducen al desarrollo de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, los estudios han indicado que las personas que participan con frecuencia en actividades que implican impactos en la cabeza, como el boxeo y otros deportes de contacto, tienen una mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad. Los estudios también han encontrado niveles reducidos de cafeína y sus principales metabolitos, paraxantina y teofilina, en personas que padecen la enfermedad de Parkinson.

Siguiendo estos hallazgos, la autora del estudio Yujia Zhao y sus colegas señalan que el café es la bebida psicoactiva más consumida en el mundo. También contiene cantidades importantes de cafeína. Con esto en mente, se propusieron investigar la relación entre el consumo de café y el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson utilizando datos longitudinales.

Estos investigadores señalaron que los datos recopilados en el estudio de cohorte de Investigación Prospectiva Europea Sobre el Cáncer y la Nutrición (EPIC) contienen las respuestas de los participantes sobre su consumo de café. El EPIC es un estudio longitudinal en curso en el que participan más de medio millón de personas de 10 países europeos reclutadas entre 1992 y 2000. El estudio EPIC tiene como objetivo explorar la relación entre la nutrición y las enfermedades no transmisibles (enfermedades que se consideran no contagiosas). Al inicio del estudio, los participantes tenían entre 35 y 70 años.

Los autores del estudio analizaron datos de un subestudio de EPIC que se centró en la enfermedad de Parkinson llamado EPIC4PD. Este subgrupo de participantes incluyó a 184.024 personas de Suecia, Reino Unido, Países Bajos, Alemania, España e Italia que participaron en el estudio durante una media de 13 años.

Estos individuos completaron un cuestionario dietético que incluía preguntas sobre el consumo de café, así como sobre el tabaquismo, el consumo de alcohol, el nivel educativo y la actividad física. Los datos sobre la enfermedad de Parkinson provinieron de los registros médicos de los participantes y fueron validados por expertos en trastornos del movimiento. Una pequeña parte de los participantes del estudio proporcionó muestras de sangre para evaluar los niveles de metabolitos de la cafeína (sustancias que se crean cuando el cuerpo procesa la cafeína) en el plasma sanguíneo.

Los resultados mostraron que, de todos los participantes incluidos en el estudio, 308 hombres y 285 mujeres desarrollaron la enfermedad de Parkinson (menos del 1%). El noventa y tres por ciento de los participantes del estudio informaron haber bebido café. El consumo de café fue mayor entre los participantes de los Países Bajos (alrededor de 500 mililitros por día) y el más bajo en Italia y España (alrededor de 100 mililitros por día). Los que consumían más café eran más a menudo hombres, fumadores, más jóvenes y propensos a consumir alcohol.

El 25% de los participantes con mayor consumo de café tenían casi un 40% menos de probabilidades de desarrollar la enfermedad de Parkinson en comparación con los participantes que no bebían café en absoluto. Cuando se comparó a todos los consumidores de café con los participantes que no bebían café, la reducción del riesgo osciló entre el 63% y el 5%, según el país. La asociación entre la enfermedad de Parkinson y el consumo de café fue aproximadamente igual de fuerte en hombres y mujeres, pero pareció ser ligeramente más fuerte entre las personas que nunca fumaron.

“Este estudio demostró una asociación inversa entre el consumo de café con cafeína y el riesgo de padecer EP [enfermedad de Parkinson] en una de las cohortes longitudinales más grandes del mundo con más de 20 años de seguimiento. Los efectos neuroprotectores del café dependían de la exposición, y los individuos en el grupo de mayor consumo de café tenían casi un 40% menos de riesgo de EP en comparación con los no consumidores”, concluyeron los autores del estudio.

“Esta observación se vio reforzada con una evaluación exhaustiva de la cafeína plasmática y sus metabolitos medidos prospectivamente. Estos análisis mostraron fuertes asociaciones inversas entre la cafeína y sus principales metabolitos y el riesgo de padecer EP”.

El estudio arroja luz sobre los vínculos entre el consumo de café y la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, cabe señalar que el diseño del estudio no permite extraer inferencias definitivas de causa y efecto a partir de los datos. Además, el consumo de café se evaluó mediante cuestionarios de autoinforme, lo que dejó lugar a sesgos de información.

Fuente: Neurology

Articulo original: Titulo: “Association of Coffee Consumption and Prediagnostic Caffeine Metabolites With Incident Parkinson Disease in a Population-Based Cohort”. Autores: Yujia Zhao, Yunjia Lai, Hilde Konijnenberg, José María Huerta, Ana Vinagre-Aragon, Jara Anna Sabin, Johnni Hansen, Dafina Petrova, Carlotta Sacerdote, Raul Zamora-Ros, Valeria Pala, Alicia K. Heath, Salvatore Panico, Marcela Guevara, Giovanna Masala, Christina M. Lill, Gary W. Miller, Susan Peters y Roel Vermeulen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *