Las personas que consumen alimentos ultraprocesados tienen más probabilidades de experimentar angustia psicológica

Las personas que consumen alimentos ultraprocesados tienen más probabilidades de experimentar angustia psicológica

Un análisis de los datos del Estudio de cohorte colaborativo de Melbourne mostró que las personas que consumían una gran cantidad de alimentos ultraprocesados tenían más probabilidades de experimentar angustia psicológica, un indicador de depresión, más de una década después. El vínculo se mantuvo incluso después de ajustar las características sociodemográficas, el estilo de vida y los comportamientos relacionados con la salud. El estudio fue publicado en el Journal of Affective Disorders.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por sentimientos persistentes de tristeza, desesperanza y falta de interés o placer en las actividades. A menudo implica cambios en el apetito, los patrones de sueño, los niveles de energía y la concentración. Las personas con depresión pueden experimentar síntomas físicos como fatiga, así como síntomas cognitivos como autopercepción negativa y dificultad para tomar decisiones. Es uno de los trastornos de salud mental más frecuentes en todo el mundo.

Numerosos factores contribuyen a la gravedad de los síntomas depresivos, pero recientemente, los investigadores han estado particularmente interesados en una posible conexión entre la mala calidad de la dieta y la depresión. Si se confirma este vínculo, podría ser especialmente significativo porque la dieta es un factor más fácilmente modificable que muchos otros predictores de depresión.

La investigación a menudo se ha centrado en el vínculo entre los alimentos ultraprocesados y la mala salud mental, y la relación parece ser bidireccional. Los alimentos ultraprocesados son productos fabricados industrialmente, muy procesados que a menudo contienen aditivos, sabores artificiales y altos niveles de azúcares, grasas y sal, al tiempo que proporcionan un valor nutricional limitado.

La autora del estudio, Melissa M. Lane, y sus colegas querían saber si el consumo de alimentos ultraprocesados temprano en la vida, entre los 13 y los 17 años de edad, está relacionado con la depresión más adelante en la vida. Analizaron datos del Melbourne Collaborative Cohort Study, un estudio longitudinal australiano con el objetivo de investigar las asociaciones entre el estilo de vida y las enfermedades crónicas no transmisibles.

Los investigadores señalan que estudios previos no han podido producir conclusiones muy firmes sobre los vínculos entre la mala salud mental y el consumo de alimentos ultraprocesados porque el consumo de este tipo de alimentos varía mucho entre países. Si bien menos del 10% de las calorías se derivan en promedio de tales alimentos en los países mediterráneos, este porcentaje es superior al 40% en Australia, Estados Unidos, Reino Unido y Canadá.

El estudio de Melbourne mitiga este problema al incluir una gran proporción (30%) de inmigrantes del sur de Europa (es decir, del Mediterráneo). Las preferencias dietéticas de estos individuos son marcadamente diferentes de las de los participantes nacidos en Australia y Nueva Zelanda. El estudio también es longitudinal, lo que permite a los investigadores observar los vínculos entre los factores estudiados a lo largo de los años.

Los investigadores analizaron datos de 23,299 participantes (13,876 mujeres) de entre 27 y 76 años, excluyendo aquellos inadecuados para el análisis. El estudio tuvo una sobrerrepresentación intencional de inmigrantes del sur de Europa, lo que permitió una mejor comparación de los hábitos alimenticios entre estos participantes y los australianos.

Los investigadores recopilaron datos sobre los hábitos de ingesta dietética de los participantes utilizando un cuestionario diseñado para este estudio (el Cuestionario de frecuencia de alimentos de 121 elementos) al inicio del estudio, entre 1990 y 1994. También utilizaron datos sobre la angustia psicológica de los participantes (la Escala de angustia psicológica de Kessler), que consideraron un indicador de depresión. Esta evaluación pregunta al participante sobre síntomas como fatiga, desesperanza, nerviosismo, tristeza e inutilidad. Los participantes completaron la evaluación de la angustia psicológica entre 2003 y 2007, es decir, más de una década después.

Los alimentos se clasificaron en las categorías “ultraprocesados” y “no ultraprocesados”. Los alimentos “ultraprocesados” incluían artículos como refrescos, bocadillos envasados dulces o salados, confitería, panes envasados, margarina, productos cárnicos reconstituidos y platos congelados o no perecederos preparados previamente. Los alimentos “no ultraprocesados” abarcaban arroz, cereales, carne, pescado, leche, huevos, frutas, raíces y tubérculos, verduras, nueces y semillas, ingredientes culinarios como azúcar y aceites vegetales, y alimentos procesados como panes, queso, frutas y pescados enlatados, y carnes saladas y ahumadas.

Los resultados mostraron que los participantes más propensos al consumo de “alimentos ultraprocesados” tenían más probabilidades de nacer en Australia y Nueva Zelanda y vivir solos. Tenían menos probabilidades de tener una educación terciaria, estar casados o en una relación, y participar en altos niveles de actividad física. Estos individuos también tenían una menor ingesta de proteínas, fibra y grasas saturadas y una menor ingesta total de energía. Comían frutas y verduras con menos frecuencia.

Los participantes con los niveles más altos de consumo de “alimentos ultraprocesados” (el 25% superior en términos de ingesta de “alimentos ultraprocesados”) tenían una probabilidad 14% mayor de experimentar angustia psicológica en comparación con aquellos en el 25% más bajo de la ingesta de “alimentos ultraprocesados”. Un análisis adicional reveló que solo los participantes en el grupo de mayor consumo tenían niveles elevados de angustia psicológica en comparación con otros participantes.

«En esta cohorte con sede en Melbourne de 23,299 participantes, un mayor consumo de alimentos ultraprocesados al inicio del estudio se asoció con una angustia psicológica elevada, como marcador de depresión, a los 15 años de seguimiento. Sin embargo, esta asociación fue evidente solo entre los participantes con un consumo muy alto de “alimentos ultraprocesados”; es decir, aquellos en el cuartil más alto. Se necesita más investigación prospectiva (con datos relevantes en todos los puntos temporales), mecanicista y de intervención para identificar mejor los atributos dañinos de los “alimentos ultraprocesados”, y para informar las estrategias relacionadas con la nutrición y la salud pública para la salud mental», concluyeron los autores del estudio.

El estudio arroja luz sobre los vínculos entre la ingesta dietética y la salud mental. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el diseño del estudio no permite establecer conclusiones causales. Además, la evaluación de angustia psicológica preguntó solo sobre los síntomas de depresión y ansiedad en los 30 días anteriores a la encuesta, mientras que la evaluación de la ingesta dietética se basó en el recuerdo de los participantes de sus hábitos dietéticos típicos en los 12 meses anteriores. Esto dejó mucho espacio para el sesgo de recuerdo y autoinforme.

Fuente: Journal of Affective Disorders

Articulo original: “High ultra-processed food consumption is associated with elevated psychological distress as an indicator of depression in adults from the Melbourne Collaborative Cohort Study”, autores: Melissa M. Lane, Mojtaba Lotfaliany, Allison M. Hodge, Adrienne O’Neil, Nikolaj Travica, Felice N. Jacka, Tetyana Rocks, Priscila Machado, Malcolm Forbes, Deborah N. Ashtree y Wolfgang Marx.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *