Los científicos acaban de desacreditar una creencia común sobre los zurdos

Los científicos acaban de desacreditar una creencia común sobre los zurdos

Un nuevo estudio de gran tamaño ha cuestionado creencias arraigadas sobre la relación entre ser diestro o zurdo y las capacidades de navegación espacial. Contrariamente a la creencia popular, el estudio, que reclutó a millones de participantes de todo el mundo, no encontró diferencias significativas en las habilidades espaciales entre zurdos y diestros. La investigación fue publicada recientemente en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences.

Durante años, los científicos han estado intrigados por la idea de que nuestra mano dominante podría estar relacionada con nuestras habilidades espaciales. Algunos teorizaron que la lateralización cerebral, el fenómeno en el que funciones cognitivas específicas se localizan predominantemente en un hemisferio del cerebro, podría desempeñar un papel en la relación entre la lateralidad y las habilidades espaciales.

Algunos estudios habían sugerido previamente que los zurdos podrían tener una ventaja en tareas espaciales. Sin embargo, estos estudios a menudo eran limitados en tamaño y alcance, lo que dejaba lugar a dudas. Este nuevo estudio buscó abordar estas brechas utilizando un vasto conjunto de datos recopilados a través de un videojuego móvil para investigar si la lateralidad realmente influye en las habilidades espaciales.

“El impulso inicial para explorar esta cuestión de investigación provino realmente de mis colaboradores Hope Oloye, Antoine Coutrot y Hugo Spires. En cuanto a mi interés personal, las diferencias cognitivas entre zurdos y diestros es un tema bastante importante en la imaginación popular, así que supongo que siempre ha estado en el fondo de mi mente”, explicó el autor del estudio, Pablo Fernández-Velasco, becario postdoctoral de la Academia Británica de la Universidad de York.

“Desde una perspectiva más científica, existe una conexión entre la lateralidad y los patrones de lateralización en el cerebro. Es decir, funciones (por ejemplo, comprensión del lenguaje) que tienden a ubicarse preferentemente en un hemisferio más que en el otro. Entonces, aprender sobre la conexión entre la lateralidad y la función (en este caso, la cognición espacial) también puede decirnos, indirectamente, sobre la conexión entre la lateralización y la función”.

“Probar la conexión entre la lateralidad y la capacidad de navegación es bastante difícil, porque se necesita una gran muestra intercultural. Utilizando big data, finalmente pudimos establecer que, de hecho, no existe ninguna asociación entre la lateralidad y la capacidad de navegación”.

Los investigadores se embarcaron en un ambicioso esfuerzo para recopilar datos de millones de participantes en todo el mundo. Para ello, emplearon una aplicación móvil llamada Sea Hero Quest. Los participantes descargaron y jugaron el juego, con la motivación de contribuir a la investigación divirtiéndose y jugando. En particular, no hubo ninguna compensación financiera involucrada.

La campaña publicitaria del proyecto fue extensa e incluyó asociaciones con organizaciones como Saatchi and Saatchi Ltd., Deutsche Telekom y Alzheimer’s Research UK. Las redes sociales, los comunicados de prensa y la cobertura de los medios contribuyeron a que Sea Hero Quest fuera la aplicación más descargada en la tienda de aplicaciones de Apple durante un breve período. Este enfoque estratégico permitió a los investigadores reclutar a más de 4 millones de participantes de todo el mundo.

De este vasto grupo de participantes, los investigadores seleccionaron cuidadosamente un subconjunto para su análisis. Excluyeron a aquellos que no habían proporcionado todos sus datos demográficos y a los participantes mayores de 70 años debido a un posible sesgo de selección. También limitaron el análisis a países con al menos 1.000 jugadores. Finalmente, excluyeron a los participantes que no habían completado los primeros 11 niveles del juego. Esto resultó en una muestra final de 422.772 participantes, en 41 países diferentes.

Para evaluar las capacidades de navegación espacial, los investigadores se centraron en niveles específicos dentro del juego Sea Hero Quest. Los participantes tuvieron que navegar en un barco virtual para alcanzar los objetivos designados en un mapa. Al analizar las trayectorias y el desempeño de los participantes en estos niveles, los investigadores calcularon una métrica de desempeño de orientación para cada individuo, que sirve como medida de su capacidad de navegación espacial.

Contrariamente a sugerencias anteriores de que los individuos zurdos podrían tener una ventaja espacial, los hallazgos del estudio no mostraron diferencias significativas en la capacidad de navegación espacial entre zurdos y diestros.

Fernández-Velasco destacó dos conclusiones importantes de la investigación: “La primera es el potencial del big data y los experimentos gamificados en la investigación psicológica. Especialmente cuando se trata de preguntas que involucran muchas variables, como demografía, efectos de género, efectos culturales, etc. La segunda es la del título [‘No hay vínculo entre la lateralidad y la navegación espacial’]. ¡Si eres zurdo o no, no importa lo bueno que seas para encontrar el camino!

Además, el estudio descubrió variaciones en la prevalencia de zurdos entre países. Por ejemplo, los Países Bajos tenían la tasa más alta de zurdos, mientras que China tenía la más baja. Curiosamente, el efecto de la lateralidad sobre las habilidades espaciales no varió significativamente entre países, lo que sugiere que este hallazgo fue consistente a escala global. Además, la dificultad de la tarea no pareció influir en la relación entre la lateralidad y el rendimiento espacial.

Fernández-Velasco dijo que le sorprendió “lo consistente que fue el hallazgo en todas las culturas. Incluso cuando se añaden posibles factores mediadores al análisis, no se obtiene ningún efecto. Por ejemplo, ¿existe tal vez una interacción entre la dificultad de la tarea y la lateralidad que afecte el rendimiento de la navegación? ¿Quizás los zurdos son un poco mejores que los diestros cuando se enfrentan a desafíos de navegación más difíciles? Resulta que, incluso entonces, no hay ningún efecto”.

La fortaleza del estudio radica en su enorme y diverso tamaño de muestra, que permitió sacar conclusiones sólidas. Pero como toda investigación, existen algunas limitaciones. El estudio se basó en información proporcionada por los participantes sobre la mano dominante, que podría no capturar el espectro completo de la lateralidad de un individuo. Investigaciones futuras podrían explorar medidas más completas de lateralidad.

«Hay algunas advertencias», dijo Fernández-Velasco. “La principal es que se podría explorar la misma pregunta utilizando cuestionarios más detallados sobre la zurda que exploran aspectos como el grado de zurda. También hay personas que son zurdas a la hora de tocar la guitarra, pero diestras a la hora de escribir. Usamos una pregunta única y bastante sencilla para medir la lateralidad, pero se podrían observar diferencias más detalladas y ver si hay alguna conexión con la cognición espacial allí. Sería muy valioso un trabajo futuro que explore esto con más detalle”.

Fuente: Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences

Articulo original: “No link between handedness and spatial navigation: evidence from over 400 000 participants in 41 countries“, was authored by P. Fernandez-Velasco, A. Coutrot†, H. Oloye, J. M. Wiener, R. C. Dalton, C. Holscher, E. Manley, M. Hornberger, and H. J. Spiers.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.