Los neurocientíficos arrojan nueva luz sobre el sonambulismo

Los neurocientíficos arrojan nueva luz sobre el sonambulismo

Investigadores del Instituto Holandés de Neurociencia han descubierto nuevos conocimientos sobre lo que sucede dentro del cerebro de alguien que está «atrapado» entre el sueño y la vigilia. Su estudio, publicado en Nature Communications, encontró que las personas que informan experiencias conscientes durante episodios de parasomnia, como el sonambulismo, muestran patrones específicos de actividad cerebral. Estos patrones son similares a los observados durante los sueños, lo que sugiere que los procesos fisiológicos de la parasomnia y los sueños podrían estar estrechamente relacionados.

Las parasomnias, incluidos el sonambulismo y los terrores nocturnos, son afecciones misteriosas que ocurren durante el sueño con movimientos oculares no rápidos (NREM). Estas condiciones pueden llevar a comportamientos complejos mientras la persona permanece parcialmente dormida. Las personas pueden sentarse, hablar, levantarse de la cama o incluso realizar acciones peligrosas como conducir o cometer actos de violencia, lo que plantea importantes cuestiones sobre la conciencia y la responsabilidad.

«Las personas afectadas pueden lastimarse a sí mismas o a otros durante los episodios y luego pueden sentirse profundamente avergonzadas por lo que hicieron», dijo la autora principal Francesca Siclari, jefa del laboratorio de sueños del Instituto Holandés de Neurociencia.

Comprender lo que las personas experimentan durante estos episodios es crucial por razones tanto médicas como legales, pero hasta ahora, gran parte de lo que sabemos se ha basado en informes anecdóticos y relatos retrospectivos.

Para su estudio, los investigadores reclutaron a veintidós pacientes que padecían trastornos de excitación. Estos participantes se sometieron a evaluaciones médicas detalladas y a dos registros del sueño mediante electroencefalografía de alta densidad (HD-EEG). La primera grabación se realizó durante una noche normal de sueño y la segunda después de una noche de privación total del sueño diseñada para aumentar la probabilidad y la complejidad de los episodios de parasomnia.

Durante la segunda grabación, los investigadores reprodujeron sonidos fuertes para provocar episodios de parasomnia. Cuando ocurría un episodio, el experimentador esperaba a que terminara antes de llamar al paciente por su nombre y realizar una entrevista semiestructurada sobre sus experiencias. Este interrogatorio inmediato tenía como objetivo capturar las experiencias más recientes del paciente antes de que pudiera olvidarlas.

Tres expertos revisaron de forma independiente grabaciones de vídeo de estos episodios para clasificarlos como parasomnia o despertares normales. Sólo se incluyeron en el análisis los episodios considerados unánimemente como parasomnia por los tres expertos. Luego, los investigadores compararon los patrones de actividad cerebral durante los episodios en los que los pacientes informaron experiencias conscientes con aquellos en los que no informaron experiencias.

El estudio registró 102 posibles episodios de parasomnia, de los cuales 75 fueron confirmados por unanimidad por expertos independientes. Estos episodios consistieron principalmente en breves despertares de confusión, sin que ninguno de los participantes abandonara la cama. Los episodios variaron en duración, con una duración promedio de aproximadamente 28 segundos.

Un análisis detallado mostró que las experiencias conscientes incluían una amplia gama de escenarios, desde pensamientos ordinarios hasta escenarios complejos y construidos que a menudo implicaban amenazas o delirios percibidos. En algunos casos, estas experiencias fueron coherentes con los comportamientos observados durante los episodios, como interactuar con objetos imaginarios o responder a peligros percibidos.

“A menudo se trataba de una desgracia o un peligro inminente”, explicó Siclari. “Algunos informaron que pensaban que el techo se iba a caer. Un paciente pensó que había perdido a su bebé y estaba buscando entre las sábanas y se levantó en la cama para intentar evitar que las mariquitas se deslizaran por la pared y murieran. En el 19% de los casos, los pacientes no estaban experimentando nada y simplemente se despertaron y se encontraron haciendo cosas, casi como en trance”.

Los investigadores encontraron que los informes de experiencias conscientes eran significativamente mayores cuando las ondas lentas de EEG de alta amplitud estaban presentes en las regiones corticales anteriores, junto con la activación en las regiones corticales posteriores. Estos patrones son similares a los observados durante los sueños. Además, la capacidad de recordar el contenido de estas experiencias se relacionó con una mayor activación del EEG en la región temporal medial derecha antes del inicio del movimiento.

«En comparación con los pacientes que no experimentaron nada, los pacientes que soñaron durante el episodio mostraron activaciones similares a las activaciones cerebrales encontradas previamente para soñar, tanto inmediatamente antes del episodio como durante el episodio», dijo Siclari.

“Lo que determina si el paciente estará completamente inconsciente o soñará parece depender del estado en el que se encuentre en ese momento. Si activamos el cerebro mientras probablemente ya están soñando, parecen ser capaces de «hacer algo» con la activación, mientras que cuando su cerebro está en gran medida «inactivado», los comportamientos simples parecen ocurrir sin experiencia».

“Curiosamente, los pacientes casi nunca mencionan el sonido que inició el episodio de parasomnia, sino algún otro tipo de peligro inminente. Cuanto más alto sea el volumen del sonido, mayores serán las posibilidades de que provoquemos un episodio”.

A pesar de estos hallazgos intrigantes, el estudio tiene algunas limitaciones que considerar. El tamaño relativamente pequeño de la muestra limita la generalización de los resultados, y el enfoque en los despertares confusionales significa que otros tipos de parasomnias no estuvieron representados. Además, el análisis se basó en episodios de duración fija, que podrían no capturar toda la complejidad de la actividad cerebral asociada con las diferentes duraciones de los episodios.

Las investigaciones futuras podrían abordar estas limitaciones involucrando a grupos de participantes más grandes y diversos, incluidos aquellos que experimentan parasomnias durante el sueño de movimientos oculares rápidos (REM). Los estudios realizados en entornos domésticos naturales también podrían proporcionar datos más completos sobre los episodios de parasomnia. Al explorar estas vías, los investigadores esperan obtener una comprensión más profunda de los sistemas neuronales implicados en diferentes tipos de parasomnias.

Siclari enfatizó el impacto potencial de este trabajo, tanto en el avance del conocimiento científico como en las aplicaciones prácticas. «Estas experiencias son muy reales para los pacientes y la mayoría ya se sintió aliviada de compartirlas con nosotros», dijo. “Nuestra investigación aclara lo que están experimentando, lo cual tiene valor educativo. Además, nuestro trabajo podría contribuir a intervenciones farmacológicas más específicas en el futuro”.

“Las parasomnias a menudo se tratan con somníferos inespecíficos, que no siempre son eficaces y pueden tener efectos secundarios negativos. Si podemos deducir qué sistema neuronal funciona de manera anormal, eventualmente podremos intentar desarrollar tratamientos más específicos”.

Fuente: Nature Communications

Articulo original: Titulo: “Shared EEG correlates between non-REM parasomnia experiences and dreams”. Autores:  Jacinthe Cataldi, Aurélie M. Stephan, José Haba-Rubio y Francesca Siclari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *