Tu estado de ánimo afecta la forma en que procesas el lenguaje

Tu estado de ánimo afecta la forma en que procesas el lenguaje

Cuando las personas están de mal humor, pueden ser más rápidas para detectar inconsistencias en las cosas que leen, sugiere un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Arizona.

El estudio al que hacemos referencia fue publicado en Frontiers in Communication y se basa en investigaciones existentes sobre cómo el cerebro procesa el lenguaje.

Vicky Lai, profesora asistente de psicología y ciencia cognitiva de Universidad de Arizona, trabajó con colaboradores en los Países Bajos para explorar cómo reaccionan los cerebros de las personas al lenguaje cuando están de buen humor y cuando están de mal humor.

«El estado de ánimo y el lenguaje parecen estar respaldados por diferentes redes cerebrales. Pero tenemos un cerebro y los dos se procesan en el mismo cerebro, por lo que hay mucha interacción», dijo Lai. «Demostramos que cuando las personas están en un estado de ánimo negativo, son más cuidadosas y analíticas. Examinan lo que realmente se dice en un texto, y no se limitan a recurrir a su conocimiento del mundo predeterminado».

Lai y sus coautores del estudio se propusieron manipular el estado de ánimo de los participantes del estudio mostrándoles clips de una película triste, «Sophie’s Choice», o un programa de televisión divertido, «Friends». Se utilizó una encuesta computarizada para evaluar el estado de ánimo de los participantes antes y después de ver los videos. Si bien los clips divertidos no afectaron el estado de ánimo de los participantes, los clips tristes lograron poner a los participantes en un estado de ánimo más negativo, encontraron los investigadores.

Luego, los participantes escucharon una serie de grabaciones de audio emocionalmente neutrales de historias de cuatro oraciones, cada una de las cuales contenía una «oración crítica» que apoyaba o violaba el conocimiento de palabras predeterminado o familiar. Esa oración se mostraba una palabra a la vez en una pantalla de computadora, mientras que las ondas cerebrales de los participantes eran monitoreadas por EEG, una prueba que mide las ondas cerebrales.

Por ejemplo, los investigadores les presentaron a los participantes del estudio una historia sobre conducir de noche que terminaba con la oración crítica «Con las luces encendidas, puedes ver más». En una historia separada sobre la observación de estrellas, la misma oración crítica se modificó para que dijera «Con las luces encendidas, puedes ver menos». Aunque esa declaración es precisa en el contexto de la observación de estrellas, la idea de que encender las luces haría que una persona viera menos es un concepto mucho menos familiar que desafía el conocimiento predeterminado.

Los investigadores también presentaron versiones de las historias en las que se intercambiaron las oraciones críticas para que no encajaran en el contexto de la historia. Por ejemplo, la historia sobre conducir de noche incluiría la oración «Con las luces encendidas, puedes ver menos».

Luego observaron cómo reaccionaba el cerebro a las inconsistencias, según el estado de ánimo.

Descubrieron que cuando los participantes tenían un estado de ánimo negativo, según las respuestas de la encuesta, mostraban un tipo de actividad cerebral estrechamente asociada con el reanálisis.

«Demostramos que el estado de ánimo importa, y quizás cuando hacemos algunas tareas deberíamos prestar atención a nuestro estado de ánimo», dijo Lai. «Si estamos de mal humor, tal vez deberíamos hacer cosas más orientadas a los detalles, como la corrección de pruebas».

Los participantes del estudio completaron el experimento dos veces, una en estado de ánimo negativo y otra en estado de ánimo feliz. Cada ensayo se llevó a cabo con una semana de diferencia, con las mismas historias presentadas cada vez.

«Estas son las mismas historias, pero en diferentes estados de ánimo, el cerebro las ve de manera diferente, siendo el estado de ánimo triste el estado de ánimo más analítico», comento Lai.

El estudio se realizó en los Países Bajos; los participantes eran hablantes nativos de holandés y el estudio se realizó en holandés. Pero Lai cree que sus hallazgos se traducen a través de idiomas y culturas.

Por diseño, las participantes del estudio eran todas mujeres, porque Lai y sus colegas querían alinear su estudio con la literatura existente que se limitaba a las participantes femeninas. Lai dijo que los estudios futuros deberían incluir una representación de género más diversa.

Mientras tanto, Lai y sus colegas dicen que el estado de ánimo puede afectarnos de más formas de las que pensábamos anteriormente.

El investigador Jos van Berkum de la Universidad Utrecht de los Países Bajos fue coautor del estudio con Lai y Peter Hagoort del Instituto Max Planck de Psicolingüística de los Países Bajos.

«Al pensar en cómo les afecta el estado de ánimo, muchas personas simplemente consideran cosas como estar de mal humor, comer más helado o, en el mejor de los casos, interpretar el discurso de otra persona de una manera sesgada», dijo van Berkum. «Pero están sucediendo muchas más cosas, también en rincones inesperados de nuestras mentes. Eso es realmente interesante. Imagine que su computadora portátil es más o menos precisa en función del nivel de batería, eso es impensable. Pero en el procesamiento de información humana, y presumiblemente también en (procesamiento de información) de especies relacionadas, algo así parece estar sucediendo».

Fuente: Universidad de Arizona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *