Los actos de bondad podrían ser antidepresivos naturales

Los actos de bondad podrían ser antidepresivos naturales

Las personas que sufren de depresión o ansiedad podrían ayudarse a sí mismas ayudando a otros, incluso de maneras pequeñas, informan unos investigadores.

En un estudio reciente de 122 personas con síntomas de depresión o ansiedad, aquellos que comenzaron a realizar pequeños actos de bondad en su día mostraron una mejora en sus síntomas.

Y cuando se trataba de aumentar los sentimientos de conexión social, esos gestos amables funcionaron incluso mejor que dos técnicas utilizadas en la «terapia de conversación» estándar, encontró el estudio.

Los expertos dijeron que los hallazgos apuntan al poder de simplemente ser amable, posiblemente porque ayuda a las personas con síntomas de salud mental a salir de sus propias cabezas, incluso temporalmente.

«Cuando tienes estos síntomas, puedes preocuparte por tu propio sufrimiento, comprensiblemente», dijo David Cregg, uno de los investigadores del estudio.

Entonces, enfocarse intencionalmente en el bienestar de los demás y elegir apoyarlos de alguna manera pequeña, puede liberar a las personas de esa mentalidad por un tiempo.

Cregg realizó el estudio como parte de su tesis doctoral en la Universidad Estatal de Ohio, y ahora es psicólogo clínico en el Sistema de Atención Médica para Veteranos del Sur de Texas.

Investigaciones anteriores han demostrado que los actos de bondad (escribir una nota de apoyo a un amigo o comprarle a alguien una taza de café) no solo pueden hacer que el destinatario se sienta bien, sino que también pueden ser una bendición para el bienestar de los donantes.

Pero pocos estudios se han centrado en las personas con depresión o ansiedad, agrego Cregg.

Para el último estudio, él y su colega de Ohio State, Jennifer Cheavens, profesora de psicología, reclutaron a 122 adultos que tenían puntuaciones elevadas en una medida estándar de depresión y ansiedad. Luego asignaron aleatoriamente a cada participante a uno de tres grupos.

A un grupo se le dijo que planificara actividades sociales durante dos días a la semana, y a un segundo se le indicó que completara «registros de pensamiento» con la misma frecuencia, con el objetivo de ayudarlos a identificar sus patrones de pensamiento negativos y tratar de redirigirlos. Ambas técnicas se utilizan en la terapia cognitivo-conductual (TCC), una «terapia de conversación» estándar para la depresión y la ansiedad.

A las personas del tercer grupo se les dijo que realizaran actos de bondad, tres veces al día en dos días de cada semana.

Los detalles, dijo Cregg, se dejaron en manos de los participantes. Según lo que informaron más tarde, muchos se acercaron a las personas en sus vidas de pequeñas maneras: ofreciéndoles un paseo, horneando galletas para ellos o escribiendo una nota reflexiva.

Después de cinco semanas, encontró el estudio, los tres grupos mostraron una mejoría en sus síntomas de salud mental, en promedio. El impacto también tuvo cierto poder de permanencia, basado en evaluaciones realizadas en la semana 10 (cinco semanas después de que terminaron las intervenciones).

Pero el grupo de bondad fue el único con ganancias sustanciales en «conexión social», lo que afecta el sentimiento de pertenencia de una persona.

«Realmente parece haber algo especial en los actos de bondad», dijo Cregg.

El estudio también arrojó indicios de lo que es eso: las personas en el grupo de bondad mostraron un cambio en una escala estándar que mide el «ensimismamiento», o una preocupación habitual por los propios pensamientos y sentimientos.

El hallazgo tiene sentido, según James Maddux, académico principal del Centro para el Avance del Bienestar de la Universidad George Mason.

«En los momentos en que interactúan con otras personas, se han salido de sus propias cabezas», dijo Maddux, que no participó en la investigación. «Eso podría ayudarlos a romper el ciclo de rumia».

Y aunque las actividades sociales también implican estar con otras personas, Maddux dijo que la intención detrás de los actos de bondad es diferente: cuando las personas socializan, generalmente se centran en divertirse. La bondad cambia el enfoque a los sentimientos de otra persona.

Maddux dijo que el mensaje del estudio es simple: «Sé amable con la gente. Se siente mejor ser amable con la gente».

Por supuesto, tanto él como Cregg dijeron que eso puede ser difícil para las personas que están lidiando con la depresión o la ansiedad. Al mismo tiempo, señaló Cregg, los actos de bondad tampoco tienen que ser «esfuerzos hercúleos».

Sin embargo, tenía una advertencia. En el estudio, los investigadores simplemente le dijeron a las personas que realizaran actos de bondad, y tuvieron cuidado de no sugerir que el objetivo era hacer que los participantes se sintieran mejor.

Eso bien podría ser «contraproducente», dijo Cregg, ya que la idea es alejarse de los propios pensamientos.

Entonces, dijeron ambos expertos, sea amable por el bien de los demás, y puede haber beneficios adicionales para su propio bienestar.

Fuente:

David Cregg, PhD, clinical psychologist, South Texas Veterans Health Care System, San Antonio; James Maddux, PhD, senior scholar, Center for the Advancement of Well-Being, George Mason University, Fairfax, Va.; The Journal of Positive Psychology, Dec. 12, 2022, online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *