Expertos recomiendan la detección de ansiedad para todos los adultos menores de 65 años

Expertos recomiendan la detección de ansiedad para todos los adultos menores de 65 años

En lo que equivale a un reconocimiento público de que los trastornos de ansiedad han proliferado durante la pandemia, un influyente panel de expertos recomienda por primera vez que todos los adultos estadounidenses menores de 65 años se sometan a exámenes de detección de la afección.

«El COVID ha tenido un tremendo costo en la salud mental de los estadounidenses», dijo al Washington Post el miembro del panel Lori Pbert, psicóloga clínica y profesora de la Facultad de Medicina Chan de la Universidad de Massachusetts. «Este es un tema priorizado por su importancia para la salud pública, pero claramente hay un mayor enfoque en la salud mental en este país en los últimos años».

Una recomendación similar fue emitida para las personas de 8 a 18 años en abril por el mismo grupo, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos.

El grupo de trabajo no llegó a recomendar la detección para las personas mayores de 65 años o más, pero eso se debe a que los síntomas de ansiedad y los síntomas del envejecimiento a menudo pueden superponerse, por lo que estaba menos claro si se necesitaba tratamiento para la ansiedad a esas edades.

Si bien la recomendación llega en un momento en que la necesidad es grande (la ansiedad y la depresión crecieron un 25% durante el primer año de la pandemia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), también sería un desafío satisfacer las necesidades de todos aquellos que podrían ser diagnosticados con ansiedad.

Los expertos expresaron su preocupación por una mayor detección sin asignar también más fondos para atender a quienes necesitarán atención.

«Las pruebas de detección son excelentes, pero con una grave escasez en la fuerza laboral, es desconcertante a menos que haya planes para aumentar la financiación de los médicos», dijo Eugene Beresin, psiquiatra del Hospital General de Massachusetts en Boston y director ejecutivo del Centro Clay para Mentes Jóvenes y Saludables.

Incluso el proceso de detección puede ser un desafío: los profesionales de atención primaria ya deben asegurarse de que las pruebas de detección estén actualizadas para el cáncer cervical, de colon y de mama, así como de estar atentos a la inseguridad alimentaria, la violencia doméstica, el consumo de alcohol y tabaco así como los problemas de salud crónicos.

El propio grupo de trabajo señaló que menos de «la mitad de las personas que experimentan una enfermedad mental recibirán atención de salud mental».

A pesar de los aumentos mundiales en los diagnósticos de ansiedad y depresión en 2021, «la situación había mejorado un poco, pero hoy en día demasiadas personas siguen sin poder obtener la atención y el apoyo que necesitan tanto para las condiciones de salud mental preexistentes como para las recientemente desarrolladas», dijo la OMS a principios de este año.

La ansiedad se puede expresar en diferentes formas, incluido el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social y el trastorno de pánico. Afecta a 40 millones de adultos estadounidenses cada año, según la Asociación de Ansiedad y Depresión de América.

Los síntomas pueden incluir sentimientos de preocupación y temor, así como síntomas físicos como un corazón acelerado y palmas sudorosas.

También está subtratado, con un promedio de tiempo para comenzar el tratamiento de unos 23 años, según un estudio citado por el grupo de trabajo.

El tratamiento incluye psicoterapia, como terapia cognitivo-conductual, medicamentos y técnicas para la relajación, la atención plena y la desensibilización.

«Después de 2020, es raro el paciente que no está ansioso», dijo Mahmooda Qureshi, médico de medicina interna del Hospital General de Massachusetts, al Post.

El grupo de trabajo había recomendado previamente la detección de la depresión. Dijo que los médicos deben usar su juicio en la detección de ansiedad en pacientes mayores.

El grupo no llegó a aconsejar la detección del riesgo de suicidio, diciendo que «no hay suficiente evidencia sobre si la detección de personas sin signos o síntomas finalmente ayudará a prevenir el suicidio».

El panel también citó «racismo y políticas estructurales» que afectan desproporcionadamente a las personas de color. El diagnóstico erróneo de afecciones de salud mental es más común en los pacientes negros e hispanos, anotó, mientras que los pacientes negros tienen menos probabilidades de recibir servicios de salud mental.

«Nuestra esperanza es que este conjunto de recomendaciones pueda crear conciencia sobre la necesidad de crear un mayor acceso a la atención de salud mental en todo el país», dijo Pbert, así como resaltar «las brechas en la evidencia, para que los financiadores puedan apoyar la investigación críticamente necesaria en estas áreas».

El grupo de trabajo es un panel independiente de expertos designados por la Agencia para la Investigación y calidad de la atención médica. El público puede comentar sobre la recomendación propuesta hasta el 17 de octubre antes de la aprobación final.

Fuente: Washington Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *