Por qué pensar mucho te cansa

Por qué pensar mucho te cansa

No es de extrañar que el trabajo físico duro te desgaste, pero ¿qué pasa con el trabajo mental duro? Sentarse a pensar mucho durante horas también hace que uno se sienta agotado. Ahora, los investigadores tienen nueva evidencia para explicar por qué es esto y, según sus hallazgos, la razón por la que te sientes mentalmente agotado por el pensamiento intenso no está en tu cabeza.

Sus estudios, publicados en Current Biology el 11 de agosto, muestran que cuando el trabajo cognitivo intenso se prolonga durante varias horas, hace que se acumulen subproductos potencialmente tóxicos en la parte del cerebro conocida como corteza prefrontal. Esto a su vez altera su control sobre las decisiones, por lo que cambia hacia acciones de bajo costo que no requieren esfuerzo ni espera a medida que se establece la fatiga cognitiva, explican los investigadores.

«Teorías influyentes sugirieron que la fatiga es una especie de ilusión cocinada por el cerebro para hacernos detener lo que sea que estemos haciendo y recurrir a una actividad más gratificante», dice Mathias Pessiglione de la Universidad Pitié-Salpêtrière en París, Francia. «Pero nuestros hallazgos muestran que el trabajo cognitivo resulta en una verdadera alteración funcional, la acumulación de sustancias nocivas, por lo que la fatiga sería una señal que nos hace dejar de trabajar, pero con un propósito diferente: preservar la integridad del funcionamiento del cerebro».

Pessiglione y sus colegas, incluido el primer autor del estudio, Antonius Wiehler, querían comprender qué es realmente la fatiga mental. Mientras que las máquinas pueden computar continuamente, el cerebro no puede. Querían saber por qué. Sospechaban que la razón tenía que ver con la necesidad de reciclar sustancias potencialmente tóxicas que surgen de la actividad neuronal.

Para buscar evidencia de esto, utilizaron la espectroscopia de resonancia magnética (MRS por sus siglas en ingles) para monitorear la química del cerebro en el transcurso de un día de trabajo. Observaron a dos grupos de personas: aquellos que necesitaban pensar mucho y aquellos que tenían tareas cognitivas relativamente más fáciles.

Vieron signos de fatiga, incluida la dilatación reducida de la pupila, solo en el grupo que hacía un trabajo duro. Aquellos en ese grupo también mostraron en sus elecciones un cambio hacia opciones que proponían recompensas a corto plazo con poco esfuerzo. Críticamente, también tenían niveles más altos de glutamato en las sinapsis de la corteza prefrontal del cerebro. Junto con la evidencia anterior, los autores dicen que apoya la noción de que la acumulación de glutamato hace que una mayor activación de la corteza prefrontal sea más costosa, de modo que el control cognitivo es más difícil después de un día de trabajo mentalmente difícil.

Entonces, ¿hay alguna manera de evitar esta limitación de la capacidad de nuestro cerebro para pensar mucho?

«En realidad no, me temo», dijo Pessiglione. «Emplearía buenas recetas antiguas: ¡descansar y dormir! Hay buena evidencia de que el glutamato se elimina de las sinapsis durante el sueño».

Puede haber otras implicaciones prácticas. Por ejemplo, dicen los investigadores, el monitoreo de los metabolitos prefrontales podría ayudar a detectar la fatiga mental severa. Tal habilidad puede ayudar a ajustar las agendas de trabajo para evitar el agotamiento. También aconseja a las personas que eviten tomar decisiones importantes cuando están cansadas.

En estudios futuros, esperan aprender por qué la corteza prefrontal parece especialmente susceptible a la acumulación de glutamato y la fatiga. También tienen curiosidad por saber si los mismos marcadores de fatiga en el cerebro pueden predecir la recuperación de afecciones de salud, como la depresión o el cáncer.

Fuente: Cell Press

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *