3 formas en que saboteamos nuestras relaciones

3 formas en que saboteamos nuestras relaciones

Un equipo de investigadores definió el sabotaje de relaciones como actitudes y comportamientos contraproducentes dentro y fuera de las relaciones. Esto impide que las relaciones tengan éxito o llevan a las personas a renunciar a ellas, lo que justifica por qué estas relaciones fracasan.

Más importante aún, el sabotaje de relaciones es una estrategia de autoprotección para un resultado beneficioso para todos.

Por ejemplo, puede sentir que gana si la relación sobrevive a pesar de sus estrategias defensivas. Alternativamente, si la relación falla, se validan sus creencias y elección de protegerse.

Nos encontramos personas sabotear sus relaciones, principalmente a causa del miedo. Esto es a pesar de querer una relación íntima.

Como dice Sam Smith en su canción Too Good at Goodbyes :

Nunca voy a dejar que te acerques a mi

A pesar de que significas lo más para mí

Porque cada vez que me abro, duele.

Sin embargo, las respuestas al miedo no siempre son visibles o fáciles de identificar. Esto se debe a que nuestras emociones están en capas para protegernos. El miedo es una emoción vulnerable (y central), que comúnmente se esconde debajo de las emociones superficiales (o secundarias), como la actitud defensiva.

El sabotaje de la relación no es un momento «único» en una relación. Ocurre cuando el miedo desencadena patrones de respuestas de una relación a la siguiente.

Los investigadores destacan tres patrones principales de actitudes y comportamientos a tener en cuenta.

Defensividad

La actitud defensiva, como estar enojado o agresivo, es un contraataque a una amenaza percibida. Las personas que están a la defensiva están motivadas por querer validarse a sí mismas; buscan demostrar que tienen razón y proteger su autoestima.

Las amenazas que desencadenan la actitud defensiva son un trauma de relación previo, dificultad con la autoestima, pérdida de la esperanza, posibilidad de volver a lastimarse, miedo al fracaso, rechazo, abandono y compromiso. Sin embargo, la actitud defensiva es una respuesta instintiva que a veces tiene sentido.

La gente puede creer que las relaciones a menudo terminan en un «desamor». Un participante de la investigación estaba cansado de ser criticado y de que se malinterpretaran sus sentimientos:

Me protejo de lastimarme en una relación romántica levantando todos mis muros y no soltando la guardia.

Confiar en la dificultad

Tener dificultad para confiar en los demás implica luchar para creer en las parejas románticas y quizás sentir celos de su atención hacia los demás. Es posible que las personas que se sienten así no se sientan seguras y eviten sentirse vulnerables en las relaciones.

Esto a menudo es el resultado de experiencias pasadas en las que se traicionó la confianza o se esperaba que la traicionaran. Las traiciones pueden ser el resultado de pequeños engaños (una mentira piadosa) o engaños más grandes (infidelidad).

Las personas explicaron que elegir no confiar, o no poder confiar, era una forma de evitar ser lastimado nuevamente. Un participante de la investigación dijo:

Ya no confío al 100% en mis parejas románticas. Siempre estaré pensando en lo que haría si se fueran o hicieran trampa, así que nunca me involucro por completo.

Falta de habilidades para relacionarse

Esto es cuando alguien tiene una percepción o una conciencia limitadas de las tendencias destructivas en las relaciones. Esto puede ser el resultado de modelos de conducta deficientes en las relaciones, o interacciones negativas y resultados de relaciones anteriores.

Un participante de la investigación dijo:

Lo que solía detenerme era la falta de experiencia, los malos ejemplos de relaciones (de mis padres) y mi propia inmadurez.

Pero las habilidades para relacionarse se pueden aprender. Las relaciones saludables pueden ayudar a fomentar las habilidades de relación y, a su vez, disminuir los efectos de la actitud defensiva y la dificultad de confianza.

El costo del sabotaje de las relaciones

El sabotaje de las relaciones no necesariamente pone fin a las relaciones. Esto depende de si estos patrones son a largo plazo.

En el caso de los solteros, el sabotaje de las relaciones podría impedirle comenzar una relación en primer lugar. Para las personas en las relaciones, un efecto a largo plazo del uso repetido de estrategias de autodefensa podría ver cómo sus miedos se convierten en realidad, como una profecía autocumplida .

Dificultades en las relaciones íntimas son algunas de las principales razones principales para buscar asesoramiento. Estas dificultades también contribuyen de manera significativa a la ansiedad, la depresión y los pensamientos suicidas.

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto?

Existen innumerables testimonios de personas que sabotearon sus relaciones y se sintieron impotentes y desesperanzados. Pero aquí hay tres formas de hacer algo al respecto:

Insight: primero necesitamos saber quiénes somos y el «equipaje» que llevamos a las relaciones. Sea honesto consigo mismo y con su pareja acerca de sus miedos y con lo que podría estar luchando

Expectativas: necesitamos gestionar nuestras expectativas de compromisos románticos. Comprenda lo que puede esperar de forma realista de usted y sus socios

Colaboración: necesitas colaborar con tu pareja para implementar estrategias para mantener una relación sana. Esto significa aprender a comunicarse mejor (en todos los temas, siendo honesto) y mostrar flexibilidad y comprensión, especialmente cuando se trata de conflictos.

Sobre todo, crea que puedes tener relaciones saludables y merecer ser amado.

Fuente: The Conversation

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *