¿Cómo consiguen las personas que una relación romántica dure?

¿Cómo consiguen las personas que una relación romántica dure?

Una nueva investigación publicada en Evolutionary Psychology explora las estrategias que las personas usan para mejorar sus relaciones románticas dentro de una población de habla griega. Los investigadores encontraron que los hombres y las mujeres de todas las edades generalmente estaban de acuerdo en las estrategias que estaban dispuestos a usar y qué tan efectivos serían para mejorar su relación romántica.

El final de una relación romántica reduce considerablemente el éxito reproductivo o la aptitud física. Por lo tanto, tiene sentido que la evolución seleccione estrategias que reduzcan las posibilidades de perder a su pareja romántica por otra. Estos se pueden clasificar en comportamientos que infligen costos y comportamientos de provisión de beneficios.

Los primeros son aquellos que disminuyen las posibilidades de deserción de la pareja al reducir la autoestima de una pareja, haciéndolos sentir indignos de la relación, mientras que los segundos son comportamientos que aumentan la satisfacción de una pareja con la relación. En este trabajo, Menelaos Apostolou y sus colegas analizaron específicamente las estrategias de retención de pareja de aprovisionamiento de beneficios.

Las estrategias de retención de pareja son necesarias para reducir la tensión de la relación. Los problemas entre las parejas generalmente surgen de la falta de compromiso y apoyo, la falta de rasgos deseables o mostrar rasgos indeseables, y restringir a una pareja al ser controlador. Como tal, los investigadores predijeron que dar espacio a un compañero, mostrar el compromiso de uno con la relación, brindar apoyo y mostrar rasgos deseables, hasta cierto punto abordaría las fuentes de tensión de la relación.

En el Estudio 1, 219 participantes escribieron comportamientos pasados en los que se habían involucrado, o cosas que probablemente harían en el futuro, para mejorar su relación. Un total de 81 actos se derivaron de las respuestas de los participantes.

En el Estudio 2, a 511 participantes se les pidió que imaginaran que estaban en una relación romántica y a indicar qué tan probable sería que realizaran los 81 actos identificados en el Estudio 1 para mejorar su relación, en una escala de 1 a 5 (por ejemplo, Dale a mi pareja más espacio; Trate de entender sus necesidades).

En el Estudio 3, a 367 participantes se les dijo que imaginaran que estaban en una relación romántica, y se les dio una lista de los 81 actos en los que es probable que participe su pareja. Para cada acto, indicaron qué tan efectivo creían que sería para mejorar la relación con su pareja. En los tres estudios, los participantes proporcionaron información demográfica en la segunda parte del estudio.

El equipo de investigación identificó un total de 81 actos que pudieron clasificar en 14 estrategias más amplias que las personas usan para mejorar sus relaciones románticas; De estos, tratar de comprender las necesidades de un socio, discutir problemas con ellos y mostrar interés en ellos, fueron los más propensos a ser utilizados y calificados como los más efectivos.

Los esfuerzos de superación personal y la mejora de las apariencias fueron los menos propensos a ser empleados, y también fueron los menos efectivos. Estas estrategias también se clasificaron en dos dominios, centrándose en la pareja o centrándose en uno mismo. Los participantes no encontraron que las estrategias que caían en este último dominio fueran particularmente efectivas para mejorar las relaciones románticas.

El único acto para el cual los hombres y las mujeres diferían en cuán dispuestos estaban a usarlo era hacer concesiones y compromisos, con los hombres más dispuestos que las mujeres. Además, las mujeres encontraron que mostrar interés en la pareja, y ser menos retraídas y gruñónas, era más efectivo.

Una limitación de este trabajo es que se limitó a la cultura griega y, por lo tanto, no puede generalizarse a otros contextos culturales. Además, la investigación utilizó medidas de autoinforme, que podrían producir respuestas sesgadas si los participantes no pudieran evaluar con precisión su probabilidad de participar en estos actos, y qué tan efectivos los encontrarían si se usaran para ellos.

Apostolou y sus colegas concluyen: «La complejidad del fenómeno requiere mucho más trabajo teórico y empírico si se quieren comprender mejor las estrategias de mejora de las relaciones».

Fuente: Evolutionary Psychology

Articulo original: “I Want Our Relationship to Last: Strategies That People Employ in Order to Improve Their Intimate Relationships”, autores: Menelaos Apostolou, Maria Argyridou, Eirini Evaggelia Nikoloudi, and Timo Juhani Lajunen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.