La comunicación cara a cara es más sana que la digital

La comunicación cara a cara es más sana que la digital

Con el avance de nuestra era digital y las redes sociales, muchas formas de comercio social que solían requerir una interacción cara a cara han sido aumentadas y, en ocasiones, suplantadas por medios digitales. En estos días, no necesitas enfrentarte a un cajero de banco, agente de viajes, empleado de tienda, personal de restaurante, consultor de inversiones, médico o terapeuta, para hacer negocios con ellos. En muchos sentidos, esto constituye un progreso, ya que las tecnologías digitales pueden hacer que las maquinaciones del trabajo y el ocio sean más rápidas, menos exigentes y más eficientes. Pero todo tiene un precio. A medida que disminuyen la prevalencia y el caché de la interacción cara a cara, también se pueden perder algunos beneficios únicos.

Los científicos sociales han estado interesados ​​durante mucho tiempo en el costo potencial en el que incurrimos al externalizar nuestras formas tradicionales cara a cara a la tecnología digital. Dos preguntas centrales guían gran parte de esta investigación. ¿Perdemos algo sustancial en materia de salud y bienestar cuando nos alejamos de la comunicación cara a cara? Y si es así, ¿por qué?

La pandemia de Covid-19 ha brindado a los científicos sociales una oportunidad única para estudiar estas preguntas, ya que millones de personas se vieron obligadas a reemplazar las interacciones cara a cara con las digitales, creando lo que los científicos llaman un «experimento natural».

Un nuevo estudio (2023) en la revista Nature buscó capitalizar las condiciones únicas creadas por la pandemia para proporcionar nuevos conocimientos sobre las preguntas. Un equipo de científicos austriacos dirigido por Stefan Stieger recopiló datos sobre la comunicación y la salud mental de más de 400 participantes durante un período de cuatro semanas durante el período de bloqueo pandémico, utilizando la técnica de «muestreo de experiencia», una técnica de investigación longitudinal comúnmente utilizada que implica preguntar participantes a informar repetidamente sobre sus pensamientos, sentimientos, comportamientos y/o entorno en múltiples ocasiones durante un período de tiempo. El estudio hizo que los participantes informaran, al final de cada día, sobre su salud mental, el tiempo dedicado a la comunicación cara a cara y el tiempo dedicado a la comunicación digital basada en texto (p. ej., correo electrónico, WhatsApp), videoconferencia (p. ej., Zoom), y llamadas telefónicas, así como actividades físicas y al aire libre.

Los resultados sugieren que la comunicación cara a cara difiere significativamente de la comunicación digital en términos de salud mental. Los autores encontraron que:

Las personas que generalmente pasaban más tiempo en comunicación de texto digital y cara a cara durante el confinamiento tenían una mejor salud mental que las personas que generalmente pasaban menos tiempo en comunicación de texto digital y cara a cara… y viceversa.

Además, “la salud mental también fue mejor en los días en que las personas dedicaron más tiempo a la comunicación cara a cara de lo habitual”.

Al observar el vínculo entre varias modalidades de comunicación y la salud mental, los investigadores descubrieron que la comunicación cara a cara era «el predictor más importante» de la salud mental durante el confinamiento, seguido por la edad (a las personas mayores les fue mejor) y la comunicación de texto digital. Todos los cuales fueron más predictivos de la salud mental que la actividad física y al aire libre. Curiosamente, las videoconferencias, la comunicación telefónica y el género no estuvieron fuertemente vinculados a la salud mental durante el confinamiento.

Los autores declararon:

Nuestros resultados son claros: la comunicación cara a cara fue mucho más importante para la salud mental durante el confinamiento que la comunicación digital… La multitud de dispositivos y servicios de comunicación digital disponibles en el mundo occidental todavía parecen ser sustitutos desiguales de la interacción cara a cara.

Entonces, estos datos sugieren que la respuesta a la primera pregunta es sí. La comunicación cara a cara parece predecir una mejor salud mental. Ahora, ¿qué pasa con la segunda pregunta?

Una teoría destacada sobre esta pregunta propone que las interacciones cara a cara pueden ser más beneficiosas que las comunicaciones digitales porque transmiten información personal y social más rica y matizada (lenguaje corporal, tono de voz, mímica, mirada, posición de la cabeza, etc.), facilitando así mayores niveles de intimidad y confianza entre los participantes. También se puede presentar un argumento evolutivo: hemos evolucionado con las comunicaciones cara a cara. Por lo tanto, la capacidad de (inconscientemente) detectar señales importantes pero sutiles sobre el otro (¿eres amigo o enemigo?) durante el contacto cara a cara probablemente esté codificada en nuestra neuropsicología. No así para las comunicaciones digitales.

Sin embargo, los autores notaron que en sus datos:

La comunicación de texto digital fue mucho más predictiva de la salud mental de confinamiento que las videoconferencias, a pesar de que la videoconferencia permite que los compañeros de comunicación experimenten muchas más señales visuales y audibles que la comunicación de texto digital.

Estos hallazgos son sorprendentes ya que parecían contradecir la hipótesis de la «comunicación rica».

Los autores especularon que la videoconferencia:

Puede causar efectos adversos como cansancio mental… ansiedad debido a un enfoque en la apariencia, contacto visual prolongado, caras más grandes debido al tamaño de la pantalla y la percepción de dominio de un compañero de comunicación debido a la posición baja de la cámara; y carga cognitiva por la ligera asincronía tecnológica de las videollamadas.

Sugirieron, además, que las videoconferencias en su muestra pueden haber sido utilizadas principalmente en situaciones de trabajo, lo que explica su efecto menos que positivo.

Aún así, los beneficios del texto sobre el video, si se replican, y los vínculos potenciales entre la videoconferencia y la tensión mental («fatiga de zoom «) esperan una explicación completa, particularmente porque las aplicaciones de video digital posteriores a la pandemia se han extendido a múltiples ámbitos de servicio, incluida la educación, salud y psicoterapia .

En resumen, estos hallazgos se unen a un cuerpo emergente de literatura que apunta en la misma dirección. En palabras de los autores: “la comunicación mediada por tecnología no es capaz de ser un sustituto de una comunicación cara a cara”.

Al menos no todavía. Como demuestra el rápido avance reciente de las capacidades de la IA para generar textos en lenguaje natural de alta calidad, no se debe subestimar la capacidad de la tecnología para usurpar funciones humanas preciadas durante mucho tiempo. Pronto, tu amigo robot podrá interactuar cara a cara contigo sin mediar (y alienar) las pantallas, y la interacción puede resultar más beneficiosa en términos de salud mental que una conversación con tus amigos de carne y hueso. Si este es un futuro para esperar o temer es una pregunta para otra columna.

Fuente: Psychology Today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *