Comer fresas puede ayudar a la salud cognitiva en adultos propensos a la demencia

Comer fresas puede ayudar a la salud cognitiva en adultos propensos a la demencia

Las fresas pueden ayudar a reducir la pérdida de memoria y la depresión en adultos de mediana edad que tienen un mayor riesgo de desarrollar demencia, según un nuevo estudio publicado en Nutrients.

La enfermedad de Alzheimer es una forma común e incurable de demencia que a menudo comienza en la mediana edad y los síntomas progresan a lo largo de muchos años. La disfunción metabólica también es prominente durante el período de la mediana edad, lo que lleva a mayores tasas de resistencia a la insulina, hiperinsulinemia (niveles de insulina en sangre más altos de lo normal) y obesidad.

Las alteraciones del metabolismo crean un ambiente de inflamación en el cerebro, que se cree que es un mecanismo que contribuye a la enfermedad de Alzheimer.

Las fresas y otras bayas son ricas en antocianinas, compuestos naturales que les dan su color rojo. Los estudios han demostrado que las antocianinas reducen la inflamación y corrigen la disfunción metabólica, y que los suplementos de fresa en general han mejorado la función metabólica, el rendimiento cognitivo y la salud en general.

En consecuencia, investigadores de la Universidad de Cincinnati dirigidos por Robert Krikorian intentaron investigar los efectos de la suplementación con fresas en la función cognitiva, el estado de ánimo y la salud metabólica en adultos de mediana edad con mayor riesgo de desarrollar demencia, en particular, personas con sobrepeso con resistencia a la insulina y Quejas cognitivas subjetivas leves.

Se llevó a cabo un ensayo aleatorio, doble ciego y controlado con placebo con 30 participantes de entre 50 y 65 años.

Los participantes fueron asignados al azar para recibir paquetes diarios de 13 gramos de fresa en polvo procedente de fresas enteras desecadas, liofilizadas y molidas (15 participantes) o placebo en polvo (15 participantes) durante 12 semanas. Se indicó a los participantes que evitaran consumir otros productos de bayas durante el estudio y que completaran un diario dietético antes y después de recibir el polvo.

Los participantes se sometieron a una serie de evaluaciones cognitivas y del estado de ánimo, análisis de sangre para medir el metabolismo y medidas corporales (por ejemplo, altura y peso) al inicio del estudio y después de 12 semanas.

Los investigadores descubrieron que la suplementación con fresas no afectaba la capacidad ejecutiva (planificación y ejecución de objetivos), el acceso léxico (reconocer palabras de un ‘diccionario mental’ cuando se quería usar/comprender la palabra), la memoria verbal (recordar palabras e información basada en el lenguaje), o memoria visoespacial (un ‘mapa mental’ que almacena información sobre dónde están los objetos).

Sin embargo, se descubrió que el polvo de fresa reduce la interferencia en la memoria y los síntomas depresivos en comparación con el polvo de placebo.

La interferencia de la memoria se refiere a la dificultad para aprender y recordar información nueva debido a la presencia de información irrelevante o competitiva. Los investigadores sugirieron que estos beneficios pueden reflejar un mejor control ejecutivo, que permite la supresión de la información irrelevante.

Los síntomas depresivos incluyen sentimientos de desesperanza, irritabilidad y culpa. Krikorian y sus colegas sugirieron que el grupo que recibió los suplementos de fresa tenía «una capacidad de afrontamiento emocional mejorada y niveles más bajos de estrés». Esta mejora del afrontamiento también puede entenderse como una mejora de la capacidad ejecutiva, es decir, una mejor capacidad para gestionar las actividades cotidianas y las relaciones sociales y un mejor control de la respuesta y una mayor flexibilidad”.

La suplementación con fresas no afectó la salud metabólica, ya que no se encontraron diferencias entre los grupos en los niveles de glucosa en ayunas, niveles de insulina, HOMA-IR (evaluación del grado de resistencia a la insulina), hemoglobina glucosilada (un marcador de los niveles promedio de glucosa en sangre), triglicéridos (grasa) y colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad. El peso corporal, el IMC y la circunferencia de la cintura tampoco difirieron entre los grupos.

Los investigadores notaron que este hallazgo contrastaba con sus hipótesis originales y sugirieron que tal vez “los efectos cognitivos y anímicos no eran atribuibles a la mejora de la función metabólica como esperábamos. Puede ser que las acciones antiinflamatorias de las antocianinas fueran efectivas para corregir aspectos del déficit neurocognitivo en ausencia de una mejora de la salud metabólica”.

Los investigadores especularon que la falta de efecto sobre estas medidas puede deberse a las limitaciones de un tamaño de muestra pequeño, el corto período del estudio o la dosis relativamente baja de antocianinas proporcionada por el polvo de fresa en comparación con otras frutas como los arándanos, donde las dosis se encuentran en mayores cantidades.

Fuente: Nutrients

Articulo original: Titulo: “Early Intervention in Cognitive Aging with Strawberry Supplementation“. Autores: Robert Krikorian, Marcelle D. Shidler y Suzanne S. Summer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *