Las personas con TDAH tienen mayor riesgo de verse involucradas en violencia

Las personas con TDAH tienen mayor riesgo de verse involucradas en violencia

Una nueva investigación ha descubierto que las personas con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tienen significativamente más probabilidades de verse involucradas en incidentes violentos, ya sea como víctimas o como perpetradores. Específicamente, estas personas tenían aproximadamente 2,5 veces más probabilidades de perpetrar violencia y una probabilidad 80% mayor de ser víctimas de violencia sexual o de pareja en comparación con aquellos sin TDAH. El estudio fue publicado en Psychological Medicine.

La violencia de pareja es cualquier tipo de violencia que tiene lugar dentro de una relación romántica. Incluye violencia física, sexual o psicológica. La violencia de pareja es un problema grave de salud pública y a menudo se asocia con una variedad de consecuencias físicas y emocionales negativas para la víctima. Estimaciones recientes indican que aproximadamente 61 millones de mujeres y 53 millones de hombres en Estados Unidos han enfrentado agresión psicológica por parte de sus parejas en algún momento de sus vidas.

Se cree que la violencia de pareja afecta a las mujeres con mucha más frecuencia que a los hombres. Sin embargo, la violencia de pareja suele ir en ambas direcciones dentro de la pareja. Los estudios muestran que el patrón más frecuente de violencia de pareja es la violencia mutua entre parejas. No todas, pero sí muchas, las personas que son víctimas de violencia de pareja también han sido perpetradoras.

La violencia sexual se define como cualquier “acto sexual cometido o intentado por otra persona sin el consentimiento de la víctima o contra alguien incapaz de dar su consentimiento o negarse”. Si bien los actos de violencia sexual contra extraños suelen atraer una importante atención de los medios, también ocurre con frecuencia entre parejas íntimas. Los datos revelan que aproximadamente el 4,2% de las mujeres y el 2,4% de los hombres experimentaron al menos un caso de violencia sexual en el último año.

El autor del estudio, Gonzalo Arrondo y sus colegas, querían estudiar la asociación entre el TDAH, la violencia de pareja y la violencia sexual en adolescentes así como adultos. El TDAH es un trastorno del desarrollo neurológico que se manifiesta en patrones persistentes de falta de atención, hiperactividad e impulsividad. Comúnmente comienza en la niñez y puede continuar hasta la edad adulta, lo que requiere un diagnóstico clínico y un tratamiento adecuado.

El TDAH infantil es un factor de riesgo importante de comportamiento antisocial en el futuro. Esta es la razón por la que estos investigadores creían que las personas con este trastorno podrían verse involucradas con mayor frecuencia en actos de violencia, ya sea como perpetradores o víctimas. También eran conscientes de que ya existen bastantes estudios que examinan esta asociación, pero los resultados a menudo eran inconsistentes.

El equipo de investigación ejecutó un metanálisis, una técnica estadística que amalgama y analiza datos de múltiples estudios independientes, con el objetivo de sacar conclusiones más amplias y confiables sobre un tema de investigación específico. Se centraron en estudios con personas con TDAH, analizando datos relacionados con la participación en violencia sexual o de pareja, en el papel de víctima o perpetrador.

La búsqueda dio como resultado 14 estudios diferentes que cumplían con los criterios establecidos por los investigadores. Todos estos estudios se publicaron entre 2001 y 2021. Diez de estos estudios se realizaron en los Estados Unidos, mientras que cuatro fueron en Europa (Inglaterra, Alemania, Dinamarca y Suecia).

En total, los estudios incluyeron a 1.111.557 personas, con un tamaño de muestra medio por estudio de 14.816 participantes. La mayoría de los estudios se realizaron en jóvenes o adolescentes. Siete trataban sobre violencia de pareja, cinco sobre violencia sexual y dos denunciaban ambas cosas.

Los investigadores encontraron que las personas con TDAH tenían 2,5 mayores probabilidades de ser perpetradores de violencia de pareja en comparación con las personas sin este trastorno. Cuando se eliminó del cálculo el estudio más grande, las probabilidades eran 1,87 veces mayores.

El análisis de los estudios sobre violencia sexual mostró grandes diferencias en los resultados de los estudios, pero en promedio, las personas con TDAH tenían 2,73 probabilidades más altas de ser perpetradores de violencia sexual en comparación con las personas sin este trastorno.

Las personas con TDAH también tenían más probabilidades de ser víctimas de violencia tanto sexual como de pareja. Sus probabilidades de ser víctima de violencia de pareja eran 1,78 veces mayores que las de las personas sin TDAH. Sin embargo, los resultados difirieron mucho entre los estudios. Si algunos de los estudios se excluían del cálculo, el aumento de las probabilidades desaparecía. Las probabilidades de ser víctima de violencia sexual eran 1,84 mayores y seguían siendo mayores incluso con la exclusión de estudios específicos.

“Nuestros resultados son de gran relevancia clínica y social, pero podrían malinterpretarse. Por un lado, debemos destacar que hemos presentado riesgos relativos de un evento poco frecuente. Por lo tanto, nuestros resultados no deben usarse para estigmatizar a las personas con TDAH, ya que la mayoría de las personas con el trastorno no estarán involucradas en un caso de violencia de pareja o victimización sexual”, concluyeron los autores del estudio.

“Por otro lado, no se debe minimizar el hecho de que el TDAH se relaciona con un riesgo significativamente mayor de perpetrar o de ser víctima de violencia, ya que la violencia de pareja y la violencia sexual pueden tener consecuencias duraderas en la persona que las sufre”.

El estudio hace una contribución importante a la comprensión científica de las especificidades de las personas con TDAH. Sin embargo, cabe señalar que la mayoría de los casos de violencia de pareja y violencia sexual no incluyen a personas con TDAH. La mayoría de las personas diagnosticadas con TDAH en la infancia probablemente tampoco estarán involucradas en casos de violencia. Además, al realizar estos análisis, los autores del estudio no controlaron otros trastornos mentales. Es posible que otro trastorno mental, distinto al TDAH, esté impulsando los resultados obtenidos.

Fuente: Psychological Medicine

Articulo original: Titulo: “Attention-deficit/hyperactivity disorder as a risk factor for being involved in intimate partner violence and sexual violence: a systematic review and meta-analysis”. Autores: Gonzalo Arrondo, Alfonso Osorio, Sara Magallón, Cristina Lopez-del Burgo y Samuele Cortese.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *