El ejercicio regular está relacionado con una menor dependencia de las drogas

El ejercicio regular está relacionado con una menor dependencia de las drogas

En los últimos años, la intersección entre el ejercicio físico y sus efectos sobre los trastornos por uso de sustancias ha despertado un gran interés dentro de la comunidad científica. Un nuevo estudio profundiza en esta relación y explora cómo la actividad física regular podría influir en la gravedad de la dependencia entre las personas que consumen sustancias ilícitas.

La investigación, publicada en el Journal of Psychoactive Drugs, proporciona evidencia de que hacer ejercicio frecuente puede estar asociado con niveles más bajos de dependencia de diversas drogas.

Los trastornos por uso de sustancias representan un desafío importante para los sistemas de salud pública en todo el mundo, caracterizados por altas tasas de recaída después del tratamiento. Los enfoques tradicionales para el tratamiento de la adicción a menudo se han centrado en intervenciones psicológicas y farmacológicas, pero la evidencia emergente sugiere que estrategias complementarias, como el ejercicio, podrían ofrecer beneficios adicionales.

El fundamento de este estudio tiene sus raíces en la compleja interacción entre la actividad física y el sistema de recompensa del cerebro. Se sabe que varias formas de ejercicio, incluido el entrenamiento aeróbico y de resistencia, afectan las mismas vías neuronales y receptores influenciados por sustancias psicoactivas. Este mecanismo compartido sugiere que el ejercicio podría ofrecer un medio alternativo natural para modular el sistema de recompensa del cerebro, reduciendo potencialmente el atractivo del consumo de drogas al mejorar el bienestar físico y mental general.

“Mi interés en este tema surgió de mis estudios universitarios en psicología, donde me fascinaron las conductas de uso de sustancias (ya que todo lo relacionado con ellas había sido una especie de tabú cuando era más joven) y luego también quedé muy fascinado por el impacto beneficioso del ejercicio sobre la salud mental”, dijo el autor del estudio Baldur Jón Gústafsson de la Universidad de Middlesex.

“Al seleccionar un tema para mi tesis de maestría, descubrí que tanto el ejercicio como el uso de sustancias influyen en neurotransmisores y receptores cerebrales similares. Esto me llevó a plantear la hipótesis de que los individuos con múltiples formas de activar estos mecanismos podrían exhibir una menor dependencia en comparación con aquellos con una sola salida.

“Con la generosa ayuda de Adam Winstock, fundador de The Global Drug Survey, obtuve acceso a datos invaluables para explorar esta hipótesis. Además de la orientación de los estimados académicos con los que me puso en contacto, quienes desempeñaron un papel importante en la publicación de esto más adelante”.

La Encuesta Mundial sobre Drogas es un cuestionario en línea completo y anónimo diseñado para recopilar información detallada sobre los patrones de consumo de drogas a nivel mundial. Para su nuevo estudio, Gustafsson y sus colegas se dirigieron a una cohorte específica de personas que informaron haber consumido al menos una de nueve sustancias ilícitas designadas durante el año pasado y proporcionaron respuestas completas a preguntas que evaluaban sus hábitos de ejercicio y niveles de dependencia a través de la Escala de Severidad de la Dependencia (SDS).

La muestra para este análisis incluyó a 57.110 participantes que cumplieron los criterios de inclusión al haber interactuado con una de las sustancias especificadas y haber completado todas las secciones relevantes de la encuesta. Las sustancias en cuestión abarcaban una gama que incluía cannabis, MDMA, cocaína, anfetaminas (tanto en polvo como en pasta), metanfetamina, ketamina, GHB y mefedrona. También se preguntó a los participantes sobre su frecuencia de ejercicio durante el año anterior, y las respuestas se clasificaron en tres niveles: ninguno o bajo, moderado y alto.

Los investigadores encontraron que para la mayoría de las sustancias investigadas, incluido el cannabis, la MDMA, la cocaína y la metanfetamina, las personas que informaron una mayor frecuencia de ejercicio tendían a tener puntuaciones más bajas de SDS. Esto sugiere que realizar actividad física regular puede estar asociado con formas menos graves de dependencia entre los usuarios de estas sustancias.

«Si bien se necesita más investigación, los hallazgos preliminares sugieren que el ejercicio regular podría ayudar a las personas a reducir la dependencia del uso de sustancias o incluso mitigar la probabilidad de desarrollar dependencia entre nuevos usuarios», dijo Gústafsson.

Entre las diversas sustancias analizadas, el cannabis destacó por su uso generalizado y por la importante relación inversa observada entre la frecuencia de ejercicio y las puntuaciones SDS. Específicamente, los datos revelaron que las personas que informaron realizar niveles de ejercicio de moderados a altos exhibieron puntuaciones más bajas de SDS para el consumo de cannabis.

Este hallazgo se alinea con las perspectivas teóricas que sugieren que el ejercicio puede modular el sistema de recompensa del cerebro, impactando la liberación y recaptación de neurotransmisores involucrados en el placer y la adicción.

«Fue interesante ver la conexión más fuerte con el cannabis, dada la sorprendente similitud entre sus compuestos psicoactivos activos (como el THC y el CBD) y nuestros propios endocannabinoides», explicó Gústafsson. «Se unen sin esfuerzo a nuestros receptores cannabinoides, como una llave en una cerradura».

“Por el contrario, los estimulantes, por ejemplo, ejercen sus efectos sobre nosotros de forma más indirecta, al afectar la liberación o el reciclaje de neurotransmisores ya presentes. Podría ser muy interesante llevar a cabo un estudio similar en el futuro, también con opiáceos, ya que, al igual que los cannabinoides, interactúan directamente con los receptores de opiáceos”.

Sin embargo, los hallazgos del estudio también matizaron la relación entre el ejercicio y la dependencia de sustancias. Para ciertas sustancias, como la ketamina, el GHB y la mefedrona, el análisis no reveló un impacto significativo de la frecuencia del ejercicio en las puntuaciones de SDS. Esto sugiere que los efectos protectores del ejercicio contra la dependencia de sustancias pueden variar dependiendo de la droga específica en cuestión, así como posiblemente de los patrones de uso y las características individuales del usuario.

Además, el estudio diferenció entre los participantes que consumían exclusivamente una de las nueve sustancias y los que declaraban policonsumo. Esta distinción arrojó luz sobre la compleja dinámica del uso de sustancias y el posible papel moderador del ejercicio. Entre los que usaron solo un medicamento, el efecto protector del ejercicio apareció de manera más consistente entre diferentes sustancias.

A pesar de estas ideas prometedoras, el estudio no está exento de limitaciones. El diseño transversal excluye conclusiones definitivas sobre la causalidad, y la dependencia de datos autoinformados puede introducir sesgos.

«La muestra utilizada no se basa en un muestreo probabilístico», afirmó Gústafsson. «Sin embargo, el empleo de métodos de muestreo no probabilísticos, como encuestas anónimas en línea como la Encuesta Mundial sobre Drogas, demuestra ser un enfoque pragmático y eficiente para recopilar datos sobre comportamientos estigmatizados dentro de grupos demográficos de difícil acceso, como los consumidores de sustancias ilícitas».

Fuente: Journal of Psychoactive Drugs

Articulo original: Titulo: “Sweating for Sobriety: Exploring the Relationship Between Exercise Engagement and Substance Use Disorders,”. Autores: Baldur Jón Gústafsson, Cheneal Puljević, Emma L Davies, Monica J. Barratt, Jason Ferris, Adam Winstock y Timothy Piatkowski.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *