El ingreso familiar parece influir en la actividad y el desarrollo cerebral temprano de los bebés

El ingreso familiar parece influir en la actividad y el desarrollo cerebral temprano de los bebés

Una nueva investigación ha encontrado que el ingreso familiar está relacionado con la actividad cerebral infantil y su desarrollo durante los primeros dos años de vida. Específicamente, los bebés de familias de bajos ingresos mostraron una menor actividad cerebral alrededor de los 2-3 meses, pero experimentaron un aumento más rápido en la actividad cerebral de 2-9 meses. Los nuevos hallazgos han sido publicados en la revista Developmental Cognitive Neuroscience.

Para comprender mejor el desarrollo temprano del cerebro, los investigadores buscaron realizar un estudio longitudinal integral utilizando datos de EEG (electroencefalografía) para investigar la relación entre el estado socioeconómico y la actividad neuronal. Al examinar el poder del EEG en diferentes bandas de frecuencia durante los primeros dos años de vida, los investigadores se propusieron comprender cómo las variables socioeconómicas podrían afectar el desarrollo del cerebro y cómo estas asociaciones pueden influir en los resultados cognitivos y del lenguaje en los bebés.

Los hallazgos podrían contribuir a una comprensión más profunda de la importancia de las experiencias tempranas en la configuración del desarrollo del cerebro y potencialmente informar las intervenciones para apoyar el crecimiento óptimo del cerebro en niños de diversos orígenes socioeconómicos.

«Como pediatra conductual del desarrollo, veo de primera mano lo importante que son esos primeros años para el desarrollo», dijo la autora del estudio, Carol L. Wilkinson, de @drcarolw años, médica asistente del Hospital Pediátrico de Boston y profesora asistente de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. «Comprender cómo las influencias ambientales tempranas afectan el desarrollo del cerebro es un primer paso para proporcionar recursos específicos para garantizar que los niños alcancen su máximo potencial».

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron los datos de EEG (una forma no invasiva de medir la actividad cerebral) de dos grupos de bebés. El primer grupo fue reclutado de un centro de atención primaria que atiende a familias de bajos ingresos, y el segundo grupo fue reclutado del área de Boston, incluidos bebés con y sin riesgo familiar de trastorno del espectro autista (TEA).

Los datos del EEG se recopilaron en múltiples puntos temporales, comenzando a partir de los 2 o 3 meses de edad y continuando hasta los 24 meses de edad. Los investigadores utilizaron evaluaciones estandarizadas del desarrollo para medir las habilidades cognitivas y lingüísticas de los bebés a los 24 meses.

Los investigadores analizaron los datos de EEG de 161 bebés en total utilizando un modelo de curva de crecimiento, que les permitió rastrear los cambios en la actividad cerebral a lo largo del tiempo. Los investigadores examinaron diferentes bandas de frecuencia en los datos del EEG para comprender cómo los diferentes estados cognitivos y conductuales están asociados con el desarrollo del cerebro.

Wilkinson y sus colaboradores encontraron que la actividad cerebral aumentaba constantemente en todos los bebés durante los dos primeros años de vida. Hubo dos períodos de crecimiento: un fuerte aumento en la actividad cerebral de 2 a 9 meses, y un aumento más lento pero continuo de 9 a 24 meses.

Los ingresos familiares tuvieron un impacto en la actividad cerebral de los bebés. Los bebés de familias con mayores ingresos tenían una mayor actividad cerebral a los 2 o 3 meses de edad en comparación con los bebés de familias de bajos ingresos. Además, los bebés de familias de bajos ingresos tuvieron un aumento más rápido en la actividad cerebral de 3 a 9 meses. Los ingresos familiares también se relacionaron con el desarrollo verbal y no verbal de los bebés a los 24 meses.

«El cerebro experimenta enormes cantidades de cambios en el primer par de años después del nacimiento, y este desarrollo temprano del cerebro sienta las bases para habilidades cognitivas cada vez más complejas que son críticas para nuestro funcionamiento como niños, adolescentes y adultos. Encontramos que los ingresos familiares influyeron en la actividad cerebral temprana de los bebés (medida por el poder del EEG) y cómo esa actividad cambió entre los 2 y los 9 meses de edad», dijo Wilkinson.

«Específicamente, encontramos que a la edad más temprana que medimos (~ 2-3 meses), los bebés de familias con ingresos más bajos tenían un menor poder de EEG. Esto sugiere que el impacto de la reducción de los ingresos en el desarrollo del cerebro infantil ocurre muy temprano, y que tanto el entorno prenatal como el neonatal probablemente juegan un papel. Los ingresos reflejan muchas otras cosas en el entorno de un bebé que pueden desempeñar un papel más directo en el desarrollo del cerebro, como la desnutrición, la vivienda, el estrés de los padres, la exposición a toxinas y más».

Los investigadores no solo encontraron que los bebés de familias con ingresos más bajos tenían una actividad cerebral más baja alrededor de los 2-3 meses de edad, sino que también observaron que estos bebés experimentaron un aumento más significativo en la actividad cerebral entre los 2 y 9 meses en comparación con los bebés de familias de mayores ingresos.

«También observamos que los ingresos más bajos se asociaron con un mayor cambio en el poder entre 2 y 9 meses. Una posible explicación para esto es la ‘hipótesis de la aceleración del estrés’ que teoriza que la adversidad temprana y el estrés conducen a un desarrollo cerebral acelerado», explicó Wilkinson.

Según esta hipótesis, la respuesta del cerebro al estrés y los entornos adversos podría desencadenar mecanismos adaptativos que impulsan cambios más rápidos en la actividad cerebral durante las primeras etapas de la vida. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto es solo una explicación teórica y se necesita más investigación para comprender completamente los mecanismos subyacentes detrás de estas asociaciones.

«Una gran advertencia es que los ‘ingresos más bajos’ pueden representar muchas cosas diferentes en el entorno de un bebé y no está claro qué factores relacionados influyen directamente en las trayectorias tempranas del desarrollo cerebral. Para proporcionar apoyos efectivos a las familias, es importante que entendamos mejor esto», comento Wilkinson.

«Para hacer esto, necesitamos estudios más grandes centrados en bebés cuyas familias tienen recursos limitados para que podamos determinar dentro de esos entornos qué factores juegan el papel más importante en el desarrollo del cerebro y los resultados del desarrollo. Desafortunadamente, muchos estudios de EEG infantil se basan principalmente en participantes de hogares de ingresos medios a altos con niveles universitarios o superiores de educación. Para responder a estas preguntas, necesitamos hacer un mejor trabajo al asociarnos con las familias para participar en estudios de investigación. Esto es algo que realmente estamos trabajando duro para hacer».

Fuente: Developmental Cognitive Neuroscience

Articulo original: “Associations between EEG trajectories, family income, and cognitive abilities over the first two years of life“, autores: Carol L. Wilkinson, Lara J. Pierce, Georgios Sideridis, Mark Wade y Charles A. Nelson.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *