El optimismo financiero está vinculado a una menor capacidad cognitiva

El optimismo financiero está vinculado a una menor capacidad cognitiva

Un estudio reciente ha descubierto una sorprendente conexión entre la capacidad cognitiva y la tendencia a tener expectativas financieras poco realistas. Los hallazgos, publicados en Personality and Social Psychology Bulletin, proporcionan evidencia de que las personas con mayores capacidades cognitivas tienden a tener visiones más realistas, o incluso pesimistas, sobre su futuro financiero.

Los seres humanos a menudo exhiben un optimismo poco realista, particularmente en sus decisiones financieras. Este sesgo de optimismo (la inclinación a sobreestimar los resultados positivos y subestimar los negativos) ha sido ampliamente documentado. Estudios anteriores han demostrado que las personas tienden a sobreestimar sus ingresos futuros y su esperanza de vida, mientras subestiman la probabilidad de eventos negativos como divorcios o problemas de salud. La curiosidad aquí radica en comprender por qué, a pesar de las ventajas de las evaluaciones imparciales, la gente todavía se inclina hacia el optimismo.

Este último estudio, encabezado por Chris Dawson, profesor asociado de Economía Empresarial en la Escuela de Administración de la Universidad de Bath, se basa en estos cimientos. Dawson intentó investigar si este sesgo de optimismo, particularmente en lo que respecta a las expectativas financieras, podría estar relacionado con las capacidades cognitivas, un factor no examinado a fondo en investigaciones anteriores.

«Tengo un interés desde hace mucho tiempo en saber por qué las personas son persistentemente optimistas sobre el futuro a pesar de la constante retroalimentación de su entorno; es decir, las personas deberían poder aprender acerca de sus probabilidades realistas de eventos buenos y malos», dijo Dawson. «Me pareció que, desde este punto de vista, los sesgos cognitivos, como el optimismo, podrían estar relacionados con las capacidades cognitivas».

El estudio analizó datos de Understanding Society, una encuesta anual integral que abarcó de 2009 a 2021, que incluyó alrededor de 36.312 personas de varios hogares en todo el Reino Unido. Este conjunto de datos brindó una oportunidad única de observar las expectativas y los resultados financieros durante varios años, ofreciendo un terreno rico para el análisis.

Se preguntó a los participantes sobre sus expectativas financieras para el año siguiente: si creían que estarían mejor, peor o más o menos igual. Luego, estas expectativas se compararon con los cambios reales en los ingresos de sus hogares, medidos y ajustados según la inflación y el tamaño del hogar. Los participantes fueron categorizados en grupos que iban desde «pesimismo extremo» hasta «optimismo extremo» basándose en la comparación entre sus expectativas y los resultados financieros reales.

Además, el estudio evaluó las capacidades cognitivas mediante diversas tareas que evaluaban la memoria, la fluidez verbal, la resta, el razonamiento fluido y el razonamiento numérico. Estas medidas se utilizaron para crear una puntuación de capacidad cognitiva estandarizada para cada participante.

Dawson descubrió que las personas con mayores capacidades cognitivas tenían menos probabilidades de caer en un «optimismo extremo» sobre su futuro financiero. Por el contrario, era más probable que tuvieran expectativas realistas o incluso pesimistas. Por ejemplo, aquellos con capacidades cognitivas dos desviaciones estándar por debajo de la media mostraron una mayor probabilidad de «optimismo extremo» en comparación con aquellas dos desviaciones estándar por encima de la media.

Además, descubrió que esta relación se mantiene incluso después de tener en cuenta factores como el nivel educativo, lo que sugiere que el vínculo entre la capacidad cognitiva y el optimismo financiero no es simplemente un reflejo de los niveles educativos más altos.

«Pronosticar el futuro con precisión es difícil, y solo por esta razón, es más probable que surjan errores en el pronóstico, tanto optimistas como pesimistas, en personas con baja capacidad cognitiva», comento Dawson. “Sin embargo, los resultados indican que una baja capacidad cognitiva conduce a una mayor probabilidad de sesgos simplemente halagadores. Este patrón de resultados es consistente con la idea de que los humanos están naturalmente preparados para ser optimistas y que la inteligencia gobierna la facilidad con la que esta respuesta preparada puede ser anulada cuando se deben tomar decisiones financieras importantes”.

Dawson sugirió que la capacidad de anular las respuestas intuitivas podría desempeñar un papel en la relación entre la capacidad cognitiva y el optimismo poco realista. Según las teorías de cognición de proceso dual, nuestras mentes operan utilizando dos sistemas: un Sistema 1 intuitivo y de acción rápida y un Sistema 2 más analítico y de acción más lenta. Se postula que los individuos con mayores capacidades cognitivas tienen una capacidad más pronunciada para participar. Los que operan con el Sistema 2 les permite evaluar críticamente y, si es necesario, anular los juicios y decisiones automáticos generados por el Sistema 1.

En el contexto de las expectativas financieras, esto significa que aquellos con mayores capacidades cognitivas podrían verse menos influenciados por los impulsos optimistas iniciales y más inclinados a considerar una gama más amplia de información, incluidos posibles resultados negativos. Esta capacidad de reflexión y deliberación crítica permite valoraciones más equilibradas y realistas de las situaciones financieras futuras, reduciendo la tendencia hacia un optimismo irreal.

«Cuando pensamos en el futuro, es posible que estemos preparados para esperar lo mejor, tal vez eso nos ayude a mantenernos motivados para hacer las cosas», dijo Dawson. “Sin embargo, cuando se trata de decisiones serias sobre salud, riqueza y carreras, debemos intentar anular esta tendencia hacia el optimismo y pensar en estas decisiones de manera realista. Esto conduce a una mejor toma de decisiones y, por tanto, a un mayor bienestar para las personas”.

Si bien los hallazgos son convincentes, se observaron varias limitaciones y direcciones futuras de investigación. Una preocupación es la posible influencia del sesgo de variable omitida. Por ejemplo, las personas con capacidades cognitivas más bajas podrían encontrarse en entornos que inherentemente dificultan la previsión financiera, influyendo así en su sesgo de optimismo. Además, el hecho de que el estudio se base en datos autoinformados también podría introducir algunas imprecisiones.

De cara al futuro, los investigadores sugieren explorar los mecanismos a través de los cuales una mayor capacidad cognitiva conduce a expectativas financieras más realistas. ¿Se debe a un mejor procesamiento de la información, o los individuos con mayores capacidades cognitivas resisten más eficazmente el atractivo del sesgo del optimismo? Responder a estas preguntas podría proporcionar más información sobre la compleja relación entre la capacidad cognitiva y la toma de decisiones financieras.

«Especulo sobre por qué el sesgo de optimismo y la capacidad cognitiva están correlacionados, pero todavía no conocemos el mecanismo subyacente», agrego Dawson. “Es decir, el mecanismo a través del cual el optimismo poco realista –quizás una parte universal de nuestro sistema de respuesta heurístico naturalmente preparado– es anulado por la inteligencia es una cuestión abierta. Podría ser que aquellos con una alta capacidad cognitiva sean más capaces de resistir los beneficios afectivos inmediatos de mantener una perspectiva positiva sobre el futuro y reconocer la necesidad de expectativas más realistas o cautelosas, lo que puede conducir a la tristeza presente pero también a una mejor toma de decisiones. «

«O tal vez, aquellos con una alta capacidad cognitiva son más simétricos en la forma en que incorporan (o atribuyen) información deseable e indeseable, de su pasado o presente, a sus creencias actuales», explicó el investigador. “Este último punto surge de la idea de que el sesgo de optimismo sólo puede mantenerse si los individuos actualizan sus creencias de manera optimista cuando la nueva información es positiva, pero de manera neutral cuando la nueva información es negativa o, de manera similar, si las personas atribuyen el éxito pasado a su propia habilidad y el fracaso a la mala suerte. Tengo estudiantes de doctorado trabajando para descubrir esto” concluyo Dawson.

Fuente: Personality and Social Psychology Bulletin

Articulo original: Titulo: “Looking on the (B)right Side of Life: Cognitive Ability and Miscalibrated Financial Expectations“, fue publicada en línea el 10 de Noviembre del 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *