Los efectos de los ingresos en nuestro bienestar emocional no deben subestimarse

¿Puede el dinero comprar la felicidad? Quizás no, pero un nuevo estudio sugiere que está relacionado con mayores sentimientos de confianza y orgullo.

Los investigadores analizaron cinco estudios anteriores que incluían una encuesta a más de 1,6 millones de personas en 162 países.

Descubrieron que los ingresos más altos predecían si las personas se sentían bien consigo mismas, incluidos los sentimientos de confianza, orgullo y determinación. Los estudios no encontraron un vínculo consistente entre el nivel de ingresos y los sentimientos de las personas hacia los demás, incluidos el amor, la ira y la compasión.

«Tener más dinero no necesariamente hace que una persona sea más compasiva y agradecida, y una mayor riqueza puede no contribuir a construir una sociedad más solidaria y tolerante», dijo el investigador principal Eddie Tong, profesor asociado de psicología en la Universidad Nacional de Singapur.

Pero los ingresos más bajos predijeron sentimientos negativos hacia uno mismo, incluida la tristeza, el miedo y la vergüenza. Los hallazgos fueron similares tanto en los países de ingresos altos como en las naciones en desarrollo, según los hallazgos publicados en línea el 4 de marzo por la Asociación Estadounidense de Psicología en la revista Emotion.

«Los efectos de los ingresos en nuestro bienestar emocional no deben subestimarse», dijo Tong en un comunicado de prensa de la revista. «Tener más dinero puede inspirar confianza y determinación, mientras que ganar menos se asocia con tristeza y ansiedad».

En un análisis de una encuesta a largo plazo, que incluyó a más de 4000 participantes estadounidenses, los investigadores encontraron que los ingresos más altos predijeron una mayor autoestima 10 años después de la encuesta inicial, mientras que los ingresos bajos predijeron más sentimientos negativos.

«Las políticas destinadas a aumentar los ingresos de la persona promedio e impulsar la economía pueden contribuir al bienestar emocional de las personas», dijo Tong. «Sin embargo, puede que no contribuya necesariamente a las experiencias emocionales que son importantes para la armonía comunitaria».

El estudio no prueba que los ingresos más altos causen estas emociones, solo que existe un vínculo entre ellas.

Fuente: Asociación Estadounidense de Psicología

Referencia bibliográfica:

“Income Robustly Predicts Self-Regard Emotions,” by Eddie M.W. Tong, PhD, Paul Reddish, PhD, Vincent Y.S. Oh, BSoc.Sci, Erin Sasaki, MA, and Elizabeth D.A. Chin, BSoc.Sci, National University of Singapore; Weiting Ng, PhD, Singapore University of Social Sciences; and Ed Diener, PhD, University of Utah and University of Virginia. Emotion, published online March 4, 2021. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *