Tener un sentido de propósito en la vida puede mantener a raya el consumo excesivo de alcohol

Tener un sentido de propósito en la vida puede mantener a raya el consumo excesivo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol es común entre los estudiantes universitarios y, como consecuencia, pone a los adultos jóvenes en riesgo de sufrir una amplia gama de problemas de salud, desde enfermedades cardiovasculares hasta cáncer. Día tras día, los estudiantes universitarios son bombardeados con señales para beber, ya sea ver a un grupo de amigos brindar en una fiesta o celebrar después de un examen.

Mediante el uso de tecnología de escaneo de resonancia magnética funcional (fMRI), investigadores de la Universidad de Pensilvania, la Universidad de Columbia y el Dartmouth College examinaron la relación entre estas señales, el ansia de alcohol y el consumo de alcohol. Descubrieron que tener un fuerte sentido de propósito en la vida disminuye la tentación de consumir alcohol en exceso entre algunos bebedores sociales.

El estudio, publicado en la revista Addiction, se titula “Propósito en la vida, reactividad neuronal ante señales de alcohol y uso diario de alcohol en bebedores sociales”.

¿Por qué propósito en la vida?

La autora principal, Yoona Kang, directora de investigación del Laboratorio de Neurociencia de la Comunicación en la Escuela de Comunicación Annenberg de Penn, está profundamente interesada en el impacto del propósito en la vida sobre la salud.

Su investigación anterior descubrió que tener un propósito de vida fuerte, la sensación de que tu vida está guiada por valores y objetivos personalmente significativos, se asocia con muchos beneficios para la salud, que incluyen aliviar la soledad del aislamiento de COVID-19 y reducir el esfuerzo que se necesita para hacer elecciones saludables.

“Los valores y propósitos pueden tener efectos poderosos en la forma en que las personas piensan y se comportan”, dice Kang. “Y lo interesante de este estudio es que les preguntamos a los participantes: ‘¿Cuánto sentido de propósito en la vida sientes en este momento?’ Porque tu nivel de propósito puede fluctuar día a día”.

Antojo de alcohol

Para este estudio, Kang y sus colegas registraron el comportamiento y las actitudes de 54 estudiantes universitarios sanos, con encuestas diarias en el transcurso de un mes. Una vez al día, los participantes respondieron preguntas sobre su nivel actual de propósito en la vida, y todas las mañanas y noches informaron cuánto ansiaban y consumían alcohol.

“Nos enfocamos en el deseo porque es uno de los predictores más fuertes de la bebida real. Si tienes antojo, es más probable que bebas”, dice Kang. «Pero el hecho de que tengas ansias de alcohol no significa que vayas a salir y beber, así que queríamos saber qué empuja a estos bebedores sociales a beber cuando tienen ansias de alcohol».

Los estudiantes voluntarios también recibieron escáneres cerebrales fMRI, que dieron una imagen en tiempo real de su actividad cerebral mientras estaban expuestos a señales de alcohol, como fotos de cerveza, vino y licor o fotos de personas brindando en una fiesta. Los investigadores analizaron la actividad cerebral de los participantes dentro del cuerpo estriado ventral, el área del cerebro previamente asociada con la recompensa y el deseo.

Las personas cuyos cerebros mostraban una mayor actividad cuando veían señales de alcohol (personas con mayor reactividad neuronal a las señales de alcohol) eran más propensas a beber después de anhelar el alcohol.

Cuando estos datos se compararon con los datos del propósito de la vida, Kang y sus colegas encontraron algo interesante: estos bebedores neurosensibles no necesariamente bebían más si sentían un fuerte propósito en la vida cuando anhelaban el alcohol. ¿Y si se sintieran menos decididos? Eran más propensos a beber mucho después de un antojo de alcohol.

Fuente: Universidad de Pensilvania

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *