Cómo tus hábitos de entrenamiento pueden fortalecer una mentalidad de «Tengo el control de esto»

Cómo tus hábitos de entrenamiento pueden fortalecer una mentalidad de «Tengo el control de esto»

El control cognitivo puede ser proactivo o reactivo. Durante el control proactivo, una mentalidad orientada a objetivos mantiene el ojo de alguien en el premio y, al mismo tiempo, anticipa y previene bloqueos mentales que podrían interferir con el logro de una tarea específica orientada a objetivos antes de descarrilarse.

Por el contrario, el control reactivo es un mecanismo de corrección de último minuto que se activa después de que alguien es tomado por sorpresa y se apresura a evitar que una interferencia inesperada descarrile un objetivo de comportamiento.

El control proactivo flexiona la corteza prefrontal

La evidencia acumulada sugiere que la corteza prefrontal es el asiento del control proactivo. Como explicó Todd Braver en un artículo de 2012, «El control proactivo refleja el mantenimiento sostenido y anticipatorio de la información relevante para el objetivo dentro de la corteza prefrontal lateral (PFC) para permitir un rendimiento cognitivo óptimo».

Un estudio reciente examinó la relación entre los niveles de actividad física semanal más altos frente a los más bajos y el control proactivo. Los investigadores encontraron que, entre 132 estudiantes universitarios, los que hacían ejercicio regularmente durante la semana tendían a tener un control proactivo más robusto que sus compañeros menos activos. Estos hallazgos se publicaron recientemente en la revista revisada por pares Psychology of Sport and Exercise.

Después de dividir a los participantes del estudio en edad universitaria en un grupo de «Actividad física alta» y un grupo de «Actividad física baja» (PA alta/PA baja) en función de la cantidad de ejercicio que alguien hacía cada semana, los investigadores realizaron pruebas para medir el control proactivo en diferentes tareas cognitivamente exigentes.

Las personas en el grupo de PA alta fueron mucho mejores para mantener el control proactivo durante una tarea de rendimiento continuo (CPT). En particular, también podrían anticipar y evitar que la interferencia interrumpa su mentalidad orientada a objetivos durante un paradigma de cambio de tareas (CTS).

La memoria de trabajo es clave para el control proactivo

Durante el CTS de cambio de tareas, Ren y sus colaboradores encontraron que la memoria de trabajo, que se basa en mecanismos neuronales en la corteza prefrontal, juega un papel importante en la modulación de la asociación entre la actividad física y los niveles de control proactivo.

Estos hallazgos identifican una correlación entre niveles más altos de actividad física semanal y un control proactivo más robusto que parece ser transferible a través de diferentes dominios cognitivos. Sin embargo, debido a que estos hallazgos transversales son correlativos, es imposible saber con certeza si existe un vínculo causal entre la actividad física y el control proactivo.

Dicho esto, Ren y sus colaboradores especulan que sus últimos hallazgos (2023) «pueden tener implicaciones importantes para el desarrollo de estrategias de intervención efectivas que tienen como objetivo promover el control proactivo mediante el aumento de la actividad física». También señalan que es importante considerar las diferencias individuales en la memoria de trabajo impulsada por PFC al diseñar tales intervenciones.

El hábito de alcanzar los objetivos de ejercicio fortalece el control cognitivo de arriba hacia abajo

Como anécdota, tiene sentido que el hábito regular de lograr objetivos relacionados con el gimnasio aumente el control proactivo.

Por ejemplo, cuando estás levantando pesas, aproximadamente a la mitad de una serie de 12 repeticiones, si tus músculos comienzan a arder, una pequeña voz en tu cabeza susurrará: «Esto es agotador. Detengámonos ahora mismo». A menudo, esta interferencia hace que los novatos inexpertos en el gimnasio renuncien. Pero con la práctica, los asistentes regulares al gimnasio aprenden a anticipar y silenciar los impulsos subconscientes de «tirar la toalla» antes de que hayan logrado un objetivo predeterminado ejerciendo un control proactivo.

Mantener este enfoque dirigido a objetivos mediante el bloqueo de la interferencia mental requiere flexionar la corteza prefrontal y ejercer un control cognitivo de arriba hacia abajo utilizando la memoria de trabajo.

Con el tiempo, las personas que hacen ejercicio regularmente se convierten en maestros de anticipar y prevenir bloqueos mentales que se interponen en su camino en el gimnasio. Se necesita más investigación para identificar las mejores prácticas para optimizar la mentalidad de «Tengo esto» de alguien en el gimnasio de manera que su control proactivo sea transferible para lograr objetivos fuera de un entorno de gimnasio.

Fuente: Psychology Today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *