Las funciones de los perros son un buen predictor de cómo son tratados por sus dueños

Las funciones de los perros son un buen predictor de cómo son tratados por sus dueños

La investigación sobre las habilidades cognitivas únicas de los perros a menudo lleva a sorpresas, incluida la capacidad de los perros para formar representaciones mentales de las cosas que huelen, o que saben cuándo sus dueños hacen algo por accidente.

Sin embargo, la investigación sobre la cognición canina adolece de los mismos sesgos que la psicología general: en ambos campos, los estudios suelen realizarse en sociedades WEIRD o EXTRAÑAS (occidentales, educadas, industrializadas, ricas y democráticas).

Aunque casi todo lo que sabemos sobre los vínculos perro-humano, el comportamiento y la cognición canina proviene de sociedades EXTRAÑAS, la mayoría de los perros del mundo viven fuera de estas condiciones.

Para abordar este sesgo y formar una mejor comprensión de las relaciones entre perros y humanos en las sociedades de todo el mundo, un equipo de investigadores del MPI de Geoantropología y el MPI de Antropología Evolutiva evaluó los datos sobre las funciones y el tratamiento de los perros en 124 sociedades distribuidas globalmente.

Los investigadores encontraron que, en todas las sociedades, las funciones de los perros son un buen predictor de cómo son tratados por sus dueños. El análisis mostró que cuantas más funciones tengan los perros en una sociedad, como la vigilancia, el pastoreo o la caza, más estrecha será la relación perro-humano.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores investigaron datos etnográficos de la base de datos transcultural eHRAF ​​e identificaron sociedades en las que los perros cumplen cualquiera de las cinco funciones principales: caza, defensa, protección de rebaños, pastoreo y acarreo o transporte de suministros.

Luego recopilaron datos sobre cómo se trata a los perros en esas sociedades y los codificaron en tres dimensiones: cuidado positivo (por ejemplo, se permite que los perros estén adentro, los perros reciben atención médica, se crían cachorros), tratamiento negativo (por ejemplo, no se alimenta a los perros, se abusa físicamente de ellos , los perros se sacrifican regularmente) y personalidad (por ejemplo, se nombra a los perros, se les entierra y/o se los llora, se los percibe como miembros de la familia).

Al analizar la relación entre las funciones del perro y el tratamiento, los investigadores demostraron que el número de funciones se asocia positivamente con el cuidado y la personalidad positivos y se asocia negativamente con el tratamiento negativo. Sin embargo, también encontraron que no todos los trabajos de un perro influyen en el tratamiento por igual.

Por ejemplo, es particularmente probable que el pastoreo aumente el cuidado positivo, mientras que la caza no tiene impacto en el cuidado positivo o el tratamiento negativo, pero sí aumenta las probabilidades de ser tratados como personas. Por lo tanto, en sociedades donde los perros se mantienen para cazar, es más probable que los humanos nombren a sus perros y los perciban como miembros de la familia.

Además, el estudio mostró que el trato negativo y la atención positiva no son mutuamente excluyentes. De hecho, de las 77 sociedades con datos para las tres dimensiones del tratamiento canino, 32 mostraron la presencia tanto de atención positiva como de tratamiento negativo.

Esto sugiere que la relación perro-humano no es tan simple o directa como la del “mejor amigo del hombre”, sino que implica un equilibrio complejo entre ofrecer cuidado y minimizar los costos.

“Nuestro estudio agrega una prueba sistemática para explicar los impulsores culturales que dan forma a la variedad de vínculos entre perros y humanos en todo el mundo”, dice Juliane Bräuer, del Instituto Max Planck de Geoantropología.

«Esto representa un primer paso para comprender si las habilidades cognitivas y sociales asociadas con los perros son universales o están influenciadas por el entorno cultural en el que viven los perros».

Los investigadores esperan que los estudios futuros brinden una mayor comprensión de la historia de la cooperación entre perros y humanos. Por ejemplo, mientras que aproximadamente la mitad de las sociedades del mundo tienen perros para un solo propósito, la otra mitad los utiliza de múltiples maneras.

¿Por qué algunas sociedades comenzaron a emplear perros para múltiples propósitos? ¿Este uso trajo beneficios considerables? Y si es así, ¿cuáles eran? Responder estas preguntas revelará con nuevos detalles cómo los perros y los humanos se han afectado mutuamente a lo largo de nuestra historia compartida.

Fuente: Instituto Max Planck

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *