La música llega no sólo a la mente sino también a los cuerpos de los oyentes

La música llega no sólo a la mente sino también a los cuerpos de los oyentes

Los conciertos de música clásica pueden crear una armonía única no sólo en el sonido sino también en los latidos del corazón y los movimientos del público, según una nueva investigación publicada en Scientific Reports. Este fenómeno, observado en una serie de conciertos en Berlín, resalta una conexión extraordinaria y sincronizada entre la música y la fisiología humana.

La búsqueda para comprender la profunda conexión entre la música y su impacto en nuestras mentes y cuerpos no es nueva. Investigaciones anteriores han demostrado periódicamente que la música puede provocar fuertes reacciones emocionales y respuestas fisiológicas, como escalofríos o aumento de los latidos del corazón. A partir de este conocimiento, los investigadores del proyecto Experimental Concert Research se propusieron explorar más a fondo esta conexión. Estaban particularmente interesados ​​en cómo un ambiente de música clásica en vivo podría influir en la sincronización de las respuestas físicas entre los miembros de la audiencia.

«Siempre estuve interesado en los procesos de sincronización interpersonal, específicamente en la interacción entre terapeuta y cliente en psicoterapia», dijo el autor del estudio Wolfgang Tschacher, profesor emérito de la Universidad de Berna. “La sincronía es candidata a lo que sucede en la alianza terapéutica. Muy pronto me di cuenta de que este fenómeno puede no ser sólo el núcleo de la terapia, sino que también puede surgir en otras interacciones. Como había encontrado formas de cuantificar la sincronía, apliqué estas herramientas a las conversaciones y debates entre personas y, finalmente, también a cuánto se involucra el público en la escucha colectiva de música”.

El estudio, realizado en septiembre de 2020 en la sala de conciertos Radialsystem de Berlín, se realizó en el contexto de las medidas de seguridad relacionadas con la COVID-19. Esta situación única brindó la oportunidad de observar los efectos de la música en el público en condiciones de distanciamiento social. Un total de 132 voluntarios, con edades comprendidas entre 18 y 85 años, participaron en el estudio durante tres conciertos públicos. Cada concierto contó con el mismo programa de música de cámara para quinteto de cuerdas, con piezas de Ludwig van Beethoven, Brett Dean y Johannes Brahms, que representan diferentes estilos musicales.

Al llegar a la sala del concierto, los participantes completaron un «cuestionario de entrada» que proporcionaba información sobre sus rasgos de personalidad, estados afectivos y detalles demográficos. Durante los conciertos, se midieron sus respuestas fisiológicas, como la frecuencia cardíaca, la conductancia de la piel (una medida de la excitación emocional) y los patrones de respiración, utilizando sensores no invasivos. Además, los investigadores capturaron los movimientos corporales de la audiencia a través de cámaras aéreas, lo que permitió un análisis detallado de las respuestas físicas a la música.

Los investigadores descubrieron que la frecuencia cardíaca, la conductancia de la piel y la frecuencia respiratoria de los miembros de la audiencia mostraban un nivel significativo de sincronía durante las actuaciones. Esto significa que mientras el público escuchaba la música, los latidos de su corazón y sus respuestas fisiológicas tendían a subir y bajar al unísono. Curiosamente, esta sincronía se observó en todas las respuestas medidas, excepto en el comportamiento respiratorio detallado, como el momento de las inhalaciones y exhalaciones, que no se sincronizaron entre los miembros de la audiencia.

«La sincronía es un fenómeno natural que domina la vida social, desde las interacciones privadas entre dos personas hasta lo que sucede en grupos», dijo Tschacher. “La sincronía es prominente en el ‘lenguaje corporal’, pero también en la activación fisiológica del cuerpo. Ser un oyente de conciertos significa formar parte de un sistema multipersonal: el público. Cuanto más aprecias y te concentras en la música, más te conviertes en parte de este sistema”.

Además, el estudio reveló una conexión entre los movimientos del público y la música. A pesar de estar sentados y mantener la distancia física debido a las restricciones pandémicas, el público exhibió movimientos corporales sincronizados, reflejándose sutilmente entre sí en respuesta a la actuación musical.

«La mayoría de los estudios en psicología musical se realizan en el laboratorio, en experimentos con música grabada estrictamente definida», dijo Tschacher. “No estaba 100% seguro de que encontraríamos sincronía ‘en la naturaleza’, es decir, en contextos naturalistas de conciertos en vivo abiertos al público. Pero lo hicimos, y los análisis actuales de otros conciertos con más de 700 participantes muestran que estos hallazgos se pueden replicar”.

El estudio también profundizó en cómo las diferencias individuales entre la audiencia, como los rasgos de personalidad, podrían influir en esta sincronía. Se descubrió que los individuos que obtuvieron puntuaciones altas en «Apertura a la experiencia» y «Amabilidad» en las evaluaciones de personalidad tendían a mostrar niveles más altos de sincronía fisiológica con la música. Por el contrario, aquellos con puntuaciones más altas en ‘Neuroticismo’ y ‘Extraversión’ tenían menos probabilidades de sincronizarse con otros miembros de la audiencia. Estos hallazgos sugieren que ciertos tipos de personalidad podrían ser más susceptibles al poder unificador de la música.

Sin embargo, es importante tener en cuenta algunas limitaciones del estudio. Un desafío importante fue la calidad de los datos fisiológicos recopilados, que se vio comprometida en cierta medida por la necesidad de sensores cómodos y no invasivos para los participantes. Esto fue particularmente cierto para los datos de frecuencia cardíaca, donde una parte importante de los datos se perdió debido a problemas técnicos. Además, el hecho de que el estudio se realizara en condiciones únicas de un concierto socialmente distanciado durante la pandemia podría influir en la generalización de los hallazgos.

De cara al futuro, este estudio abre nuevas vías para comprender la experiencia colectiva de la música. Investigaciones futuras podrían explorar cómo los diferentes géneros musicales o escenarios (como festivales al aire libre o clubes de jazz íntimos) impactan la sincronía de la audiencia. También existe la posibilidad de mejorar la tecnología para monitorear las respuestas fisiológicas para mejorar la calidad de los datos.

«La música de concierto conmueve al público. La música llega no sólo a la mente (la cognición y las experiencias de las personas), sino también a sus cuerpos. Es un ejemplo de ‘cognición encarnada’, que creo que es un avance importante en la psicología y la ciencia cognitiva”, concluyó Tschacher.

Fuente: Scientific Reports

Articulo original: Titulo: “Audience synchronies in live concerts illustrate the embodiment of music experience“. Autores: Wolfgang Tschacher, Steven Greenwood, Sekhar Ramakrishnan, Martin Tröndle, Melanie Wald-Fuhrmann, Christoph Seibert, Christian Weining y Deborah Meier.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *