¿Qué tan saludable es ver películas de miedo?

¿Qué tan saludable es ver películas de miedo?

Esa intensa sensación de miedo al ver a Jason Voorhees perseguir a su próxima víctima mientras usa una máscara de hockey en «Friday the 13th» en realidad podría ser bueno para ti. Pero también podría no serlo.

Los investigadores informan que el impacto del horror está realmente en el ojo del espectador, un poco diferente para todos, pero no del todo malo.

«Se llama ‘la paradoja del horror'», explicó la investigadora la Dra. Ramnarine Boodoo, psiquiatra infantil del Centro Médico Milton S. Hershey de Penn State Health, «porque las personas generalmente tratan de evitar las cosas que las hacen sentir incómodas. Entonces, ¿por qué la gente disfruta de cosas como películas de terror realmente grotescas?»

Boodoo dice que una teoría es que ayuda a sobrellevar la situación. Los seres humanos están equipados con mecanismos profundamente arraigados e inconscientes que les ayudan a responder al estrés, conectados desde los momentos en que el peligro podría estar justo afuera.

Para alguien que ve «El exorcista», «hay una activación de lo que se llama el sistema nervioso simpático, que puede provocar cosas como un aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria», dijo Boodoo en un comunicado de prensa del centro. «A veces puede causar sensaciones bastante malas de náuseas. Transpiración. A menudo puede ser como un ataque de pánico».

Eso podría ser bueno porque para algunas personas es placentero tener esos mecanismos de lucha o huida encendidos sin ningún peligro real, similar a montar una montaña rusa.

Incluso puede ayudar con la capacidad de una persona para hacer frente a situaciones estresantes de la vida real.

Estas experiencias también pueden proporcionar un tipo de terapia de exposición, disminuyendo el miedo con el tiempo, dijo la investigadora Hannah Nam, estudiante de medicina de tercer año en el Colegio de Medicina de Penn State.

«Puedes aplicar estas tácticas a escenarios de la vida real», dijo Nam en el comunicado. «También descubrí que puede ser una forma de alivio del estrés para algunas personas».

Para algunos, puede ayudar a aliviar el estrés, como durante el apogeo de la pandemia, cuando aumentó la audiencia de películas de miedo.

Para otros, puede ser demasiado.

«Muchos estudios han mostrado que la exposición directa constante, sobre todo entre los jóvenes, al material gráfico, reduce la empatía y aumenta la agresión», anotó Boodoo. «Por lo tanto, realmente debemos tener cuidado con la cantidad de exposición que tenemos a este tipo de estímulo».

Muchas personas tienen umbrales de trauma más bajos, ya sea porque así es como son o debido a experiencias traumáticas pasadas. Esto podría incluir personas que tienen trastornos de ansiedad o problemas de control de impulsos, así como trastornos cardíacos o respiratorios.

Boodoo y Nam sugirieron ser empáticos con otros espectadores de películas, asegurándose de que todos estén cómodos y nadie tenga que demostrar su valentía. Y del mismo modo, no juzgues a aquellos a quienes les gusta una película de terror.

«El horror nos permite exorcizar nuestros peores temores, claro», dijo Blayne Waterloo, especialista en contenido web y diseño de Penn State Health, quien presenta un podcast sobre películas de terror.

«Hay mucho sobre el género que explora la condición humana de una manera que puede ayudar a los espectadores a sentirse vistos tal como son», dijo en el comunicado. «El horror abarca los defectos de ser humano de una manera que el mundo no nos da espacio para explorar, y eso es hermoso».

Fuente: Penn State Health

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *