La terapia que cura las pesadillas

La terapia que cura las pesadillas

Las pesadillas son sueños particularmente perturbadores. Se consideran patológicos cuando ocurren con frecuencia (>1 episodio por semana) y causan fatiga diurna, alteración del estado de ánimo y ansiedad. Aunque la terapia de ensayo de imágenes (TEI) ha demostrado cierta efectividad, algunos pacientes no responden a este tratamiento. Un equipo de investigadores ha desarrollado una nueva técnica prometedora que combina esta terapia clásica con el método de reactivación de memoria dirigida (MRMD). Gracias a esta nueva terapia, las pesadillas de los pacientes disminuyeron significativamente y sus sueños positivos aumentaron. Estos resultados se pueden encontrar en la revista Current Biology.

Las pesadillas son sueños con fuertes emociones negativas que ocurren durante el sueño de movimientos oculares rápidos (MOR). Los médicos los distinguen de los simples «malos sueños». En contraste con las pesadillas, estas últimas parecen tener una función útil en la promoción de la regulación de las emociones. Los científicos también hacen una distinción entre pesadillas traumáticas, es decir, vinculadas a un estado de estrés postraumático, y pesadillas sin origen traumático.

Según la »Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño», establecida por la Academia Americana de Medicina del Sueño, las pesadillas se vuelven patológicas cuando son recurrentes y tienen un impacto durante el día causando, por ejemplo, fatiga, ansiedad, disforia o imágenes intrusivas de pesadillas. Esto se conoce como «trastorno de pesadilla» y es una razón cada vez más común para la consulta médica.

Tratamiento de pesadillas

La terapia de ensayo de imágenes (TEI) se usa con frecuencia para tratar este trastorno. Esta técnica cognitiva requiere que los pacientes imaginen resultados alternativos y positivos a sus escenarios de pesadilla todos los días durante cinco a diez minutos. «Después de dos semanas de práctica, se ha demostrado que la frecuencia de las pesadillas disminuye», dice Lampros Perogamvros, docente privado en el Departamento de Neurociencias Básicas de la Facultad de Medicina de UNIGE (Universidad de Ginebra) y miembro clínico principal del Centro de Medicina del Sueño de HUG (Hospital de la Universidad .

Sin embargo, algunos pacientes no son receptivos a este método. Para superar esta limitación e impulsar el proceso de tratamiento, el Dr. Lampros Perogamvros y sus colegas han acoplado IRT con el método de reactivación de memoria dirigida (TMR). Al enviar estímulos específicos al cerebro de la persona dormida, a menudo olores o sonidos previamente asociados con experiencias recientes, es posible reforzar la memoria de esta experiencia. En este caso, el objetivo era reactivar los recuerdos relacionados con los ejercicios de TEI.

Un acorde de piano tocado cada diez segundos

El equipo de UNIGE y HUG reunió a 36 pacientes que sufrían del tipo de pesadillas no traumáticas. Se formaron dos grupos: uno para practicar la terapia acoplada, el otro la terapia clásica con TEI solamente. «Les pedimos a los pacientes que imaginaran escenarios alternativos positivos a sus pesadillas. Sin embargo, uno de los dos grupos de pacientes hizo este ejercicio mientras se tocaba un sonido, un acorde de piano mayor, cada diez segundos. El objetivo era que este sonido se asociara con el escenario positivo imaginado. De esta manera, cuando el sonido se reproducía de nuevo, pero ahora durante el sueño, era más probable que reactivara un recuerdo positivo en los sueños», explica Sophie Schwartz, profesora titular del Departamento de Neurociencias Básicas de la Facultad de Medicina de UNIGE y el Centro Suizo de Ciencias Afectivas.

Luego, a cada participante se le dio una diadema para dormir que contenía electrodos que miden la actividad cerebral. En casa, gracias a este dispositivo que detecta las diferentes etapas del sueño, el acorde del piano se reproducía cada diez segundos cada vez que el paciente alcanzaba el sueño MOR. El ejercicio se repitió todas las noches durante dos semanas.

Impacto más eficiente y duradero

Al final del experimento, la frecuencia de las pesadillas disminuyó en ambos grupos, pero significativamente más en el grupo donde el escenario positivo se asoció con el sonido. «Además, esta asociación resultó en un aumento de los sueños positivos», dice Alice Clerget, estudiante de maestría en el Departamento de Neurociencia Básica de la Facultad de Medicina, que participó activamente en el estudio. Finalmente, los beneficios del tratamiento acoplado aún eran perceptibles tres meses después del experimento, y los pacientes en el grupo TMR aún tenían menos pesadillas que los del grupo sin TMR.

«Si bien los resultados del acoplamiento de la terapia deberán replicarse antes de que este método pueda aplicarse ampliamente, todo indica que es un nuevo tratamiento particularmente efectivo para el trastorno de pesadilla. El siguiente paso para nosotros será probar este método en pesadillas relacionadas con el estrés postraumático», concluye Lampros Perogamvros. Estos resultados también abren nuevas perspectivas para el tratamiento de otros trastornos como el insomnio y otros síntomas de estrés postraumático, como flashbacks y ansiedad.

Fuente: Universidad de Ginebra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *