Sanando el dolor de un trauma escribiendo sobre él

Sanando el dolor de un trauma escribiendo sobre él

Un trauma importante puede tener efectos devastadores en la vida de una persona. Muchos de los hombres y mujeres que han sido tratados en la práctica terapéutica han dicho que sus vidas cambiaron dramáticamente después del evento traumático. Las reacciones postraumáticas pueden incluir cambios en la forma en que una persona ve el mundo y a sí misma, así como cambios importantes en las emociones y el comportamiento.

Afortunadamente, existen tratamientos eficaces para el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Uno de los tratamientos que se han usado durante muchos años se llama tratamiento de exposición prolongada (PE), una forma de terapia cognitivo-conductual (TCC). El nombre proviene de la parte central de la educación física, que implica volver a contar la historia del trauma con su terapeuta (exposición) durante 30 minutos o más (prolongada).

No es sorprendente que a la mayoría de las personas les resulte difícil afrontar su recuerdo doloroso, especialmente al principio. Pero con los repetidos recuentos, el incidente pierde su carga emocional. Al final del tratamiento, muchas personas dicen que empiezan a aburrirse del recuerdo.

No es algo agradable en lo que pensar, pero ya no desencadena las emociones fuertes que provocaba antes del tratamiento. No se han vuelto insensibles a ello. El entumecimiento emocional que a menudo sigue a un trauma tiende a desaparecer con un tratamiento eficaz. En cambio, describen ser capaces de hacer las paces con el recuerdo y ya no sentirse controlados por él.

Limitaciones de la exposición prolongada

Sin embargo, la terapia de exposición prolongada es muy intensiva. Requiere que una persona se comprometa no sólo a asistir de 8 a 15 sesiones, sino que cada sesión puede durar 90 minutos. Estas largas sesiones de tratamiento suelen ser difíciles de adaptar para los terapeutas, ya que las sesiones típicas duran entre 45 y 50 minutos, y las sesiones más largas serían más costosas para sus clientes.

La educación física también incluye muchos «deberes» para los clientes entre sesiones, incluyendo escuchar una grabación de audio de ellos mismos contando su memoria traumática en la sesión y enfrentando cosas que han estado evitando debido al trauma (por ejemplo, estar en un automóvil para aquellos cuyo trauma fue un accidente automovilístico).

Es comprensible que muchas de las personas a las que se han tratado dudaran en volver a revisitar la historia de su trauma, dada la angustia que les causó. No es sorprendente que un porcentaje bastante alto de personas abandone la exposición prolongada. Un estudio de veteranos encontró que casi el 45 por ciento abandonó el tratamiento, lo cual fue más alto que para un programa de TCC de comparación llamado terapia de procesamiento cognitivo (33 por ciento).

Terapia de exposición escrita

Un nuevo estudio aborda estas limitaciones. La psicóloga Denise Sloan,  profesora del Centro Nacional para el PTSD en Boston, junto con varios de sus colegas, completaron un estudio a gran escala entre veteranos que comparó directamente la exposición prolongada a la terapia de exposición escrita (WET). Los investigadores asignaron aleatoriamente a 178 participantes para recibir uno de estos tratamientos y rastrearon los síntomas de los participantes durante los siguientes siete meses.

El tratamiento de exposición escrita (WET) fue significativamente más corto: aquellos en la condición WET tuvieron aproximadamente la mitad de las sesiones (6,2) que aquellos con exposición prolongada (12,5). Cada sesión de WET también fue más corta (45 a 60 minutos versus 90 para la educación física) y no incluyó ninguna tarea entre sesiones que sea parte de la educación física.

En cinco de las sesiones de WET, la persona escribió sobre su trauma durante 30 minutos. Se centraron en los sentimientos y pensamientos que tuvieron durante el trauma durante las primeras tres sesiones de escritura; los dos últimos se centraron en cómo el evento había afectado sus vidas.

Un nuevo enfoque muy prometedor

Los resultados mostraron que aquellos en la condición de terapia de exposición escrita obtuvieron tan buenos resultados como aquellos que recibieron PE. Para ambos grupos, el 40 por ciento ya no cumplía con los criterios de PTSD en el punto de evaluación de los 7 meses. Los grupos también fueron muy similares en la reducción de los síntomas: 23 por ciento para WET y 25 por ciento para PE.

Pero surgió una diferencia significativa entre los grupos de tratamiento en cuanto al abandono: la tasa del grupo PE (35,6 por ciento) fue casi el triple que la del grupo WET (12,5 por ciento). La gran mayoría de los que abandonaron la educación física (30 de 32) lo hicieron en la séptima sesión, lo que demuestra que no se puede atribuir un mayor abandono al hecho de que la educación física fue un tratamiento más prolongado en comparación con el WET.

Los autores señalan que se necesita investigación adicional, dados los numerosos estudios que demuestran que la PE y tratamientos similares son efectivos. Sin embargo, Sloan y sus colaboradores han agregado hallazgos importantes a muchos estudios que muestran que escribir sobre un trauma puede aliviar el dolor.

Fuente: Psychology Today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *