3 señales de que podría ser hora de «cortar» a un amigo

3 señales de que podría ser hora de «cortar» a un amigo

Muchas personas acuden a terapia preguntándose si vale la pena continuar con cierta amistad. Hacen preguntas como «¿Merezco algo mejor?» o “¿Estoy siendo demasiado exigente?” o “No estoy seguro de sentirme tan bien cuando paso tiempo con él/ella”.

Si te encuentras en una situación similar, debes saber que no estás solo. Es común que las personas reevalúen sus amistades. Es común que pasemos tiempo con personas incluso cuando nuestro buen juicio nos dice que no lo hagamos. También es común que las amistades se alejen y luego regresen a medida que cambian las circunstancias de nuestra vida.

Si sientes que una amistad se está agriando hasta el punto de que ya no sirve a tus prioridades de salud mental, aquí hay tres formas de verificar su lectura de la situación.

  1. ¿Cómo reaccionan cuando compartes noticias emocionantes con ellos?

La reacción de los amigos cercanos al escuchar tus buenas noticias puede revelar mucho sobre su capacidad para mantener relaciones saludables.

Algunos amigos pueden estar realmente felices por ti, mientras que otros pueden reaccionar con envidia o negatividad. Los amigos que constantemente reaccionan con negatividad o muestran poco entusiasmo cuando compartes buenas noticias probablemente no sean buenos para tu bienestar psicológico.

Es importante tener amigos que te apoyen y te animen en lugar de deprimirlo. Rodearse de personas positivas que celebran tus éxitos y ofrecen un hombro en el que apoyarse durante los momentos difíciles es crucial para el crecimiento personal y la felicidad . Un buen amigo debe estar ahí para compartir tu alegría y ayudarte a superar los desafíos de la vida.

Esto no significa que debas aislar a todos los que no respondan con positividad a cada uno de tus éxitos. Todos somos humanos, y todos tenemos días malos. Sin embargo, si notas un patrón de agresión pasiva u hostilidad indirecta, puede ser el momento de reevaluar tu relación con esta persona.

  1. ¿Preguntan por ti, o solo están absortos en sí mismos?

Las relaciones saludables requieren algo de toma y daca. Un amigo que siempre habla de sí mismo y nunca pregunta por ti puede apagar tu brillo. Las relaciones unilaterales pueden ser agotadoras y pueden generar sentimientos de abandono.

Por otro lado, los amigos que muestran un interés genuino en tu vida y preguntan por ti regularmente son valiosos. Este tipo de comunicación bidireccional es clave para generar confianza y respeto mutuo en una amistad.

Un buen amigo siempre se esforzará por comprender tu perspectiva y estará allí para escuchar tus inquietudes, a diferencia de las amistades unilaterales que pueden hacer que te sientas ignorado e infravalorado.

  1. ¿Te sientes como tu yo más auténtico a su alrededor?

Es importante rodearse de personas que te acepten y te apoyen por lo que eres. Si sientes que tienes que esconderte o cambiar aspectos de ti mismo para encajar con cierto amigo, podría ser el momento de reevaluar esa amistad.

Petra Kipfelsberger, autora principal de un estudio reciente sobre la autenticidad, nos insta a ser más auténticos haciendo cosas que fomenten los siguientes tres comportamientos:

  • Reducir la autoalienación, es decir, rechazar la experiencia subjetiva de «estar fuera de contacto con uno mismo» o «no conocerse a uno mismo».
  • Aumentar la vida auténtica, es decir, comportarse de manera que sea fiel a la esencia de uno mismo en la mayoría de las situaciones.
  • Rechazar las influencias externas, es decir, no dejarse llevar por el deseo de ajustarse a las expectativas de los demás y, en cambio, seguir los propios valores y creencias.

Los amigos que te apoyan en tu viaje de autenticidad valen su peso en oro. Los amigos que no lo hacen pueden no valer tu tiempo y energía.

Conclusión

Todas nuestras relaciones en la vida tienen valor, y no es una buena idea quemar puentes o aislar a las personas por razones triviales. Sin embargo, estar al tanto de qué amigos realmente apoyan tus objetivos de salud mental es una forma inteligente de priorizar tu tiempo y tus relaciones.

Fuente: Psychology Today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *