Los individuos más extrovertidos generalmente son percibidos como oyentes más pobres

Los individuos más extrovertidos generalmente son percibidos como oyentes más pobres

Un nuevo conjunto de seis estudios encontró que las personas perciben consistentemente que los individuos más extrovertidos son peores oyentes en comparación con los menos extrovertidos. Los estudios también sugirieron que las personas creen que los extrovertidos son mejores para ajustar su comportamiento o «actuar» para adaptarse a las situaciones sociales. La investigación fue publicada en Personality and Social Psychology Bulletin.

La extraversión es un rasgo de personalidad que predispone a los individuos a un comportamiento extrovertido, social y enérgico. Las personas con alto contenido de extraversión tienden a ser sociables, asertivas y a disfrutar interactuando con los demás. Se involucran activamente en situaciones sociales. Los individuos extrovertidos a menudo están más dispuestos a asumir riesgos y explorar nuevas experiencias en comparación con aquellos con niveles más bajos de extraversión.

Para las personas extrovertidas, participar en interacciones sociales conduce a emociones positivas. Por otro lado, estar privado de interacciones sociales puede provocar rápidamente sentimientos de aislamiento y soledad en estos individuos.

Uno de los componentes importantes de las interacciones exitosas con otras personas es poder escucharlas. Esto significa prestar atención y absorber lo que tienen que decir. Prestar atención a la persona que habla puede tener efectos positivos significativos en esa persona. La interacción con oyentes de alta calidad puede hacer que una persona se sienta más relajada y a gusto. Pero, ¿son los extrovertidos buenos oyentes?

El autor del estudio, Francis J. Flynn, y sus colegas querían probar si los extrovertidos son vistos como buenos oyentes. Razonaron que la gente podría ver a los extrovertidos como más interesados en hablar que en escuchar. Los investigadores propusieron que, a pesar de la alta sociabilidad, la extraversión podría no indicar un nivel sincero de atención. En cambio, es posible que el alto entusiasmo de los extrovertidos en la interacción social pueda ser un reflejo de su capacidad para presentar una imagen socialmente deseable en lugar de un verdadero deseo de ser social. Realizaron una serie de seis estudios.

Los estudios incluyeron un total de 2456 participantes. En el primer estudio, los estudiantes de MBA (Maestría en Administración de Empresas) que trabajaban juntos en grupos pequeños calificaron su propia extraversión y evaluaron qué tan buenos oyentes eran los miembros de su grupo. En el segundo estudio, se pidió a 718 adultos de los Estados Unidos que evaluaran la extraversión percibida y las habilidades de escucha de extraños conocidos.

Los estudios 3a y 3b presentaron a los participantes descripciones de individuos con diferentes niveles de extraversión. Luego se les pidió que imaginaran conocer a estas personas a través de una aplicación de búsqueda de amigos (estudio 3a) o que escribieran una historia sobre la persona descrita (estudio 3b) y evaluaran sus habilidades de escucha.

En el estudio 4, a los participantes se les mostraron respuestas a una evaluación de extraversión supuestamente dada por una persona llamada «Jamie», con diferentes niveles de extraversión presentados a diferentes participantes. Los participantes imaginaron tener una conversación con Jamie y calificaron sus habilidades de escucha. También evaluaron la capacidad de Jamie para modificar su autopresentación.

El estudio 5 examinó si el vínculo entre la extraversión percibida y la capacidad de escuchar está relacionado con el autocontrol, que es la capacidad de modificar el comportamiento de uno para adaptarse a los contextos sociales.

Los resultados mostraron que los individuos más extrovertidos fueron percibidos como peores oyentes por los miembros de su grupo (estudio 1). Los extraños familiares que fueron vistos como más extrovertidos también fueron percibidos como peores oyentes, aunque aquellos percibidos como cálidos y emocionalmente positivos fueron calificados como mejores oyentes (estudio 2). Esto sucedió a pesar del hecho de que la calidez y las emociones positivas son aspectos de la extraversión.

En los estudios 3a y 3b, los individuos descritos como extrovertidos fueron considerados peores oyentes que los descritos como introvertidos. El estudio 4 también encontró que los individuos más extrovertidos eran vistos como peores oyentes, y los participantes los percibían como mejores para modificar su autopresentación. El análisis estadístico del Estudio 5 sugirió que el vínculo entre la extraversión y la capacidad de escuchar podría estar relacionado con la percepción de que los extrovertidos son mejores para modificar su comportamiento.

«La extraversión está fuertemente asociada con la sociabilidad. Sin embargo, encontramos que las personas no interpretan esta sociabilidad como recíproca. Más bien, lo ven como unidireccional, creyendo que los extrovertidos están más preocupados por enviar información que por recibir información en sus interacciones sociales. En el corazón de esta creencia laica de que los extrovertidos son malos oyentes aparece otra creencia laica: los extrovertidos son buenos actores, presentan altos niveles de energía y entusiasmo que ocultan el hecho de que en realidad no están escuchando», concluyeron los autores del estudio.

El estudio hace una contribución importante a la comprensión científica de las creencias laicas sobre los extrovertidos. Sin embargo, el estudio solo examinó las creencias sobre los extrovertidos y no probó si estas creencias son válidas.

Fuente: Personality and Social Psychology Bulletin.

Articulo original: “Are You Listening to Me? The Negative Link Between Extraversion and Perceived Listening”, autores: Francis J. Flynn, Hanne Collins, y Julian Zlatev.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *