Qué NO decir al consolar a los deudos

Qué NO decir al consolar a los deudos

El duelo, el proceso de afrontar la pérdida de un ser querido, es un viaje profundamente personal y emocional. Los amigos, la familia y los proveedores de apoyo informales a menudo desempeñan un papel crucial a la hora de consolar a los deudos durante este momento difícil. Sin embargo, un estudio reciente arroja luz sobre un aspecto preocupante de este sistema de apoyo. La investigación, que incluyó entrevistas en profundidad con padres afligidos y proveedores de servicios, revela algunos comentarios bien intencionados pero insensibles que suelen hacer las personas que intentan consolar a los afligidos.

Si bien se han realizado importantes investigaciones sobre el proceso de duelo, los criterios de diagnóstico del duelo y las posibles opciones de evaluación y tratamiento, se ha prestado poca atención al papel de los legos en el apoyo a los deudos. Este estudio, publicado en OMEGA – Journal of Death and Dying, tuvo como objetivo comprender cómo los amigos, familiares y otros proveedores de apoyo informales intentan consolar a quienes están en duelo, en particular a los padres afligidos. Los investigadores estaban interesados ​​en explorar cómo ciertos comentarios y acciones afectaban el proceso de duelo y el bienestar emocional de quienes lloraban la pérdida de un hijo.

En el estudio participaron 20 padres en duelo y 11 proveedores de servicios, que fueron entrevistados individualmente durante dos horas. Se pidió a los participantes que describieran sus experiencias y sentimientos durante el proceso de duelo, específicamente relacionados con la muerte de un niño. También se les pidió que identificaran palabras clave para diferentes períodos de su proceso de duelo y que compartieran lo que fue útil y lo que no fue útil durante esos momentos. Las entrevistas fueron grabadas y transcritas palabra por palabra para garantizar la precisión.

Uno de los hallazgos centrales del estudio fue el impacto perjudicial de los comentarios insensibles hechos por personas bien intencionadas. Los participantes informaron que se sintieron heridos y frustrados por los comentarios que pretendían consolarlos pero que parecieron inútiles. Estos comentarios se dividieron en varias categorías, incluidas explicaciones religiosas de la pérdida, comparaciones con el dolor de otros, preguntas inapropiadas y consejos.

Explicaciones religiosas como “Era la voluntad de Dios” o “Dios quería otro ángel” se mencionaron como inútiles y, a veces, hirientes. El estudio sugiere que las personas deberían considerar el nivel de religiosidad de la persona en duelo antes de ofrecer explicaciones religiosas. Este hallazgo resalta la importancia de adaptar el apoyo a las creencias y preferencias del individuo.

Comparar el dolor de uno con el de otros o hacer comparaciones inapropiadas, como “Sé por lo que estás pasando porque perdí a mi madre”, también se consideró inútil. Tales comparaciones pueden minimizar el dolor único que experimentan los deudos y no brindan el consuelo deseado.

Otro hallazgo notable fue el impacto negativo de dar consejos. Los participantes expresaron frustración cuando las personas ofrecieron consejos no solicitados, como «Deberías hacer esto» o «Lo superarás». Los padres afligidos a menudo sentían que estas sugerencias eran un intento de desviar su atención de su dolor, lo que no siempre era bien recibido. Esto sugiere que ofrecer consejos puede no ser el enfoque más útil para consolar a la persona en duelo.

Por último, los comentarios insensibles a menudo implicaban la expectativa de una rápida recuperación. Comentarios como “Estarás mucho mejor una vez que pases la Navidad” o “Han pasado seis meses; ¿No estás mejor todavía? fueron percibidos como insensibles y desdeñosos ante el proceso de duelo. Este hallazgo resalta la necesidad de una mayor conciencia y sensibilidad al apoyar a alguien durante el duelo.

Es importante señalar que los participantes del estudio reconocieron que quienes hicieron comentarios insensibles no tenían la intención de ser hirientes. En cambio, intentaban ofrecer consuelo y apoyo, pero no comprendían cómo sus palabras podrían afectar a los afligidos. Esto enfatiza la importancia de la educación y la concientización sobre formas efectivas de consolar a quienes están en duelo.

Por otro lado, el estudio reveló varias ideas críticas sobre lo que ayuda a los padres en duelo durante su proceso de duelo.

Consistentemente, los participantes hablaron sobre la importancia del apoyo sin prejuicios de familiares, amigos, cónyuges y empleadores. Quienes tuvieron acceso a ese apoyo lo consideraron invaluable. Les ayudó a sentirse menos aislados y solos durante un momento profundamente desafiante. Los servicios locales de duelo y los grupos de apoyo entre pares también desempeñaron un papel crucial a la hora de validar sus sentimientos y permitirles compartir sus experiencias con otras personas que entendían su dolor.

Para algunos padres en duelo, regresar al trabajo les proporcionó estructura y rutina, lo que les resultó útil. El apoyo de los compañeros de trabajo también contribuyó a su proceso de curación. Para aquellos que no tenían un trabajo que les proporcionara una estructura, crearon rutinas o expresaron un deseo de empleo para evitar pensar demasiado en su pérdida.

Los participantes destacaron la importancia de la asistencia práctica de sus redes de apoyo, como ayuda con el cuidado de los niños, arreglos funerarios y preparación de comidas. Estos actos de bondad les recordaron que debían cuidarse a sí mismos en una época en la que a menudo carecían de la energía o la motivación para hacerlo.

Fuente: Journal of Death and Dying

Articulo original: Titulo: “Consoling the Bereaved: Exploring How Sympathy Cards Influence What People Say“. Autores: Kimberly A. Calderwood y Amy M. Alberton.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *