Una persona no puede hacer que otro cambie

Una persona no puede hacer que otro cambie

Cada uno de nosotros tiene a alguien o varias personas a las que nos gustaría cambiar. Puede que realmente nos gusten o nos gusten partes de ellas, pero hay algunos hábitos o rasgos que desearíamos que fueran de otra manera. A veces los cambios son relativamente menores. Nos encantaría que rompieran algunos hábitos molestos como guardar en el refrigerador un cartón de leche casi vacío, llegar tarde a todo o terminar nuestras frases por nosotros. En otros casos, queremos hacer cambios más profundos o fundamentales en quiénes son. Queremos cambiar lo que el filósofo y psicólogo estadounidense William James (1842-1910) identificó como su «centro habitual de energía personal». Eso nunca puede ser cambiado por otro.

James afirmó que cada persona tiene algunos intereses organizativos centrales, compromisos, principios o formas de ser que nos orientan en el mundo. Estos nos definen de muchas maneras importantes y funcionan como nuestros centros de energía personal. Estos centros pueden cambiar con el tiempo, a veces muy intencionalmente y otras veces como consecuencia de negligencia o pasividad. Es particularmente doloroso cuando vemos a las personas que nos gustan, respetamos y amamos sufrir debido a sus centros personales de energía.

Centro Habitual de Energía Personal

Considere a un atleta profesional en busca de un campeonato. Las relaciones, la educación y la participación social, por ejemplo, son secundarias a ese objetivo. Su centro habitual de energía personal es ese objetivo y todo lo que hay que hacer para alcanzarlo. Las personas o los compromisos que dificultan esa búsqueda a menudo se abandonan. Alcanzar esa meta puede hacer que ese centro arda más brillantemente. Las personas que lo alcanzan pueden establecer una meta más alta pero relacionada o pueden ver el resultado como inevitable y una prueba de que son exactamente quienes creen ser. No alcanzar ese objetivo en su propio calendario puede ser un incentivo para redoblar sus esfuerzos y compromisos. A otros puede que no les vaya tan bien. Cuando la vida de una persona ha tenido un enfoque tan singular pero el objetivo sigue sin cumplirse, puede seguir una crisis existencial. ¿Quién es una persona cuando se pierde su centro? Los atletas que están lesionados en su mejor momento se enfrentan a esta pregunta y tendrán que encontrar formas de vivir su respuesta.

Considere otro caso de personas que comienzan a luchar con sustancias y comportamientos adictivos. El alcohol, las drogas y ciertos comportamientos están en el centro de la vida de una persona en la peor agonía de la adicción. Las relaciones se han arruinado, las carreras se han destrozado, las oportunidades se han perdido y los sueños se han hecho añicos. Nadie se propone convertirse en adicto, pero con el tiempo, la necesidad o el deseo de sustancias y comportamientos sofoca otras partes de una persona. Lo que queda como centro de energía personal es una combinación de auto-recriminación, odio y dolor.

En los casos del atleta y el adicto, las tácticas habituales de suplicar, engatusar, avergonzar y manipular no son métodos efectivos para cambiar el centro habitual de energía personal de otro.

Una persona no puede hacer que otra persona cambie sin importar cuánto lo intentemos. Nuestros esfuerzos pueden tener el efecto contrario de lo que pretendemos. La motivación debe ser propia de la persona.

Dos características necesarias para hacer cambios

¿Cuáles son las formas efectivas de cambiar ese centro y crear uno nuevo? William James es útil en este sentido, aunque siempre tiene claro que la fuerza convincente debe ser la voluntad de actuar de manera diferente.

Para comenzar a cultivar esa voluntad de cambio, James dice que las personas necesitan tener dos cosas en sus mentes. El primero es un sentido claro de cómo las formas actuales de vida son incompletas, dañinas o no lo suficientemente buenas e incluso incorrectas para ellas. Los atletas que ya no pueden competir pueden sentirse perdidos en el mundo. El tipo habitual de cosas que orientan y fundamentan a las personas (familia, amigos, trabajo significativo y compromiso social) pueden faltar. Tal vez las personas que los rodearon durante los buenos tiempos se hayan ido de repente en el viento. La mayoría de las personas que luchan contra la adicción se convierten en expertos en enumerar todas las formas en que han arruinado sus vidas, perdido relaciones y bienes importantes y, quizás lo más importante, se han perdido a sí mismos o a los planes para sus vidas. Este reconocimiento de sus pérdidas es una condición necesaria pero no suficiente para el cambio.

La segunda cosa que James dice que las personas deben tener en mente para hacer un cambio genuino es un ideal positivo que anhelan brújula o establecer como sus puntos de orientación en el mundo. Estos ideales o visiones de una buena vida pueden parecer completamente inaccesibles o incluso imposibles para las personas que se han quedado atrapadas en ese bucle de maldad e incompletitud. Los atletas que han sido secuestrados en gran medida de todo menos de su deporte están en desventaja, comenzando casi desde cero. Carecen de habilidades fundamentales que muchos otros dan por sentado. Es posible que necesiten mirar a otras personas que han hecho la transición con éxito. Es posible que necesiten usar esas historias como un iniciador o catalizador para comenzar a elaborar su propio ideal positivo.

Aquellos que luchan contra la adicción y buscan ayuda voluntariamente de alguna forma pueden tener visiones positivas de principios de sus propias vidas. Pueden aceptar lo incompleto de sus vidas actuales, pero tomar motivación de ella para dar forma a cómo actuarán de manera diferente en el futuro. Ven lo que pueden recuperar cuando están dispuestos a actuar de diferentes maneras. Otros que no tienen ideales de sus propias historias pueden necesitar mirar a otros que han hecho el tipo de cambios que desean hacer. Al principio de la recuperación, muchos de nosotros hicimos autostop en las historias de otros. Podríamos comenzar a vernos a nosotros mismos en esas historias, lo que puede ser una fuente de voluntad para actuar de manera diferente.

Si bien ninguno de nosotros puede cambiar el centro habitual de energía personal de otro, podemos afectar las condiciones que obstaculizarán o facilitarán el cambio. Lo hacemos más difícil cuando actuamos de manera que mantenemos a una persona encerrada en el bucle de la maldad y la incompletitud. Facilitamos el cambio positivo cuando ayudamos a una persona a identificar los ideales que anhela alcanzar, permaneciendo siempre consciente de que nuestras vidas pueden servir temporalmente como ese ideal.

Fuente: Psychology Today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.