La paranoia y las teorías de la conspiración aumentaron con la pandemia

La pandemia de COVID-19 trastocó la vida en el mundo de muchas maneras. Ahora, un nuevo estudio confirma otro efecto: la paranoia y la creencia en teorías de conspiración, especialmente en áreas con baja adherencia a los mandatos del uso de máscaras o cubrebocas.

«Nuestra psicología se ve impactada masivamente por el estado del mundo que nos rodea», dijo el autor del estudio Phil Corlett, profesor asociado de psicología en la Universidad de Yale, en New Haven, Conn.

Cuando comenzó la pandemia, Corlett y sus colegas ya estaban estudiando el papel que juega la incertidumbre en el desarrollo de la paranoia (delirios de ser perseguido o sentirse extremadamente temerosos). Los investigadores estaban utilizando un simple juego de cartas en el que las reglas podrían cambiar repentinamente, lo que provocó un aumento de la paranoia y el comportamiento errático entre los participantes.

«Continuamos recopilando datos a través del confinamiento y la reapertura», dijo Corlett en un comunicado de prensa de la universidad. «Fue una de esas incidencias raras y fortuitas en las que pudimos estudiar lo que sucede cuando el mundo cambia rápida e impredeciblemente».

Utilizando encuestas en línea y los mismos juegos de cartas, los investigadores detectaron mayores niveles de paranoia y comportamiento errático entre la población general en Estados Unidos durante la pandemia.

Las tasas fueron más altas en los estados donde se exigían máscaras o cubrebocas que en aquellos con restricciones más laxas. Pero eran más altos en áreas donde la adhesión a las reglas era la más baja y donde algunas personas sentían más fuertemente que las reglas debían seguirse.

«Esencialmente, la gente se volvió paranoica cuando había una regla y la gente no la seguía», dijo Corlett.

El estudio también encontró que las personas con niveles más altos de paranoia eran más propensas a respaldar conspiraciones sobre el uso de máscaras y vacunas, así como la teoría de conspiración de QAnon de que el gobierno está protegiendo a los políticos y artistas de Hollywood que operan redes de pedófilos en todo el país.

Corlett señaló que las teorías de conspiración han florecido en el pasado durante tiempos difíciles. Una postulación notable sostenía que los ataques terroristas del 9/11 fueron orquestados por el gobierno de los Estados Unidos. «En tiempos de trauma y grandes cambios, lamentablemente, tenemos una tendencia a culpar a otro grupo», dijo.

El estudio fue publicado el 27 de julio en la revista Nature Behavior.

Fuente: Universidad de Yale

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *