Por qué las personas no ven el mundo de la misma manera que los demás

Por qué las personas no ven el mundo de la misma manera que los demás

¿Por qué estamos tan seguros de que la forma en que vemos a las personas, las situaciones y la política es precisa, y la forma en que otras personas las ven es tontamente incorrecta?

La respuesta, según una nueva investigación del profesor de psicología de la Universidad de California – Los Ángeles (UCLA) Matthew Lieberman, se encuentra en una región del cerebro que él llama la «corteza gestalt», que ayuda a las personas a dar sentido a la información que es ambigua o incompleta, y descartar interpretaciones alternativas.

La investigación, basada en un análisis de más de 400 estudios previos, se publica en la revista Psychological Review.

Las personas a menudo confunden su propia comprensión de las personas y los eventos como una verdad objetiva, en lugar de simplemente como su propia interpretación. Ese fenómeno, llamado «realismo ingenuo», lleva a las personas a creer que deberían tener la última palabra sobre el mundo que los rodea.

«Tendemos a tener una confianza irracional en nuestras propias experiencias del mundo, y a ver a los demás como desinformados, perezosos, irrazonables o sesgados cuando no ven el mundo de la manera en que lo hacemos nosotros», dijo Lieberman. «La evidencia de los datos neuronales es clara de que la corteza gestalt es fundamental para la forma en que construimos nuestra versión de la realidad».

El realismo ingenuo puede ser la fuente más subestimada de conflicto y desconfianza entre individuos y grupos, comento Lieberman.

«Cuando otros ven el mundo de manera diferente a nosotros, puede servir como una amenaza existencial para nuestro propio contacto con la realidad y, a menudo, conduce a la ira y la sospecha sobre los demás», dijo Lieberman. «Si sabemos cómo una persona está viendo el mundo, sus reacciones posteriores son mucho más predecibles».

Si bien la cuestión de cómo las personas dan sentido al mundo ha sido un tema perdurable en la psicología social, los mecanismos cerebrales subyacentes nunca se han explicado completamente, dijo Lieberman.

Los actos mentales que son coherentes, sin esfuerzo y basados en nuestras experiencias tienden a ocurrir en la corteza gestalt. Por ejemplo, una persona puede ver a otra persona sonriendo y sin pensarlo aparentemente, percibir que la otra persona es feliz. Debido a que esas inferencias son inmediatas y sin esfuerzo, generalmente se sienten más como «ver la realidad», a pesar de que la felicidad es un estado psicológico interno, que como «pensar», agrego Lieberman.

«Creemos que simplemente hemos sido testigos de las cosas tal como son, lo que hace que sea más difícil apreciar, o incluso considerar, otras perspectivas», dijo Lieberman. «La mente acentúa su mejor respuesta y descarta las soluciones rivales. La mente puede procesar inicialmente el mundo como una democracia donde cada interpretación alternativa obtiene un voto, pero rápidamente termina como un régimen autoritario donde una interpretación gobierna con puño de hierro y la disidencia es aplastada. Al seleccionar una interpretación, la corteza gestalt literalmente inhibe otras».

Investigaciones anteriores de Lieberman han demostrado que cuando las personas no están de acuerdo cara a cara, por ejemplo, en un tema político, la actividad en sus cortezas gestalt es menos similar que para las personas que están de acuerdo entre sí. (Esa conclusión fue respaldada por un estudio de 2018 en la revista Nature Communications. La psicóloga de la UCLA Carolyn Parkinson y otros encontraron que patrones neuronales similares en la corteza gestalt eran fuertes predictores de quién era amigo de quién).

Gestalt fue una escuela alemana de psicología perceptiva cuyo lema era: «El todo es mayor que la suma de las partes». El enfoque se centró en cómo la mente humana integra elementos del mundo en agrupaciones significativas.

La corteza gestalt se encuentra detrás de la oreja, y está situada entre las partes del cerebro responsables de procesar la visión, el sonido y el tacto; esas partes están conectadas por una estructura llamada unión temporoparietal, que es parte de la corteza gestalt. En el nuevo estudio, Lieberman propone que la unión temporoparietal es fundamental para la experiencia consciente y que ayuda a organizar e integrar las características psicológicas de las situaciones que las personas ven para que puedan darles sentido sin esfuerzo.

La corteza gestalt no es la única área del cerebro que permite a las personas procesar e interpretar rápidamente lo que ven, dijo, pero es especialmente importante.

En un estudio separado, publicado en abril en la revista Nature Communications, Lieberman y sus colegas abordaron cómo, dados nuestros complejos mundos sociales, podemos socializar con relativa facilidad.

Utilizando las primeras grabaciones neuroquirúrgicas a gran escala del «cerebro social», Lieberman, el estudiante graduado de psicología de UCLA Kevin Tan y sus colegas de la Universidad de Stanford demostraron que los humanos tienen una vía neuronal especializada para el pensamiento social.

Lieberman, autor del exitoso libro «Social: Why Our Brains Are Wired to Connect», dijo que los humanos son sociales por naturaleza y tienen una capacidad excepcional para evaluar los estados mentales de los demás. Esa capacidad requiere que el cerebro procese una gran cantidad de inferencias de una amplia gama de señales idiosincrásicas. Entonces, ¿por qué ese proceso a menudo se siente tan fácil en comparación con tareas simples como la aritmética básica?

Las respuestas claras han sido esquivas para aquellos que estudian neurociencia social. Un culpable podría ser la dependencia de los científicos de las imágenes de resonancia magnética funcional, que es efectiva para escanear dónde ocurre la actividad cerebral, pero menos efectiva para capturar el momento de esa actividad.

Los investigadores emplearon una técnica llamada electrocorticografía para registrar la actividad cerebral a escalas de milisegundos y milímetros utilizando miles de electrodos neuroquirúrgicos. Descubrieron que una vía neurocognitiva que se extiende desde la parte posterior hasta la parte frontal del cerebro es especialmente activa en áreas más cercanas al frente cuando las personas piensan en los estados mentales de los demás.

Sus hallazgos sugieren que la unión temporoparietal puede crear una comprensión rápida y sin esfuerzo de los estados mentales de otras personas, y que otra región, la corteza prefrontal dorsomedial, puede estar más involucrada en pensar las cosas de manera más lenta y cuidadosa.

Fuente: University of California – Los Angeles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.