Existe un «círculo vicioso» entre sentirse menos conectado socialmente y un mayor uso de teléfonos inteligentes

Existe un «círculo vicioso» entre sentirse menos conectado socialmente y un mayor uso de teléfonos inteligentes

El uso de teléfonos inteligentes durante períodos prolongados podría afectar negativamente el bienestar mental y la conexión social, según un estudio reciente de investigadores de la Universidad de Columbia Británica y un laboratorio de medios en Alemania. A diferencia de investigaciones anteriores que se basaron en datos autoinformados, este estudio del Journal of Social and Personal Relationships empleó el seguimiento directo del tiempo de pantalla, revelando un «círculo vicioso» en el que sentirse menos conectado socialmente conduce a un mayor uso de teléfonos inteligentes.

El papel que desempeñan los teléfonos inteligentes en nuestro bienestar mental ha sido objeto de un acalorado debate entre los investigadores. Estudios anteriores han producido resultados mixtos, y algunos sugieren un impacto negativo, especialmente entre los adolescentes, mientras que otros afirman que el impacto es mínimo. Una limitación significativa ha sido la dependencia del uso de teléfonos inteligentes autoinformado, que a menudo es inexacto. Este estudio busca llenar el vacío mediante el seguimiento del tiempo de pantalla real y la medición de sus efectos sobre el bienestar y la conexión social.

El estudio tiene como objetivo resolver las inconsistencias en la investigación existente midiendo directamente el uso de teléfonos inteligentes y sus efectos a lo largo del tiempo. Durante seis días, los participantes fueron registrados varias veces al día para medir su bienestar y sentido de conexión social, buscando proporcionar información más matizada y confiable.

La investigación involucró a 325 usuarios de Android, de 14 a 80 años y 58% mujeres, principalmente de la Universidad de Columbia Británica y sus alrededores. Los participantes instalaron una aplicación de seguimiento de pantalla llamada «BeTrack» y respondieron cuestionarios tres veces al día durante seis días. Se utilizaron técnicas estadísticas avanzadas, conocidas como modelos multinivel, para analizar los datos y probar dos hipótesis relacionadas con cómo el uso de teléfonos inteligentes interfiere o desplaza las interacciones sociales fuera de línea.

Los resultados encontraron que el aumento del uso de teléfonos inteligentes en una hora se relacionó con un menor bienestar inmediatamente después, aunque la interacción social fuera de línea mitigó parte de este impacto negativo. Un mayor uso de teléfonos inteligentes llevó a sentirse menos conectados socialmente, particularmente para aquellos que tenían niveles promedio o más altos de interacciones sociales fuera de línea. En otras palabras, surgió una relación bidireccional: sentirse menos conectado condujo a un mayor uso de teléfonos inteligentes, lo que a su vez llevó a sentirse aún menos conectado.

«Dentro de los individuos, encontramos que en momentos en que un individuo usaba más su teléfono en la hora anterior a una encuesta, informaron niveles más bajos de bienestar momentáneo. No encontramos evidencia de la vía inversa: un menor bienestar momentáneo no precedió a un mayor tiempo de pantalla del teléfono inteligente, lo que sugiere que el uso de teléfonos inteligentes puede conducir a una disminución del bienestar, pero no al revés», escribieron los investigadores.

«Además del bienestar, también estábamos interesados en examinar el impacto del uso de teléfonos inteligentes en los sentimientos de conexión social. La dinámica a lo largo del tiempo sugirió que dentro del mismo individuo, los aumentos en la duración del uso del teléfono predijeron disminuciones en la conectividad social, y estas disminuciones en la conectividad social a su vez predijeron aumentos en el uso de teléfonos inteligentes. Este vínculo bidireccional sugiere una relación compleja entre la conexión social y el uso de teléfonos inteligentes y puede apuntar al riesgo de un círculo vicioso».

Si bien el estudio es único en la búsqueda de tiempo de pantalla de teléfonos inteligentes y relaciones de bienestar, es importante tener en cuenta que no pudo establecer definitivamente la causalidad y se limitó a los usuarios de Android. Además, el estudio no distinguió entre los diferentes tipos de uso de teléfonos inteligentes, entre otras limitaciones demográficas: eso, y la aplicación solo registró el tiempo real de pantalla cuando la pantalla estaba encendida, pero no las veces que el teléfono se usó con la pantalla apagada (como reproducir música, escuchar podcasts, etc.).

Fuente: Journal of Social and Personal Relationships

Articulo original: Titulo: “Directly-measured smartphone screen time predicts well-being and feelings of social connectedness“. Autores: Marlise Hofer, and Frances Chen from Everyday Media Lab en Alemania  y la Universidad de Victoria en la Columbia Britanica, Canada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *