Las 12 emociones que pueden convertir las pruebas de la vida en logros

Las 12 emociones que pueden convertir las pruebas de la vida en logros

¿Cómo te sientes cuando te ponen en un aprieto y se espera que te vaya bien en una situación estresante? Tal vez te han asignado una tarea importante en el trabajo, una que es completamente nueva para ti. La persona que generalmente asume este rol está enferma y tu tienes la responsabilidad de idear un plan y un resultado. La situación te lleva a pensar en momentos en los que enfrentaste lo que parecía un obstáculo insuperable, como tomar un examen crítico que determinaría tus oportunidades futuras. ¿Gritas por dentro con ansiedad y autocrítica, o te sientes lleno de energía para enfrentar el desafío?

Es un principio fundamental en la psicología de las emociones que no hay nada inherente en una situación que pueda causar ansiedad o excitación. El estrés, según este punto de vista, está en la mente del espectador. Si deseas poder enfrentar un desafío, solo necesitas cambiar tu percepción de tu capacidad para enfrentarlo. Así como puedes redefinir ese examen importante como una oportunidad para brillar, también puedes ver esa tarea laboral como una forma de pavonearse. ¿Quién sabe? Podrías conducir a una promoción.

Un nuevo ángulo sobre las emociones de logro

Según un nuevo estudio realizado por un equipo internacional encabezado por Reinhard Pekrun de la Universidad de Essex (2023), las emociones asociadas con el logro no han recibido la atención que merecen: “Faltan estudios que integren más de dos o tres emociones individuales”. Estas emociones incluyen, por ejemplo, la ansiedad (como la ansiedad ante los exámenes), el disfrute, el aburrimiento y la ira. Existe, observa el equipo dirigido por la U. Essex, un “espacio conceptual de emociones relacionadas con el logro” mucho más grande (p. 146).

Los pensamientos que pueden infundir este espacio conceptual pueden incluir percepciones de la competencia de un individuo, el valor otorgado a la actividad y si el resultado fue un éxito o un fracaso. Imagina los tipos de pensamientos que podrías tener cuando tienes la presión de actuar. Tu respuesta emocional dependerá de si crees que tienes la capacidad, si parece que vale la pena y si el resultado parece ser positivo o negativo.

Una visión ampliada del espacio conceptual de las emociones

Pekrun y sus colegas desarrollaron una “taxonomía” (o clasificación) de emociones de logro basadas en sus posiciones a lo largo de las dimensiones de valencia (positiva o negativa), excitación (alta o baja) y “enfoque de objeto”, definido como “cualquier cosa real o negativa”. evento imaginado, situación u objeto físico al que se puede referir una emoción” (p. 148). Al juntar las tres dimensiones, se obtiene un total de 12 emociones separadas, organizadas de la siguiente manera:

Foco de objeto: Actividad

  • Positivo/activador: disfrute o emoción
  • Positivo/desactivante: Relajación
  • Negativo/activador: Ira o frustración
  • Negativo/desactivante: Aburrimiento

Enfoque de objeto: Resultado futuro

  • Positivo/activante: esperanza o alegría anticipatoria
  • Positivo/desactivante: Garantía
  • Negativo/activador: Ansiedad
  • Negativo/desactivante: Desesperanza

Enfoque de objeto: Resultado pasado

  • Positivo/activador: Orgullo, alegría retrospectiva o gratitud .
  • Positivo/desactivante: alivio o satisfacción
  • Negativo/activador: Vergüenza o culpa
  • Negativo/desactivante: Decepción o tristeza

¿Funciona la taxonomía de emociones de logro?

Volviendo ahora a la prueba de si este complejo sistema de categorización corresponde a los sentimientos que las personas tienen cuando se enfrentan a pruebas de su competencia, los autores recurrieron a una variedad de muestras de individuos que se enfrentan a diversas situaciones orientadas al logro para ver si las descripciones que ofrecen las personas de sus emociones se alinearon estadísticamente a lo largo de las tres dimensiones. Las muestras incluyeron estudiantes que claramente enfrentan situaciones de logro de manera casi continua, pero también trabajadores que registraron sus emociones en forma de informes diarios.

Los participantes del estudio calificaron sus sentimientos con respecto a las situaciones de logro que ocurren en el futuro, presente y pasado. En su mayor parte, estos se explican por sí mismos, como «Tengo la esperanza de desempeñarme bien en mi trabajo» para la esperanza. Para mayor seguridad, un ítem de muestra es “Me siento relajado porque sé que tendré éxito”.

En los cuatro estudios de la investigación, las 12 escalas de emociones se desempeñaron como se esperaba, lo que respalda su validez como cualidades independientes de las experiencias relacionadas con el logro. Los autores también demostraron vínculos en direcciones predichas con rasgos de personalidad como «antecedentes» o predictores estables de reacciones emocionales al logro. Las personas con alto nivel de neuroticismo tenían más probabilidades de experimentar ansiedad, vergüenza y desesperanza, emociones que es más probable que ocurran en situaciones de logro para las personas que carecen de confianza en sí mismas.

Los autores también probaron si las emociones de logro diferían según el valor atribuido a una actividad y, nuevamente, los hallazgos respaldaron las predicciones. Cuanto más valoraban los participantes una actividad, más fuertes eran sus emociones, tanto negativas como positivas. Las personas que no valoraban una actividad sentían mayores niveles de aburrimiento, un hallazgo que tiene mucho sentido.

¿Importan las emociones de logro?

A nivel práctico, las emociones de logro también se relacionaron con resultados importantes en varios de los estudios en contextos académicos y laborales. Las personas que sintieron mayores niveles de disfrute, esperanza y seguridad se desempeñaron mejor en situaciones de logro. Aparte del desempeño real, las emociones negativas de logro también predijeron efectos en la salud que, según sugieren los autores, podrían acumularse a lo largo de la vida porque, en sus palabras, “las situaciones de logro son los contextos más importantes que las personas encuentran a diario” (p. 173).

Cuando piensas en ese trabajo que te fue asignado sin mucha preparación, sin duda puedes imaginar cómo una saga continua de altas expectativas laborales que sintió que estaban más allá de su capacidad podría tener un impacto a largo plazo en su bienestar mental y físico.

Desde un punto de vista teórico, los hallazgos representan una valiosa adición a la literatura al tener en cuenta el «enfoque de objeto» o el contexto específico en el que se experimenta una emoción. Cuando piensas en tus propias pruebas de rendimiento, ya sea en tu vida personal o profesional, puede ser útil identificar qué situación está asociada con qué reacción emocional. Desde un punto de vista terapéutico, también puede comenzar a aprender cómo deconstruir una emoción negativa automática como la desesperanza mediante la introducción de elementos más positivos como la seguridad. Qué maravilloso sería tomar lo que parecía uno de esos obstáculos insuperables y convertirlo en uno que esperas con ecuanimidad, si no con alegría anticipada.

En resumen, este importante estudio internacional sobre las emociones de logro muestra que no hay nada inherente en una situación que deba definir tu potencial para afectar cómo te desempeñas, cómo te sientes e incluso cómo afecta tu salud. Al desempacar tus emociones, puedes encontrar la posibilidad de encontrar satisfacción en las muchas pruebas de la vida, incluso en las que son difíciles.

Referencia:

Pekrun, R., Marsh, H. W., Elliot, A. J., Stockinger, K., Perry, R. P., Vogl, E., Goetz, T., van Tilburg, W. A. P., Lüdtke, O., & Vispoel, W. P. (2023). A three-dimensional taxonomy of achievement emotions. Journal of Personality and Social Psychology, 124(1), 145–178. https://doi.org/10.1037/pspp0000448.supp (Supplemental)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *