Las personas en buen estado físico son menos propensas a usar ansiolíticos y antidepresivos

Las personas en buen estado físico son menos propensas a usar ansiolíticos y antidepresivos

Un análisis de los datos del Norwegian Trøndelag Health Study, combinado con información sobre medicamentos recetados y comprados, reveló que las personas con niveles más altos de aptitud cardiorrespiratoria tenían una probabilidad ligeramente menor de usar ansiolíticos y antidepresivos en comparación con aquellos con menor aptitud cardiorrespiratoria. Esta tendencia fue particularmente notable entre los hombres y los adultos jóvenes. El estudio fue publicado en el Journal of Affective Disorders.

La ansiedad y la depresión son dos de los trastornos psiquiátricos más frecuentes en la población general. El trastorno de ansiedad es una condición de salud mental caracterizada por sentimientos excesivos y persistentes de ansiedad, miedo o preocupación que interfieren significativamente con la vida y el funcionamiento diarios. La depresión es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por sentimientos persistentes de tristeza, desesperanza y falta de interés o placer en las actividades habituales.

Aunque el tratamiento principal para estos trastornos incluye medicamentos y psicoterapia, los estudios han demostrado que la actividad física también puede ser un tratamiento eficaz para los síntomas depresivos. Los vínculos entre la actividad física y los síntomas de ansiedad son menos claros, pero una descripción general reciente de los estudios existentes informó un pequeño efecto beneficioso de la actividad física sobre los síntomas de ansiedad. Sin embargo, los estudios a gran escala de este vínculo son pocos.

El autor del estudio, Audun Havnen, y sus colegas querían explorar la relación entre la aptitud cardiorrespiratoria en un momento determinado y el uso de ansiolíticos y antidepresivos (medicamentos utilizados para tratar los trastornos de ansiedad y la depresión) durante un período de 10 años después de ese momento. La aptitud cardiorrespiratoria refleja qué tan bien los sistemas circulatorio, muscular y respiratorio proporcionan oxígeno durante el ejercicio prolongado. Una buena condición física cardiorrespiratoria es necesaria para niveles más altos de actividad física, pero la actividad física también puede mejorar la condición física cardiorrespiratoria a largo plazo.

Estudios anteriores han informado que las personas con una mejor aptitud cardiorrespiratoria tienen un riesgo reducido de depresión y también un grado algo menor de síntomas de ansiedad. Sin embargo, estos estudios se realizaron en muestras relativamente pequeñas. Havnen y sus colegas intentaron probar este vínculo a largo plazo y en una muestra de la población general.

Analizaron datos del Estudio de Salud de Trøndelag (HUNT). Todos los habitantes del condado de Nord-Trøndelag en Noruega mayores de 20 años fueron invitados a participar en las 4 oleadas de este estudio que se realizaron entre 1984 y 2019. Este documento analizó los datos de la tercera oleada (HUNT3), donde participaron 50 810 personas. (54,1% de la población del cantón) y 32.603 de ellos proporcionaron toda la información necesaria.

Cada ciudadano de Noruega tiene un número de identificación personal único. Los investigadores usaron estos números para obtener datos sobre sus compras de medicamentos ansiolíticos y antidepresivos recetados de la base de datos Norwegian Prescription. Esta base de datos contiene datos sobre todos los medicamentos recetados a humanos y animales en Noruega.

Los investigadores incluyeron los datos sobre la primera compra de ansiolíticos o antidepresivos entre los 3 meses posteriores a la participación en la tercera ola de HUNT (2006-2008) y el 1 de enero de 2018, aproximadamente un período de 10 años en sus análisis. La aptitud cardiorrespiratoria se estimó mediante un modelo estadístico basado en el sexo, la edad, la circunferencia de la cintura, la frecuencia cardíaca en reposo y la actividad física autoinformada.

Los resultados indicaron que los participantes con mejor estado cardiorrespiratorio tenían menos probabilidades de comprar medicamentos ansiolíticos o antidepresivos. Cuanto mayor sea su nivel de condición física, menor será la probabilidad de comprar estos medicamentos. Cuando se ajustó por edad, los participantes con una buena condición cardiorrespiratoria tenían aproximadamente un 16 % menos de probabilidades de comprar estos medicamentos en comparación con aquellos con una condición física baja. Después de tener en cuenta factores adicionales como la edad, el sexo, la educación, el estado civil, etc., la diferencia se redujo a alrededor del 8 %.

Al observar a hombres y mujeres por separado, y después de ajustar por edad, las mujeres con buena condición cardiorrespiratoria tenían alrededor de un 13 % menos de probabilidad de comprar estos medicamentos en comparación con las mujeres con baja condición física. Para los hombres, este porcentaje fue del 21%, reduciéndose al 13% al considerar más factores. Asimismo, la diferencia en la probabilidad de compra de medicamentos basada en la aptitud cardiorrespiratoria fue más significativa en los adultos jóvenes (diferencia del 26 %) pero no significativa en los adultos mayores.

“Descubrimos que los niveles más altos de aptitud cardiorrespiratoria se asociaron con un menor riesgo de comprar medicamentos ansiolíticos o antidepresivos. Los terciles de aptitud cardiorrespiratoria intermedia y alta [grupos formados al dividir a los participantes en tres grupos de igual tamaño en función de su nivel de aptitud cardiorrespiratoria] se asociaron con un riesgo reducido de compra de ansiolíticos o antidepresivos tanto en mujeres como en hombres, aunque se observaron asociaciones más fuertes en hombres, adultos más jóvenes de 20 a 29 años y adultos de 30 a 64 años. Esta asociación no se encontró para los adultos mayores (de 65 años o más)”, concluyeron los autores del estudio.

El estudio hace una importante contribución a la comprensión científica de los vínculos entre el ejercicio físico y la salud mental. Sin embargo, cabe señalar que uno de los factores que los investigadores ajustaron en sus análisis fueron los síntomas de depresión y ansiedad, que son, por lo general, la razón principal por la que a las personas se les prescriben ansiolíticos o antidepresivos. Es probable que esto haya reducido la fuerza de los vínculos observados en sus modelos estadísticos ajustados. Además, todos los participantes procedían de un solo condado de Noruega. Los estudios sobre diferentes culturas y en diferentes geografías pueden no arrojar los mismos resultados.

Fuente: Journal of Affective Disorders

Articulo original: “Cardiorespiratory fitness and incident use of anxiolytics and antidepressants in adults. A linkage study between HUNT and the Norwegian Prescription Database”, autores: Audun Havnen, Ekaterina Zotcheva, Ottar Bjerkeset, Xuemei Sui, Linda Ernstsen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *