Existe evidencia concreta de una mejora psicológica al interactuar con tu perro

Existe evidencia concreta de una mejora psicológica al interactuar con tu perro

Un estudio publicado recientemente proporciona evidencia de que pasar tiempo con un perro puede tener un impacto positivo en los estados emocionales de un individuo, particularmente en términos de mejorar los sentimientos positivos y reducir los niveles de ansiedad. Los hallazgos han sido publicados en la revista científica Emotion.

Muchas personas creen que pasar tiempo con sus perros puede mejorar su estado de ánimo y reducir el estrés, que a menudo se conoce como la «prescripción de mascotas». Los medios de comunicación, los investigadores e incluso los profesionales de la salud comúnmente sugieren tener mascotas como un medio para mejorar la salud mental.

A pesar de la creencia generalizada en los beneficios emocionales de los perros de compañía, los investigadores notaron una falta de evidencia empírica sólida para respaldar estas afirmaciones. Los estudios existentes sobre la propiedad de mascotas tenían debilidades metodológicas, resultados inconsistentes y, a menudo, carecían de experimentos controlados.

«Los psicólogos siempre están tratando de averiguar cómo las personas pueden optimizar su bienestar, y los perros son un tema importante simplemente porque muchos estadounidenses los poseen», dijo la autora del estudio Hannah Raila, profesora asistente de enseñanza en UC Santa Cruz. «Algunos de mis colegas, especialmente Molly Crossman Ruiz, han estado investigando los beneficios emocionales de la interacción humano-animal durante años. Sabíamos que si demostrábamos que interactuar con su perro aumentaba su estado de ánimo más que otras actividades, entonces tales interacciones podrían tener el potencial de aliviar la angustia a gran escala, y eso es exactamente lo que encontramos».

Los investigadores realizaron un estudio con 73 dueños de perros adultos, principalmente del noreste de los Estados Unidos, para investigar los efectos de interactuar con perros en las emociones humanas y los niveles de estrés. Los participantes eran en su mayoría mujeres (86,3%) y tenían edades comprendidas entre 25 y 77 años, con una edad media de 50,59 años. Entre los participantes, 67 (91,8%) informaron ser el cuidador principal de sus perros, mientras que algunos compartieron las responsabilidades de cuidado por igual con sus parejas.

En términos de los participantes caninos, los perros debían tener al menos 16 semanas de edad y cumplir con requisitos de salud específicos, incluida la prueba de vacunas y muestras de heces negativas. El equipo de investigación se aseguró de que los perros estuvieran cómodos y los monitoreó de cerca para detectar signos de estrés o incomodidad durante el estudio. Los investigadores tomaron precauciones especiales para garantizar la seguridad y el bienestar tanto de los humanos como de los perros.

Los investigadores intentaron aislar los efectos específicos de interactuar con un perro mascota y diferenciarlo de otras formas de interacción humano-animal, como las terapias asistidas por animales. Querían evaluar si la interacción con el perro por sí sola podría proporcionar alivio emocional.

El procedimiento implicó varios pasos. Los participantes se sometieron a mediciones y recopilación de información de antecedentes antes de completar una tarea que induce estrés llamada Tarea de adición en serie auditiva con ritmo. Esta tarea implica que los participantes escuchen una serie rápida de números de un solo dígito y sumen mentalmente cada nuevo número al inmediatamente anterior, con el objetivo de proporcionar verbalmente la suma correcta. Esta tarea se caracteriza por su rápida presentación de estímulos, desafiando la atención de los participantes, la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento.

Luego, los participantes fueron asignados a una de tres condiciones: experimental (interactuar con sus perros), control de expectativas (una actividad de coloración que reduce el estrés) o control de espera. La asignación fue aleatoria para asegurar la equivalencia entre condiciones.

Los investigadores encontraron que los participantes que interactuaron con sus perros después de someterse a una tarea estresante experimentaron mejoras significativas en su bienestar emocional. Específicamente, estos participantes mostraron mayores aumentos en el afecto positivo (es decir, una mejora en su estado de ánimo) y reducciones en la ansiedad en comparación con los dos grupos de control.

«Cuando te sientes angustiado, pasar tiempo con tu perro podría consolarte más que otras actividades», dijo Raila. «¡Así que ten en cuenta a tu cachorro cuando te sientas deprimido y estés buscando un impulso para el estado de ánimo! Nuestros hallazgos muestran que esto no es solo una correlación, sino que su perro en realidad hace que se sienta mejor en esos momentos».

Los investigadores también exploraron si las experiencias previas de los participantes con perros, las actitudes hacia los perros y las características de sus propios perros influyeron en los beneficios observados de la interacción con perros. Sorprendentemente, encontraron que estos factores no afectaron significativamente el grado de mejora experimentado por los participantes. Además, los comportamientos específicos durante la interacción con el perro, como el contacto físico, no se asociaron individualmente con los resultados del estado de ánimo.

«Me sorprendió que las experiencias autoinformadas con animales, las actitudes hacia los animales y la vinculación con el perro no predijeran diferencialmente el impacto de la interacción en el estado de ánimo del dueño», explicó Raili. «Esperaría que esas variables pudieran predecir para quién sería más útil la interacción, pero ese no fue el caso en nuestro estudio».

Sin embargo, el tiempo total dedicado a interactuar activamente con el perro predijo una mayor disminución en el afecto negativo y la ansiedad, destacando la importancia potencial de la interacción general y el compromiso para influir en el bienestar emocional.

«Una pregunta importante es precisamente cómo funciona el aumento del estado de ánimo (es decir, qué es lo que importa de la interacción) y para qué tipo de personas es especialmente adecuado», agregó Raili.

Fuente: The scientific journal Emotion

Articulo original: Titulo: “The Influence of Interactions With Pet Dogs on Psychological Distress“. Autores: Angela Matijczak, Morgan S. Yates, Molly C. Ruiz, Laurie R. Santos, Alan E. Kazdin y Hannah Raila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *