La mala calidad del sueño está relacionada con el mal humor y las malas palabras

La mala calidad del sueño está relacionada con el mal humor y las malas palabras

En una nueva exploración de las intrincadas formas en que nuestros estados físicos afectan nuestro uso de las palabras, los investigadores han descubierto un vínculo fascinante entre la mala calidad del sueño y un mayor uso de tipos específicos de lenguaje excitante, a saber, el humor y las malas palabras. El estudio, publicado en Current Psychology, sugiere que quienes experimentan una mala calidad del sueño pueden ser más propensos a utilizar formas excitantes de lenguaje como mecanismo fisiológico para contrarrestar la sensación de cansancio.

Estudios anteriores han documentado ampliamente las diferencias individuales en el uso y la apreciación del humor y el uso de malas palabras, centrándose en los efectos de dicho lenguaje en los oyentes e identificando varios factores, incluidos el género, la edad, el temperamento, la personalidad, la orientación política y la cultura, que influyen en el uso del humor. Sin embargo, la mayoría de estos estudios no han explorado el impacto del uso de un lenguaje excitante en los propios hablantes.

Dados los efectos establecidos de la activación de palabras en el procesamiento cognitivo y las respuestas fisiológicas, y los conocidos beneficios del humor y las malas palabras para afrontar el dolor y el estrés, este estudio tuvo como objetivo investigar la relación entre la calidad del sueño y el uso de un lenguaje estimulante, planteando la hipótesis de que la fatiga podría aumentar la propensión a utilizar dicho lenguaje.

“Desde que estaba en primer grado, me han interesado las palabras y su significado”, dijo la autora del estudio Shelia M. Kennison, profesora de psicología en la Universidad Estatal de Oklahoma y autora de Cognitive Neuroscience of Humor.

“Las malas palabras son fascinantes cuando se las considera como un tipo de palabra. La mayoría de las personas los usan pero es posible que no quieran admitir que los usan. Pueden provocar humor (por ejemplo, cuando los niños pequeños los usan) y miedo (por ejemplo, en una confrontación). En el presente estudio, me interesó la idea de que nuestro uso de malas palabras puede estar relacionado con procesos biológicos (es decir, nuestros niveles fisiológicos de fatiga) que operan por debajo del nivel de conciencia”.

El equipo de investigación recopiló datos de una muestra de 309 estudiantes universitarios matriculados en cursos de psicología y comunicación del habla. Para evaluar los diversos constructos de interés, los investigadores utilizaron un conjunto de medidas validadas existentes. Los participantes completaron estas medidas a través de una encuesta en línea, que también incluía preguntas demográficas y un control de atención para garantizar la confiabilidad de los datos.

El uso del humor se evaluó mediante el Cuestionario de Estilos de Humor, que identifica cuatro estilos de humor distintos: afiliativo, de superación personal, agresivo y contraproducente. Los participantes calificaron su acuerdo con las afirmaciones en una escala de 7 puntos, que refleja hasta qué punto cada afirmación describía su uso del humor.

La frecuencia de las malas palabras se midió a través de un mecanismo de autoinforme en el que los participantes indicaban con qué frecuencia usaban 20 malas palabras comunes en inglés, desde «nunca» hasta «muy frecuentemente» en una escala de 6 puntos. Este enfoque tuvo como objetivo cuantificar la frecuencia del uso de malas palabras en el lenguaje cotidiano.

La calidad del sueño se evaluó mediante dos instrumentos: el MOS Sleep Problems Index-II (SPI-II) y un subconjunto de ítems de la medida de síntomas de depresión CESD-R centrada en los síntomas relacionados con el sueño (CESDR4). Estas medidas requirieron que los participantes reflexionaran sobre sus experiencias de sueño durante las últimas cuatro semanas y la semana más reciente, respectivamente, proporcionando una visión multifacética de la calidad del sueño.

Por último, la búsqueda de sensaciones se midió utilizando la Escala de Búsqueda de Sensaciones Versión V (SSS-V), que evalúa la tendencia a la búsqueda de emociones y aventuras, la búsqueda de experiencias, la susceptibilidad al aburrimiento y la desinhibición. Esta escala ayudó a controlar los rasgos de personalidad que podrían influir tanto en la calidad del sueño como en el uso del lenguaje.

Uno de los descubrimientos clave fue la correlación significativa entre la mala calidad del sueño y el mayor uso del humor contraproducente. Este estilo específico de humor, caracterizado por convertirse en el blanco de las bromas, fue reportado con mayor frecuencia entre los participantes que experimentaron más problemas para dormir.

Además, el estudio encontró una relación notable entre la calidad del sueño y la frecuencia del uso de malas palabras. También se descubrió que los participantes que informaron más problemas para dormir usaban malas palabras con más frecuencia. Esta relación fue evidente con ambas medidas de calidad del sueño, lo que indica un patrón consistente en diferentes aspectos de la evaluación del sueño.

Los hallazgos sugieren que la falta de sueño no sólo afecta el tipo de humor que uno podría usar, sino que también influye en la propensión a usar un lenguaje que se considera más excitante, como las malas palabras.

“Siempre me sorprende la frecuencia relativamente alta de malas palabras entre los estudiantes de mi universidad, que se encuentra en el cinturón bíblico y una región bastante conservadora del país”, dijo Kennison. «Uno podría imaginar que nuestros estudiantes evitarían las malas palabras debido a las normas socioculturales aquí».

Estas relaciones se mantuvieron incluso después de tener en cuenta otras variables, como el género y los rasgos de personalidad de búsqueda de sensaciones, lo que indica un vínculo específico entre el estado físico de fatiga y la propensión a emplear un lenguaje excitante.

«Las causas de nuestro uso de malas palabras son complejas e incluyen factores biológicos (por ejemplo, estamos cansados)», dijo Kennison. «Es posible que algunos de los factores biológicos no estén completamente bajo nuestro control voluntario».

“El público en general puede ver el uso de malas palabras como una cuestión exclusivamente de que alguien elige maldecir y de la disposición y/o el carácter de la persona (es decir, las personas que maldicen mucho no son buenas personas). La investigación sugiere que las personas que maldicen mucho pueden tener procesos biológicos que contribuyan a ello. No son necesariamente de carácter pobre o cuestionable. Puede ser que estén cansados”.

Si bien este estudio proporciona información valiosa, también tiene limitaciones, incluida su dependencia de medidas autoinformadas y su diseño transversal, que restringe la capacidad de inferir la causalidad.

«Se utilizó una metodología de autoinforme», señaló Kennison. “Los participantes estimaron la frecuencia de uso de malas palabras. Sospechamos que los datos subestiman el uso de malas palabras, ya que muchas personas pueden considerar que maldecir mucho no es ideal dadas las normas sociales (especialmente las preferencias de sus padres)”.

“En investigaciones futuras, me gustaría explorar las mismas variables utilizando métodos en los que pueda rastrear el uso de malas palabras y la fatiga a lo largo del día durante muchos días (es decir, metodología de muestreo de experiencias). Debido a que las malas palabras son relativamente poco frecuentes y debido a que las personas pueden ser algo reacias a admitir con qué frecuencia maldicen, es un tema difícil de estudiar”.

Esta investigación ofrece una mirada pionera a cómo nuestros estados físicos, en particular la calidad del sueño, pueden influir en nuestra elección de idioma, arrojando luz sobre la compleja interacción entre el bienestar fisiológico y la comunicación. Abre nuevas vías para comprender las funciones adaptativas del lenguaje y destaca la importancia de considerar los estados fisiológicos en la investigación psicológica y lingüística.

«En dos estudios, hemos encontrado vínculos entre el uso de malas palabras y el uso del humor, que también es un tipo de comportamiento verbal que se relaciona con cambiar nuestro nivel de estado de ánimo y alerta (es decir, aumentar el estado de ánimo positivo y aumentar la excitación).”, dijo Kennison. «Estos tipos de uso del lenguaje no sólo afectan a quienes escuchan las palabras, sino que, en mi opinión, también afectan la fisiología de quienes producen el lenguaje».

Fuente: Current Psychology

Articulo original: Titulo: “The relationships among sleep quality, humor styles, and use of curse words,”. Autores: Shelia M. Kennison y Maria Andrea Hurtado Morales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *