Las bebidas carbonatadas azucaradas tienen un mayor riesgo de generar depresión

Las bebidas carbonatadas azucaradas tienen un mayor riesgo de generar depresión

Un estudio publicado en Scientific Reports, basado en datos longitudinales de decenas de miles de adultos surcoreanos, encontró que un mayor consumo de bebidas carbonatadas azucaradas está relacionado con una mayor probabilidad de síntomas depresivos, independientemente del peso o los factores de azúcar en sangre. Si bien inicialmente se creyó que los problemas metabólicos como la obesidad y la resistencia a la insulina eran mecanismos potenciales, la investigación indicó que la asociación persistía incluso más allá de estos factores.

«El consumo excesivo de azúcares añadidos a través de bebidas carbonatadas no es sólo un problema en la sociedad occidental», dijo el autor del estudio, Ju Young Jung, del Hospital Kangbuk Samsung de la Universidad Sungkyunkwan. “En países asiáticos como Corea del Sur, la tendencia a ingerir bebidas carbonatadas en lugar de agua está aumentando junto con la occidentalización. Esto puede causar una variedad de problemas de salud. La obesidad y la diabetes son sólo algunas de ellas. Investigamos los efectos del consumo de bebidas carbonatadas azucaradas en la salud mental”.

Para realizar el estudio, los investigadores utilizaron datos del Estudio de Salud Kangbuk Samsung, un estudio que recopiló datos médicos de coreanos que se sometieron a chequeos médicos en el Hospital Kangbuk Samsung. La población del estudio incluyó inicialmente a 136,393 participantes que habían completado un cuestionario semicuantitativo de frecuencia de alimentos, que categorizaba la frecuencia y el tamaño de las porciones de varios alimentos, incluidas las bebidas carbonatadas azucaradas, y la escala de depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos.

También se recogieron el historial médico de los participantes, medidas antropométricas y medidas de laboratorio. Esto incluía información sobre factores como consumo de alcohol, tabaquismo, ejercicio, niveles de actividad física, educación, hipertensión, índice de masa corporal (IMC), presión arterial (PA), glucosa sérica en ayunas, hemoglobina A1c (HbA1c), niveles de ácido úrico sérico y resistencia a la insulina (evaluada mediante el modelo de evaluación de homeostasis-resistencia a la insulina o HOMA-IR). Estas se incluyeron como variables de control.

Los investigadores excluyeron a los participantes con ciertas condiciones médicas, aquellos que tomaban medicamentos específicos y aquellos con datos faltantes o incompletos, lo que resultó en una población de estudio final elegible de 87,115 participantes. La edad promedio de los participantes del estudio fue de 39,5 años y aproximadamente un tercio consumía bebidas carbonatadas azucaradas más de una vez por semana.

Incluso después de tener en cuenta las variables de control, los investigadores encontraron una asociación positiva significativa entre el consumo de bebidas carbonatadas azucaradas y el riesgo de síntomas depresivos. A medida que aumentaba el consumo de bebidas carbonatadas azucaradas, el riesgo de síntomas depresivos también aumentaba proporcionalmente.

“Las bebidas carbonatadas no sólo engordan, sino que también pueden provocar otro problema: la depresión. Y beber tan solo una lata de refresco al día puede hacerte sentir deprimido”, dijo Jung.

“En comparación con Estados Unidos, Europa y América del Sur, Corea del Sur no es un país con un alto consumo de bebidas carbonatadas. Se sabe que el consumo de bebidas carbonatadas por persona por día en los Estados Unidos es superior a 350 ml, mientras que en Corea del Sur es inferior a 100 ml por día. Por lo tanto, esperábamos que la asociación entre las bebidas carbonatadas azucaradas y la depresión no apareciera bien en los coreanos. El grupo de mayor consumo de nuestro estudio solo consumía más de 5 veces por semana (1 ración = 200 ml). Sorprendentemente, sin embargo, incluso el grupo que consumía bebidas carbonatadas azucaradas al menos una vez a la semana tenía una mayor frecuencia de síntomas depresivos que el grupo que no bebía nada”.

Varios mecanismos potenciales podrían ser responsables del vínculo entre las bebidas carbonatadas azucaradas y la depresión, incluidos problemas metabólicos como la obesidad, la resistencia a la insulina y la diabetes mellitus. Sin embargo, los investigadores anotaron que los resultados del estudio indicaron que la relación entre las bebidas carbonatadas azucaradas y el riesgo de depresión no se explicaba únicamente por estos factores metabólicos.

«Una de nuestras hipótesis era que la resistencia a la insulina o los niveles altos de azúcar en sangre podrían explicar la asociación entre las bebidas carbonatadas azucaradas y los síntomas depresivos», explicó Jung. “Por lo tanto, analizamos más a fondo el estudio distinguiendo el grupo de diabéticos o prediabéticos del grupo normal. Sin embargo, la asociación entre la depresión y las bebidas carbonatadas azucaradas se confirmó en todos los grupos con diabetes, prediabetes y normal”.

Otros mecanismos potenciales incluyen alteraciones en la microbiota intestinal, desregulación del sistema de respuesta al estrés e inflamación crónica. Pero se necesita más investigación para comprender los procesos subyacentes involucrados.

Jung también señaló que “nuestro estudio no distinguió entre bebidas sin calorías, cuyo consumo ha aumentado recientemente. No está claro si las bebidas sin calorías también tienen una fuerte asociación con los síntomas depresivos en los coreanos”.

Fuente: Scientific Reports

Articulo original: “Longitudinal analysis for the risk of depression according to the consumption of sugar-sweetened carbonated beverage in non-diabetic and diabetic population“. Autores: Sung Keun Park, Yeongu Chung, Yoosoo Chang, Chang-Mo Oh, Jae-Hong Ryoo y Ju Young Jung.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *