Los creyentes en el cambio climático son más propensos a cooperar con extraños

Los creyentes en el cambio climático son más propensos a cooperar con extraños

La disposición de las personas a creer en el cambio climático varía mucho, al igual que su disposición a participar en un comportamiento proambiental, como la conservación de la energía. Los investigadores de un nuevo estudio buscaron entender los factores psicológicos detrás de estas diferencias.

El problema del cambio climático presenta un dilema social, que establece un conflicto entre cooperar por el bien común y actuar en interés individual.

Por ejemplo, si todos los pescadores respetan las cuotas de pesca, es bueno para todos. Si un pescador excede la cuota mientras todos los demás la cumplen, entonces ese individuo está mejor a expensas de los demás.

Pero si individualmente es racional que uno exceda la cuota, entonces es racional que todos lo hagan, lo que resulta en el rápido agotamiento de las poblaciones de peces.

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es costoso. Si otros países reducen y uno no lo hace, este último está mejor a expensas de los demás. Pero si todos actúan para maximizar su propio interés, obtendremos mayor contaminación y calentamiento global.

Voluntad de cooperar

Un mecanismo psicológico que podría explicar la variación en las creencias sobre el cambio climático y el comportamiento proambiental es la voluntad general de cooperar para responder a los dilemas sociales.

El estudio utiliza un conjunto de juegos económicos conductuales para presentar problemas de dilemas sociales a casi 900 neozelandeses. Estos juegos ofrecen recompensas monetarias y los jugadores deben elegir entre priorizar el bien común entre un pequeño grupo de extraños o maximizar el beneficio personal.

La elección es simple: cooperar en el interés del grupo, lo que hace que uno sea vulnerable al aprovechamiento gratuito de otros, o maximizar el propio interés. El parasitismo paga más si otros cooperan, pero si todos lo hacen, la cooperación se desmorona y todos están peor.

Usando tales juegos de dilemas sociales a microescala, encontramos una preferencia psicológica general por la cooperación a la que nos referimos como el «fenotipo cooperativo» (siendo el fenotipo todas las características observables de un organismo). Estas eran personas que cooperan rutinariamente con extraños, incluso si eso significa sacrificar dinero.

Luego los investigadores mostraron que aquellos que se comportaron de manera cooperativa en tareas de decisión a pequeña escala tenían más probabilidades de informar que se involucraron en un comportamiento proambiental que los individuos que cooperaron menos.

Los investigadores también encontraron una relación positiva entre la cooperación en estos juegos y las creencias sobre el cambio climático. Las personas que cooperaron más tenían más probabilidades de creer en el cambio climático causado por el hombre que las personas que cooperaron menos.

Vincular la cooperación y la acción

Los hallazgos son sorprendentes porque cuando la gente jugaba los juegos no se les mencionó ningún escenario del mundo real. La única conexión entre los juegos y el cambio climático o el medio ambiente fue el hecho de que todos implican la oportunidad de cooperar en un dilema social. Entonces, ¿qué podría explicar la conexión?

Es posible que los cooperadores en el juegos también estuvieran más dispuestos a hacer sacrificios por el medio ambiente y llegaran a creer en el cambio climático como una posible justificación de sus acciones. Aquí la acción impulsa las creencias.

Alternativamente, puede ser que aquellos que son más cooperativos encuentren más aceptable la creencia en el cambio climático y, como resultado, tomen medidas a favor del medio ambiente. Aquí las creencias impulsan las acciones posteriores.

Los investigadores encontraron al menos alguna evidencia para el segundo escenario: aquellos que son más cooperativos tienden a creer en los hechos del cambio climático y están dispuestos a tomar medidas.

Vincular el cambio climático a un impulso general de cooperación nos hace optimistas. El trabajo anterior con juegos es muy probable que sé de en las personas que cooperaran si creían que sus compañeros también lo harían. Esto enfatiza la importancia de hablar más allá de las divisiones ideológicas, en lugar de limitar nuestras interacciones a aquellos que piensan como nosotros.

Dar a causas grandes y pequeñas

Curiosamente, también se encontró que una mayor proporción de los tipos de cooperativas tendían a ser partidarios del Partido Verde en lugar de Nacional o Laborista. Esto sugiere que la amplia tendencia prosocial aprovechada por el fenotipo cooperativo también puede explicar parte de la variación en el apoyo a los partidos políticos.

Esto también puede ser un predictor importante de las creencias sobre el cambio climático y el comportamiento proambiental.

Fundamentalmente, esto no significa que los conservadores sean menos generosos. La evidencia sugiere que cuando se trata de cuestiones cooperativas como contribuir a la caridad, los conservadores y los progresistas no difieren en cuánto dan, tanto como a quién dan.

Si bien los progresistas se sienten más cómodos contribuyendo a grandes grupos anónimos (como organizaciones benéficas o agencias gubernamentales), las donaciones conservadoras a menudo están mucho más dirigidas al nivel de la comunidad local.

Esto puede explicar en parte las diferencias en la postura hacia el cambio climático, ya que las típicas propuestas de cambio climático tienden a ser más globales que locales.

Los hallazgos se aplican principalmente a una población occidental desarrollada y se necesita más trabajo para generalizar más allá de esto. Sin embargo, el estudio ofrece la promesa de que una forma potencial de cambiar de opinión es convencer a las personas de que los problemas del cambio climático son simplemente una extensión a mayor escala de los dilemas sociales locales.

Cuanto más coopere un individuo en los dilemas sociales a pequeña escala, más probable será que coopere en el dilema a gran escala del cambio climático y que crea en su realidad.

Esta forma de reformular el problema puede proporcionar una forma de generar apoyo para combatir el cambio climático en todo el espectro ideológico.

Fuente: The Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *