La mitad de los conductores dicen que a menudo usan teléfonos celulares mientras manejan

La mitad de los conductores dicen que a menudo usan teléfonos celulares mientras manejan

Enviar mensajes de texto y conducir puede ser letal. Sostener su teléfono en la mano para hablar y navegar por Internet mientras está detrás del volante también es peligroso.

Esto es ampliamente conocido, pero una nueva encuesta encuentra que aproximadamente la mitad de todos los encuestados todavía usan un dispositivo electrónico la mayoría o cada vez que conducen.

«Yo diría que no es tan sorprendente como frustrante», dijo Adam Snider, vocero de la organización sin fines de lucro Governors Highway Safety Association (GHSA), que no participó en el estudio, pero emitió un comunicado de prensa después de su publicación. «La conducción distraída es algo increíblemente generalizado».

En la encuesta, realizada por el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS), se preguntó a más de 2,000 conductores con licencia cuánto estaban de acuerdo con docenas de declaraciones diseñadas teniendo en cuenta el Modelo de Creencias de Salud.

Ese modelo se describe como una teoría de cambio de comportamiento desarrollada para comprender por qué algunas personas no adoptan un determinado comportamiento de salud. Por lo general, se aplica a la enfermedad o a la prevención de enfermedades, según el estudio.

«Creo que los resultados de este estudio realmente ayudan a arrojar algo de luz sobre las razones por las que» las personas siguen usando sus teléfonos en sus automóviles, dijo la autora principal Aimee Cox, investigadora asociada del IIHS.

Cox dijo que eso parece incluir «la necesidad de responder a familiares o amigos, la necesidad de información, todas estas cosas que los teléfonos celulares modernos realmente nos han permitido hacer sin pensar en ello».

Mientras que los conductores distraídos usan sus teléfonos mientras conducen porque no quieren perder una llamada de sus hijos, por ejemplo, también son los miembros de su familia quienes dicen que podrían motivarlos a dejar los teléfonos.

«Creo que eso brinda una oportunidad realmente única para que, si podemos fomentar esa comunicación y diálogo abiertos y seguros, podamos tener conductores adolescentes y niños que alienten a sus padres a practicar comportamientos de conducción segura y viceversa. Creo que tiene que ir en ambos sentidos», agrego Cox.

Los conductores distraídos mataron al menos a 3,000 personas en 2020, según un comunicado emitido por el CEO de GHSA, Jonathan Adkins. Eso fue el 8% de todas las muertes de tráfico.

Otras 400,000 personas resultan heridas cada año, comento Snider, pero puede ser muy alto, porque puede ser difícil probar que la conducción distraída causó un accidente.

«Esto es algo que cada persona que se pone al volante tiene el poder de apagar su teléfono, dejar su teléfono, ponerlo en la guantera, conectarse a través de tecnologías en el vehículo», dijo Snider.

Se tarda unos cinco segundos en leer o enviar un mensaje de texto, señaló Snider. A 55 millas por hora, eso es 130 yardas sin mirar ni una sola vez la carretera, comento Snider.

Básicamente, estás conduciendo a lo largo de un campo de fútbol, zona final a zona final, sin ver ni una sola vez la carretera, con los ojos vendados, lo cual es increíblemente peligroso», dijo Snider.

La conciencia pública es importante, agregó.

Tomó mucho tiempo finalmente hacer que beber y conducir fueran socialmente inaceptables, anotó. Snider también señaló el progreso logrado para que las personas usen cinturones de seguridad. Las campañas de concientización pública y las personas que se alientan mutuamente se encuentran entre los factores que eventualmente ayudaron.

«Pensando por ejemplo en los cinturones de seguridad, que llevó mucho tiempo tener este cambio de cultura, donde los impactos en la seguridad pueden ser enormes cuando hacemos que sea la norma esperada que alguien se abroche el cinturón o deje su teléfono», dijo Snider.

Un análisis anterior encontró que los padres de niños de 18 años o menos estaban entre los principales infractores de conducir distraídos, dijo Cox.

«Eso fue interesante, pero, de nuevo, no es sorprendente porque estás manejando un estilo de vida ocupado», dijo Cox.

Entre las preguntas que los investigadores plantearon a los encuestados: ¿Qué impacto tendría si su familia o amigos les recordaran que pueden lastimar o matar a alguien con conducción distraída?

«Esos fueron todos los mensajes que las personas indicaron en nuestra muestra de que, si escuchaban de alguien que les importaba decirles ese tipo de cosas, eso sería realmente motivador», dijo Cox.

Los encuestados también dijeron que podrían estar motivados por cambios en las políticas, incluida una aplicación mayor y más estricta de las leyes de conducción distraída. La mayoría también dijo que apoyaría esto, no solo estaría motivado por ello.

«No hay una sola solución fácil», comento Cox. «Vamos a tener que aumentar las percepciones de amenaza y encontrar soluciones a las barreras comunes, al tiempo que implementamos estas señales para acciones como comunicarse con familiares y amigos o estas señales a nivel de políticas».

No son solo los conductores y sus pasajeros los que resultan heridos o muertos debido a la conducción distraída, dijo Snider. También son peatones y ciclistas.

«Todo el mundo puede desempeñar un papel en esto. Este no es un problema que no tenga solución», concluyó Snider.

Fuente:

Aimee Cox, MPH, research associate, Insurance Institute for Highway Safety, Arlington, Va.; Adam Snider, BA, director of communications, Governors Highway Safety Association, Washington, D.C.; “Applying the Health Belief Model to Mobile Device Distracted Driving,” March 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *