Lo que quizás no sepas sobre el país más feliz del mundo

Lo que quizás no sepas sobre el país más feliz del mundo

La idea de que la felicidad se puede medir con una encuesta de un solo elemento puede parecerte dudosa. Si tuvieras que responder a la pregunta en este momento sobre qué tan feliz eres en una escala del 1 al 10, es posible que te encuentres involucrado en un debate interno en el que luchas con un conjunto de emociones encontradas y números aún más mezclados. Tal vez alguien simplemente te sonrió y te hizo sentir un poco especial, pero, al mismo tiempo, tu pie está un poco dolorido por un leve esguince. Es posible que estés esperando un evento mañana, pero te preocupa que algo salga mal.

Incluso a partir de estos simples ejemplos, puede ser claro para ti ahora que la felicidad no es tan fácil de calificar en una ocasión determinada. Además, todo esto plantea la pregunta de cómo se puede o se debe definir la “felicidad”. ¿Es un sentimiento de euforia o, más bien, de satisfacción interior? ¿Qué pasa con su opuesto? Si eres “infeliz”, ¿eso significa que estás deprimido, ansioso o simplemente incómodo?

La felicidad no está a la altura de sus expectativas

Como se informó en varios medios de comunicación importantes basados ​​en datos de marzo de 2023, Finlandia se ha convertido en el ganador en el Informe Mundial de Felicidad (WHR) con el puntaje de felicidad más alto de los 155 países comparados. Para ser claros, aunque en la parte superior de todos los países estudiados, la felicidad promedio real de Finlandia fue 7.804 con sus siguientes competidores más altos en 7.586 (Dinamarca) y 7.530 (Islandia). Con una cantidad tan grande de puntos de datos, no sorprende que esta sea una diferencia estadísticamente significativa, pero es importante tener en cuenta que se trata de distinciones muy pequeñas en el sentido absoluto de la palabra.

Sin embargo, el dominio de seis años de las Olimpiadas del estado de ánimo no parece resonar entre los ciudadanos del Estados Unidos de Norteamérica. Como informó la periodista del New York Times, Penelope Colston, en palabras de una maestra de secundaria de 58 años de la ciudad mediana de Kokkola: “No diría que me considere muy felices…Soy un poco desconfiado de esa palabra, en realidad.”

Colston hizo su propio estudio informal de 12 ciudadanos finlandeses que representaban una variedad de situaciones de la vida para obtener información sobre las personas detrás de los números. Su análisis perspicaz refuerza la naturaleza problemática de las calificaciones generales de felicidad. Reflejando las ventajas de la vida finlandesa que incluyen hermosos paisajes y disfrute personal de las artes y la música, también hablaron sobre la culpa, la ansiedad y la soledad: “En lugar de ‘feliz’, era más probable que caracterizaran a los finlandeses como ‘bastante melancólicos’, ‘un poco malhumorado’, o no dado a sonrisas innecesarias».

Hay otro giro en la historia, pero no solo desde un punto de vista estadístico o incluso definitorio. Como señala Colston en base a su conversación con un psicólogo de la Universidad Aalto, vivir en un país que supuestamente es el más feliz del mundo ejerce presión sobre los ciudadanos promedio para vivir de acuerdo con este ideal. Si eres finlandés y no eres feliz, en otras palabras, ¿qué dice esto sobre ti?

También es posible, señala Colston, que parte del «carácter nacional» finlandés sea «sonreír y soportarlo», una mentalidad también conocida como sisu, que se traduce aproximadamente como «No nos quejamos…, simplemente lo hacemos». “En general, aunque no sean tan felices, «son algo más como contenido».

Estudios formales de datos de felicidad mundial

Volviendo a la literatura científica, es claramente demasiado pronto para esperar que una investigación formal en una revista revisada por pares agregue más peso al análisis de Colston. Sin embargo, un estudio de 2022 realizado por Hayoung Kim Donnelly y sus colegas de la Universidad de Boston proporciona información útil para comprender la dinámica detrás de las calificaciones generales de felicidad.

Usando datos de WHR de un período de ocho años que finalizó en 2019, Donnelly colapsó los 155 países en grupos basados ​​en calificaciones de bienestar individual (IWB) así como bienestar comunitario (CWB). La idea detrás de su estudio era determinar cómo IWB varía a lo largo del tiempo en función de las dimensiones de CWB o su percepción de su sociedad. Entonces, el enfoque de la Universidad de Boston usó más que solo las calificaciones de felicidad, ya que también incorporó índices más sutiles incluidos en las encuestas de WHR.

CWB, argumentan los autores, se compone de las dos dimensiones de libertad de elección y nivel percibido de apoyo social. La libertad de elección se refiere a la creencia de que tienes la capacidad de tomar decisiones por tu cuenta y sin las limitaciones de la sociedad. El apoyo social se refiere a su creencia de que puede recurrir a fuentes externas cuando está en problemas. IWB, a su vez, incorpora calificaciones de afectividad positiva y negativa. En lugar de ver la felicidad como una cualidad unidimensional, estos autores aprovecharon los datos sobre las calificaciones personales de los niveles emocionales bajos y altos.

Finlandia, en este enfoque analítico, se agrupó con otros países, como Estados Unidos y Argentina, en lugares altos tanto en libertad de elección como en apoyo social. Irak y Afganistán, dos de los países de felicidad con la calificación más baja, fueron bajos en ambas dimensiones. Los complejos patrones longitudinales que Donnelly ha rastreado durante los ocho años del estudio mostró, de acuerdo con la predicción, que los patrones de CWB de hecho predijeron patrones de IWB a lo largo del tiempo.

Los países cuyos ciudadanos percibían que había una gran libertad de elección tenían más probabilidades de mostrar un alto afecto positivo continuo a lo largo del tiempo. Por el contrario, las percepciones de un bajo nivel de apoyo social predijeron altos niveles de afecto negativo. Las recomendaciones duales que surgieron del estudio de BU fueron que, si los países desean aspirar a tener ciudadanos más felices, deben incorporar una mayor libertad de elección. Para evitar el afecto negativo, deberían, a su vez, proporcionar un mayor apoyo social.

Qué significan realmente los datos de felicidad

Este desglose analítico sofisticado no solo de la felicidad sino también de sus componentes y predictores sugiere que la salud mental de un país no se puede capturar fácilmente en una calificación de felicidad de un solo elemento. Además, la felicidad de las personas no se les puede imponer. Donnelly concluye, «Los profesionales del bienestar, incluidos psicólogos, consejeros y trabajadores sociales, pueden considerar formas de apoyar la conciencia de las personas sobre los roles de la libertad de elección y el apoyo social en su comunidad como un factor importante en la salud mental» (p. 1311).

Todo esto puede ser interesante desde una perspectiva de salud global, pero ¿qué significan los hallazgos sobre sus propios niveles personales de bienestar? Cuando se combinan con el artículo de Colston, sugieren que no tiene mucho sentido tratar de llegar a un número arbitrario para describir su estado de ánimo en un momento dado. En cambio, es importante reconocer las contribuciones culturales a su salud mental, ya sea un espíritu general de estoicismo, como en Finlandia, o el reconocimiento de cómo mejorar su propio sentido de libertad de elección y la disponibilidad de ayuda de otros cuando la necesite.

En resumen, el WHR sin duda publicará sus hallazgos todos los años, y Finlandia puede conservar su primer puesto. Ya sea que viva en Finlandia o no, encontrar su propia realización se considera mejor como un proceso que refleja múltiples factores.

Fuente: Psychology Today

Referencia:

Donnelly, H. K., Solberg, V. S. H., & Zaff, J. F. (2022). Impact of community well‐being on individual well‐being: A longitudinal multinational study with 155 countries. Journal of Community Psychology. doi: 10.1002/jcop.22922

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *