Los intentos de suicidio no siempre son precedidos por pensamientos suicidas

Los intentos de suicidio no siempre son precedidos por pensamientos suicidas

Cada año, casi 800.000 personas mueren por suicidio. Aunque el suicidio es más frecuente en algunos países (por ejemplo, Guyana), entre ciertos grupos (por ejemplo, hombres caucásicos de mediana edad en los Estados Unidos) y en ciertos momentos, en primavera y verano, puede ocurrir en cualquier momento o lugar.

Se han identificado varios factores de riesgo para el suicidio. Estos incluyen el género masculino, la etnia caucásica, las enfermedades mentales (particularmente la depresión), los síntomas psiquiátricos (desesperanza, impulsividad), el abuso físico o sexual, la soledad, el conflicto de relación, las dificultades financieras, el acceso a las armas y los antecedentes personales de intentos de suicidio.

Otro factor de riesgo es la ideación suicida (es decir, tener pensamientos sobre poner fin a la vida). Sin embargo, un estudio reciente realizado por Wastler y sus colegas sugiere que, aunque «algunas personas que intentan suicidarse experimentan un empeoramiento progresivo de los pensamientos suicidas», otras experimentan solo ideación pasiva (Nota: La ideación pasiva se refiere a pensamientos como «Ojalá pudiera desaparecer». Un ejemplo de ideación activa es «Debería suicidarme» y algunas no tienen pensamientos relacionados con el suicidio en absoluto. El artículo, publicado en la edición de junio de Journal of Clinical Psychology, se revisa a continuación.

Investigando el vínculo entre la ideación suicida y los intentos de suicidio

Muestra: 6,200 adultos estadounidenses; 51,0% mujeres; 62% caucásicos; 41% entre 25 y 44 años; 45% con educación universitaria.

Medidas

Se utilizó la Entrevista revisada de Pensamientos y Comportamientos Autolesivos (SITBI-R por sus siglas en ingles) para evaluar la ideación suicida pasiva y activa. Específicamente, se les preguntó a los participantes si tenían alguno de estos pensamientos antes:

  1. Ojalá pudiera desaparecer o no existir.
  2. Ojalá pudiera irme a dormir y nunca despertarme.
  3. Mi vida no vale la pena vivirla.
  4. Ojalá nunca hubiera nacido.
  5. Ojalá estuviera muerto.
  6. Tal vez debería suicidarme.
  7. Debería suicidarme.
  8. Me voy a matar.

Para evaluar el comportamiento suicida, se les preguntó a los participantes si habían realizado alguna de las siguientes acciones:

  1. Lastimarse a propósito sin querer morir.
  2. Estuvo muy cerca de suicidarse, pero en el último minuto decidió no hacerlo antes de tomar cualquier acción.
  3. Estuvo muy cerca de suicidarse, pero en el último minuto, alguien o algo más lo detuvo antes de que tomara cualquier acción.
  4. Comenzó a suicidarse y luego se detuvo después de que ya había tomado alguna acción.
  5. Comenzó a suicidarte y luego decidió buscar ayuda después de que ya había tomado alguna acción.
  6. Intento suicidarse y alguien lo encontró después.
  7. Intento suicidarse y nadie lo encontró después.

Escala de Afecto Positivo y Negativo (PANAS por sus siglas en ingles). Los participantes respondieron en qué grado habían experimentado, en la semana anterior, sentimientos positivos (activos, alertas, atentos, determinados, inspirados) y sentimientos negativos (miedo, vergüenza, hostilidad, nervios, malestar).

Resultados

Estos son algunos hallazgos clave:

  1. «La sola presencia de ideación suicida pasiva se asoció con mayores tasas de intentos de suicidio de por vida y del mes pasado».
  2. «Un tercio de las personas con un intento de suicidio de por vida negaron haber experimentado pensamientos suicidas activos en su vida y uno de cada 10 negó haber tenido pensamientos relacionados con el suicidio».
  3. «La mitad de las personas con un intento de suicidio reciente negaron haber experimentado pensamientos suicidas activos durante el mes en que intentaron suicidarse. Uno de cada cinco negó haber experimentado algún pensamiento relacionado con el suicidio durante el mes en que intentó suicidarse».

Lo que estos hallazgos indican es que la progresión de los pensamientos suicidas a los comportamientos suicidas no siempre implica la vía del modelo continuo de pensamientos pasivos de muerte que se intensifica y resulta en pensamientos más activos, planificación, intento y, finalmente, la muerte.

Por lo tanto, algunas personas parecen «omitir» las etapas del modelo continuo (por ejemplo, ninguna ideación pasiva o activa antes del intento de suicidio).

Conclusión

Comúnmente se asume que el riesgo de suicidio ocurre en un continuo, lo que significa que los pensamientos de muerte se intensifican gradualmente antes de que ocurra un intento de suicidio o la muerte por suicidio. Pero, ¿es esto cierto para todos? No, según los hallazgos del estudio actual.

Por ejemplo, el análisis de los datos mostró que uno de cada diez intentos de suicidio nunca experimentó ideación suicida, y más de una quinta parte de los que intentaron suicidarse en el mes anterior no habían experimentado ideación suicida en absoluto durante ese período.

Por lo tanto, parece que el comportamiento suicida puede ocurrir sin ideación suicida. ¿Cómo?

Tal vez, sugieren los autores, la planificación del suicidio pasado está «almacenada en un ‘estante mental’, al que se puede acceder fácilmente y actuar sin pensamientos suicidas actuales».

Otras posibilidades incluyen comportamientos suicidas no planificados o impulsivos. O intentos de suicidio que ocurren después de pensamientos negativos y angustiantes (por ejemplo, sentirse indigno de amor, sentirse incapaz de tolerar una situación), en lugar de después de una ideación suicida.

Una implicación de los hallazgos es que debemos preguntar sobre la ideación suicida pasiva y activa en la evaluación del riesgo de suicidio, pero también recordar que algunas personas que intentan suicidarse pueden no haber experimentado ninguna de las dos.

Fuente: www.psychologytoday.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.