Mirarse a sí mismo durante un Zoom puede empeorar tu estado de ánimo

Mirarse a sí mismo durante un Zoom puede empeorar tu estado de ánimo

Un nuevo estudio encuentra que cuanto más se mira a sí misma una persona mientras habla con otra persona en un chat en línea, más se degrada su estado de ánimo en el transcurso de la conversación. El consumo de alcohol parece empeorar el problema, hallaron los investigadores.

Publicados en la revista Clinical Psychological Science, los hallazgos apuntan a un papel potencialmente problemático de las plataformas de reuniones en línea para exacerbar los problemas psicológicos como la ansiedad y la depresión, dijeron los investigadores.

«Utilizamos tecnología de seguimiento ocular para examinar la relación entre el estado de ánimo, el alcohol y el enfoque atencional durante la interacción social virtual», dijo Talia Ariss, candidata a doctorado de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign que dirigió la investigación con la profesora de psicología de la Universidad de Illinois, Catharine Fairbairn.

«Encontramos que los participantes que pasaron más tiempo mirándose a sí mismos durante la conversación se sintieron peor después de la llamada, incluso después de controlar el estado de ánimo negativo previo a la interacción. Y aquellos que estaban bajo la influencia del alcohol pasaron más tiempo mirándose a sí mismos».

Los hallazgos se suman a estudios anteriores que sugieren que las personas que se centran más en sí mismas que en las realidades externas, especialmente durante las interacciones sociales, pueden ser susceptibles a los trastornos del estado de ánimo, dijo Ariss.

«Cuanto más enfocada está una persona en sí misma, más probable es que informe que siente emociones que son consistentes con cosas como la ansiedad e incluso la depresión», agrego Ariss.

«Los usuarios de la plataforma de videollamadas en línea Zoom aumentaron 30 veces durante la pandemia, pasando de 10 millones en diciembre de 2019 a 300 millones en abril de 2020», escribieron los investigadores.

«La pandemia ha producido un aumento en los niveles de depresión y ansiedad y, dados los informes de una mayor autoconciencia y ‘fatiga’ durante el intercambio virtual, algunos han postulado un papel para la interacción virtual en la exacerbación de tales tendencias».

En el estudio, los participantes respondieron preguntas sobre su estado emocional antes y después de las conversaciones en línea. Se les instruyó para hablar sobre lo que les gustaba y lo que no les gustaba de vivir en la comunidad local durante las charlas, y para discutir sus preferencias musicales.

Los participantes podían verse a sí mismos y a sus compañeros de conversación en un monitor de pantalla dividida. Algunos consumieron una bebida alcohólica antes de hablar y otros bebieron una bebida no alcohólica.

En general, los participantes miraban a sus compañeros de conversación en el monitor mucho más de lo que se miraban a sí mismos, encontraron los investigadores. Pero hubo diferencias significativas en la cantidad de tiempo que los participantes individuales pasaron mirándose a sí mismos.

«En el contexto de las interacciones sociales en persona, hay una fuerte evidencia de que el alcohol actúa como un lubricante social entre los bebedores y tiene estas propiedades para mejorar el estado de ánimo», dijo Ariss.

«Esto no fue cierto, sin embargo, en las conversaciones en línea, donde el consumo de alcohol correspondió a un mayor enfoque en sí mismo y no tuvo ninguno de sus efectos típicos para mejorar el estado de ánimo».

«En los momento de la pandemia, muchos de nosotros nos dimos cuenta de que las interacciones virtuales simplemente no son lo mismo que cara a cara», dijo Fairbairn.

«Lo bueno de las interacciones sociales virtuales, especialmente en plataformas como Zoom, es que puedes simular la experiencia de mirarte en un espejo», dijo Ariss. Esto permite a los investigadores explorar cómo el autoenfoque influye en una serie de otros factores, comento Ariss.

Agregar alcohol al experimento y usar tecnología de seguimiento ocular también permitió a los científicos explorar cómo la embriaguez leve afectaba el lugar donde una persona centraba su atención.

«Mucha gente está luchando con la fatiga y la melancolía después de un día completo de reuniones de Zoom. Nuestro trabajo sugiere que la autovisión ofrecida en muchas plataformas de video en línea podría hacer que esas interacciones sean más complicadas de lo que deberían ser».

Fuente: Universidad de Illinois

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.