¿Sabes cómo puedes evitar la «fatiga del Zoom»?

¿Sabes cómo puedes evitar la «fatiga del Zoom»?

Con la pandemia de COVID-19 haciendo muchas reuniones de negocios, clases e incluso reuniones sociales en línea, la gente ha pasado mucho más tiempo estando en las plataformas de videoconferencia como Zoom. A pesar de que Zoom y plataformas similares han estado en uso durante años, el fenómeno de la «fatiga del Zoom» solo recientemente ha obtenido una amplia cobertura de los medios. La frase obtuvo su propia página de Wikipedia en febrero de 2021.

Este fenómeno ha llevado a los psicólogos a descubrir por qué Zoom es muy agotador. Esa investigación ha identificado una variedad de factores, incluida la dificultad de asegurarse de que se está comunicando bien en un entorno antinatural, mantener un contacto visual constante, experimentar molestias corporales y verse constantemente en la cámara. Este último factor ha sido objeto de varios estudios recientes que buscan identificar cómo el nivel de timidez y las actitudes de las personas hacia su apariencia pueden hacer que estar constantemente frente a la cámara sea especialmente estresante.

¿Qué puede hacer para evitar la fatiga del Zoom relacionada con la apariencia? Puede apagar su transmisión de video cuando las cámaras son opcionales y no le preocupa que esto cree una impresión negativa. Sin embargo, cuando eso no es posible, existen algunas soluciones parciales:

Oculte la vista de su video: muchas plataformas de conferencias le permiten ocultar la vista de su cámara y solo ver a otras personas. Esta podría ser una buena opción para las personas que generalmente no están contentas con su apariencia, ya que desviará su atención de su imagen. Para las personas con mucha timidez, esto también podría ayudar, ya que debería reducir el autoenfoque. Sin embargo, es posible que no funcione si todavía son conscientes de que otros pueden ver la transmisión de su cámara y sienten que están perdiendo la capacidad de controlarla correctamente.

Use un avatar. Dependiendo de la situación, puede ser aceptable que un avatar virtual, como una versión de dibujos animados de usted mismo, lo represente en la pantalla. Estos avatares pueden imitar sus movimientos y expresiones faciales. Por lo tanto, si los colegas de trabajo o los maestros que dirigen una reunión de Zoom están preocupados por hablar en una sala sin cámaras sin rostro o aquellos con las cámaras apagadas no están atentos, los avatares pueden mostrar que todos los asistentes a la reunión están comprometidos.

Utilice un filtro que llame menos la atención sobre su apariencia facial. En situaciones informales, puede ser aceptable usar un filtro de video que le permita «usar» orejas y nariz de perro virtuales u otros disfraces divertidos para oscurecer parcialmente su rostro. Esto puede ser especialmente útil para las personas que no son necesariamente tan cohibidas pero que no están satisfechas con su apariencia facial. Naturalmente, hay muchas situaciones en las que esto sería inapropiado, por lo que no se recomendaría para una reunión de trabajo.

Un truco más sutil para que se sienta más cómodo con su apariencia puede ser reflejar su video. Las investigaciones muestran que las personas prefieren su imagen reflejada a una imagen fotográfica real porque están más familiarizadas. Por lo tanto, puede estar más satisfecho con su apariencia de Zoom si la imagen está reflejada.

Mirar constantemente un espejo virtual puede ser agotador, especialmente para las personas que son muy cohibidas o descontentas con su apariencia. Hay varias formas de reducir la fatiga del zoom relacionada con la apariencia. El mejor método puede depender de por qué lo experimente (insatisfacción de apariencia privada o timidez pública) y las normas para la reunión de Zoom en la que se encuentra (es decir, profesional o social).

Fuente: Psychology Today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.