La depresión predice los niveles futuros de actividad física

La depresión predice los niveles futuros de actividad física

Un estudio reciente publicado en Mental Health and Physical Activity proporciona nuevos conocimientos sobre cómo la depresión y la actividad física se influyen mutuamente durante la edad adulta. El estudio encontró que las personas que se sienten más deprimidas tienen menos probabilidades de ser físicamente activas, y estar físicamente activo está relacionado con sentirse mejor mentalmente. Además, los hallazgos indican que los síntomas de depresión pueden afectar negativamente los niveles futuros de actividad física.

La depresión y la falta de actividad física son importantes problemas de salud pública y contribuyen a las enfermedades y a la reducción de la calidad de vida en todo el mundo. Investigaciones anteriores han sugerido una conexión entre los dos, pero muchos estudios no han podido aclarar si la depresión conduce a una disminución de la actividad física o si la inactividad física exacerba los síntomas de la depresión. El estudio tuvo como objetivo llenar este vacío mediante el uso de métodos estadísticos avanzados para comprender mejor cómo estos factores se influyen entre sí a lo largo del tiempo.

“Los síntomas de depresión y la inactividad física son bastante comunes y influyen poderosamente en cómo las personas se ven a sí mismas e interactúan con el mundo. Me atrajo este tema una vez que supe que la actividad física tiene un efecto sobre la depresión similar al de muchos medicamentos antidepresivos, pero sin los efectos secundarios”, dijo el autor del estudio Soli Dubash, candidato a doctorado en el Departamento de Sociología de la Universidad de Toronto.

El estudio utilizó datos de la encuesta Americans’ Changing Lives (ACL), un estudio de panel a largo plazo que siguió a 3.499 adultos estadounidenses durante 25 años, de 1986 a 2011. Los participantes fueron encuestados cinco veces durante este período. La muestra fue diversa e incluyó individuos de diversos orígenes raciales y de ambos sexos, lo que garantizó que los hallazgos fueran representativos de la población general de EE. UU.

Los síntomas de depresión se midieron utilizando una escala de 11 ítems de la escala de depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos. Los participantes calificaron la frecuencia con la que experimentaron síntomas como depresión, sueño inquieto y falta de energía durante la última semana. La actividad física se evaluó mediante preguntas sobre la frecuencia con la que los participantes realizaban actividades como caminar, hacer jardinería y practicar deportes.

El estudio empleó un método estadístico conocido como modelado de ecuaciones estructurales con estimación de máxima verosimilitud. Este enfoque permitió a Dubash controlar varios factores de confusión que podrían influir tanto en la depresión como en la actividad física, como la biología individual, la historia de vida y el contexto social.

Dubash encontró una relación inversa entre los síntomas de depresión y la actividad física en cada punto de medición. Esto significa que las personas que reportaron niveles más altos de depresión tenían menos probabilidades de realizar actividad física durante el mismo período, y aquellos que eran más activos físicamente tendían a reportar menos síntomas de depresión.

Es importante destacar que el investigador también encontró que niveles más altos de síntomas de depresión predecían niveles más bajos de actividad física en oleadas de encuestas posteriores. Esta relación prospectiva indica que las personas que experimentan síntomas de depresión más graves tienden a volverse menos activas a medida que pasa el tiempo.

Curiosamente, no se observó lo contrario: los niveles de actividad física no predijeron significativamente cambios futuros en los síntomas de depresión. Esto sugiere que, si bien estar activo puede ayudar a mantener la salud mental, puede no ser suficiente para prevenir la aparición o el empeoramiento de la depresión con el tiempo sin abordar directamente los problemas de salud mental subyacentes.

«Fue sorprendente descubrir que los síntomas de depresión actuales pueden afectar negativamente sus niveles de actividad física entre dos y cinco años después, mientras que estar inactivo hoy no está relacionado con sus síntomas de depresión futuros», dijo Dubash.

Se descubrió que los niveles anteriores de actividad física y síntomas de depresión predecían significativamente los niveles futuros de los mismos. Es decir, si una persona era físicamente activa en oleadas anteriores de encuestas, era más probable que permaneciera activa en oleadas futuras. De manera similar, las personas que experimentaron niveles más altos de síntomas de depresión en oleadas anteriores tendieron a continuar experimentando niveles altos de estos síntomas en oleadas posteriores.

Este hallazgo es importante porque resalta la naturaleza duradera tanto de los niveles de actividad física como de los síntomas de depresión. Sugiere que los comportamientos y los estados de salud mental establecidos en una etapa anterior de la vida pueden tener efectos duraderos.

«Hay dos hallazgos principales que una persona normal debería extraer de mi estudio», dijo Dubash. “En primer lugar, los beneficios de moverse más (o menos) se pueden sentir semana tras semana. Esto significa que sentirse deprimido no es una señal de que algo anda mal en usted personalmente, pero probablemente sea una señal de que necesita moverse más, sea lo que sea, ya sea caminar, hacer jardinería o hacer ejercicio”.

“En segundo lugar, no hay ningún mal momento para empezar a moverse más. Pensando en el mediano plazo, entre dos y cinco años, la actividad física y la depresión pueden ser persistentes. Por lo tanto, crear rutinas para pasear perros o ir al gimnasio con un amigo y luego seguirlas puede tener beneficios duraderos tanto para la salud física como mental”.

Pero como ocurre con toda investigación, el estudio incluye algunas advertencias. La medida de la actividad física se basó en autoinformes, que pueden estar sujetos a sesgos. Además, el estudio no captó la intensidad ni el gasto energético total de la actividad física, lo que podría aclarar aún más la relación con los síntomas de depresión.

«Los resultados de la investigación no son el destino», señaló Dubash. «Las relaciones en este estudio no son deterministas, por lo que no significan que los efectos del ejercicio sobre la depresión, o viceversa, funcionarán exactamente como se describe para usted personalmente».

Investigaciones futuras podrían examinar más a fondo los mecanismos subyacentes a la relación entre la depresión y la actividad física. «Me gustaría identificar las contribuciones de las relaciones sociales para influir en esta relación», explicó Dubash. “¿Tener amigos con los que caminas, sales a bailar o al gimnasio podría influir de manera significativa en esta relación?”

Fuente: Mental Health and Physical Activity

Articulo original: Titulo: “The interplay of depression symptoms and physical activity: Bidirectional insights from 25-years of the Americans’ changing lives panel”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *