Leer en voz alta mejora la memoria, pero no la comprensión

Leer en voz alta mejora la memoria, pero no la comprensión

Se ha demostrado que leer texto en voz alta mejora la recuperación de la memoria. Pero, ¿esta mejora se extiende a la comprensión del material a un nivel más profundo? Un estudio reciente publicado en la revista Memory & Cognition intentó responder a esta misma pregunta.

Investigaciones anteriores sobre estrategias de estudio han explorado varios métodos para mejorar la eficacia del aprendizaje, centrándose en cómo los diferentes enfoques afectan la retención y la comprensión de la memoria. En particular, se ha demostrado que estrategias como las autoevaluaciones, la repetición espaciada y las autoexplicaciones elaboradas mejoran los resultados del aprendizaje. Sin embargo, estos métodos suelen requerir una importante inversión de tiempo.

Entre las técnicas más sencillas, la lectura en voz alta se ha convertido en una alternativa potencialmente eficaz. Este interés por la lectura en voz alta como estrategia de estudio se remonta a investigaciones de principios del siglo XX, que sugirieron que la vocalización podría ayudar a memorizar material, un fenómeno que más tarde se denominó “efecto de producción”.

Sin embargo, si bien la influencia del efecto de producción en la memoria ha sido bien documentada, su impacto en la comprensión más profunda sigue siendo menos claro, lo que pone de relieve una brecha en nuestra comprensión de cómo la vocalización influye en el aprendizaje más allá del mero recuerdo.

«Queríamos determinar si el efecto de producción, una técnica bien conocida para mejorar la memoria, podría extenderse a una comprensión más profunda del texto escrito más allá de las listas de palabras típicas que los investigadores utilizan en los estudios de la memoria», explicó el autor del estudio Brady RT Roberts, académico postdoctoral en la Universidad de Chicago, quien realizó la investigación como estudiante de doctorado en la Universidad de Waterloo.

«Hubo trabajos en la literatura educativa que mostraron que la ‘técnica de lectura en voz alta’ relacionada mejoraba la comprensión, pero esa investigación tendía a definir ciertos tipos de ‘comprensión’ de manera muy similar a como definiríamos la memorización de memoria en el campo de la psicología».

A lo largo de los experimentos, los investigadores encontraron consistentemente que leer en voz alta mejoraba significativamente la memoria del material en comparación con la lectura en silencio. Estos resultados se alinean con el concepto de efecto de producción, que sugiere que el acto de vocalización mejora la memorabilidad del material.

Sin embargo, en lo que respecta a la comprensión, los hallazgos del estudio pintaron un panorama diferente. A pesar de los claros beneficios para la recuperación de la memoria, la lectura en voz alta no confirió ninguna ventaja significativa para la comprensión. Las preguntas centradas en la comprensión arrojaron índices de precisión similares independientemente de si los pasajes se leyeron en voz alta o en silencio.

Este resultado indica que si bien la vocalización hace que detalles específicos del texto sean más memorables, no mejora inherentemente la capacidad del lector para captar conceptos subyacentes o establecer conexiones entre diferentes piezas de información.

«Si bien leer en voz alta puede mejorar la memoria, no puede ayudar a una comprensión más profunda del texto», dijo Roberts. «Por lo tanto, lea sus listas de compras en voz alta para recordarlas mejor, pero no se moleste en leer los capítulos de sus libros de texto en voz alta».

Realizado principalmente en un entorno controlado, el estudio deja espacio para explorar cómo estos hallazgos se traducen en escenarios de aprendizaje del mundo real, incluidas aulas y sesiones de autoestudio. Investigaciones futuras podrían ampliar estos resultados, tal vez examinando cómo diferentes tipos de material o temas diversos podrían interactuar con el efecto de producción.

«La principal advertencia es que nos basamos en la evidencia bayesiana de un efecto nulo de la lectura en voz alta en el caso de la comprensión, por muy consistente que sea ese hallazgo», dijo Roberts. «Los estudios futuros necesitarán confirmar este efecto nulo en más experimentos, especialmente con diferentes medidas de comprensión para garantizar que nuestros materiales de prueba no fueron el motivo de los resultados nulos».

«Creo que nuestro estudio revela un punto más general que los investigadores de la memoria harían bien en considerar: aunque presumiblemente la memoria es necesaria antes de que pueda ocurrir la comprensión, mejorar la memoria no siempre es suficiente para provocar mejoras significativas en una comprensión más profunda», añadió Roberts.

Fuente: Memory & Cognition

Articulo original: Titulo: “Reading text aloud benefts memory but not comprehension,”. Autores: Brady R. T. Roberts, Zoey S. Hu, Eloise Curtis, Glen E. Bodner, David McLean y Colin M. M

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *