¿El ser cosificadas puede afectar la capacidad cognitiva de las mujeres?

¿El ser cosificadas puede afectar la capacidad cognitiva de las mujeres?

Una nueva investigación sugiere que la auto objetivación, que a menudo se piensa que perjudica el rendimiento cognitivo en las mujeres, podría no tener los efectos perjudiciales que se suponían anteriormente. El estudio exploró el impacto de la auto objetivación y la anticipación de una mirada masculina sexualizada en las capacidades cognitivas, en particular la memoria de trabajo. Contrariamente a la creencia generalizada, el estudio no reveló ningún deterioro significativo en el rendimiento cognitivo debido a la auto objetivación. Los hallazgos han sido publicados en PLOS One.

La motivación para esta investigación surgió de un largo debate en la ciencia psicológica. Las teorías predominantes, como la teoría de la objetivación propuesta por Fredrickson y Roberts en 1997, sugieren que cuando las mujeres son objetivadas (tratadas como objetos para el uso y placer de otros) pueden comenzar a auto objetivarse, lo que lleva a una serie de resultados psicológicos negativos.

Una de las afirmaciones clave de esta teoría es que la auto objetivación consume la atención de las mujeres, desviándola hacia el monitoreo corporal y potencialmente perjudicando el desempeño en tareas que requieren recursos cognitivos. Estudios anteriores habían producido resultados inconsistentes, lo que llevó a los investigadores de la Universidad Northwestern a emprender una investigación más sólida.

«Estamos fascinados por la investigación empírica que tiene claras implicaciones para la vida cotidiana de las mujeres», explicó Renee Engeln, profesora de psicología y autora de » Beauty Sick: How the Cultural Obsession with Appearance Hurts Girls and Women «.

“También estamos comprometidos con el creciente énfasis de la psicología social en investigaciones bien fundamentadas y replicables. Este estudio fue una oportunidad para realizar una prueba rigurosa sobre hasta qué punto ser objetivado puede afectar el rendimiento cognitivo de las mujeres. Dada la frecuencia con la que las mujeres experimentan la cosificación sexual, si estas experiencias afectan su capacidad de concentración, es importante poder documentar y comprender ese fenómeno”.

Para explorar esto, Engeln y su coautora Anne Zola diseñaron un experimento bien desarrollado en el que participaron inicialmente 407 mujeres, y 376 permanecieron después de ser excluidas por diversas razones. Las participantes, de entre 18 y 25 años, eran predominantemente estudiantes universitarias.

Los participantes fueron divididos aleatoriamente en tres grupos distintos: un grupo de control, un grupo de auto objetivación y un grupo de mirada masculina. En el grupo de control, el rendimiento cognitivo de los participantes se evaluó en un entorno estándar y no objetivante. El grupo de auto objetivación, por otro lado, experimentó una mayor conciencia de sus cuerpos, ya que fueron grabados en vídeo desde el cuello hacia abajo. El tercer grupo, el grupo de mirada masculina, no sólo fue grabado, sino que también se hizo creer que estas grabaciones serían evaluadas más tarde por hombres en un contexto de estudio de citas.

La pieza central del estudio fue una tarea de memoria de trabajo, que se modeló a partir de una subsección de la Escala de Inteligencia para Adultos IV de Wechsler. Esta tarea fue elegida específicamente por su capacidad para evaluar la atención y la memoria de trabajo sin la necesidad de habilidades matemáticas avanzadas, centrándose en cambio en problemas aritméticos simples que requerían cálculo mental. Este enfoque se eligió deliberadamente para evitar factores de confusión como la ansiedad matemática o la amenaza de estereotipos, un fenómeno en el que los individuos se desempeñan mal en tareas en las que, estereotipadamente, se espera que su grupo lo haga.

Antes de comenzar la tarea de memoria de trabajo, cada participante completó pruebas previas que medían su nivel actual de ansiedad y culpa. Luego fueron colocados en las condiciones específicas de su grupo, y los grupos de auto objetivación y mirada masculina fueron grabados en vídeo. La tarea de memoria de trabajo implicó escuchar, procesar y resolver mentalmente problemas aritméticos y luego escribir las respuestas finales en una pizarra.

Después de completar la tarea, los participantes recibieron pruebas posteriores que reflejaban las pruebas previas para medir cualquier cambio en la ansiedad, la culpa y el estado de la imagen corporal. También se les pidió que adivinaran la hipótesis del estudio para comprobar si sus conjeturas influyeron en los resultados. Además, la Escala de Conciencia Corporal Objetificada se adaptó para medir hasta qué punto los participantes estaban preocupados por controlar su apariencia física, un indicador clave del estado de auto objetivación.

Contrariamente a lo esperado, los resultados mostraron que, si bien la grabación de vídeo aumentó la auto objetivación, no condujo a una reducción en el rendimiento cognitivo en las tareas de memoria de trabajo. No hubo diferencias significativas en la precisión de las respuestas o el tiempo necesario para completar los problemas entre los tres grupos. Además, no se encontró asociación entre las puntuaciones de vigilancia de los organismos estatales y la precisión o la latencia de la respuesta. Esto sugiere que el nivel de vigilancia corporal experimentado por los participantes no afectó su rendimiento cognitivo.

“Todos deberíamos recordar que un solo estudio no ‘prueba’ (¡ni refuta!) una afirmación científica. Es tentador simplificar las historias que contamos sobre los hallazgos de la investigación, pero cuanto más profundizas, más complejidad y matices encuentras”dijo Engeln.

“Sabemos que la atención es un recurso limitado. Y tiene sentido que si estás concentrado en el hecho de que otros están evaluando cómo se ve tu cuerpo, eso va a reclamar parte de tu atención. Descubrimos que cuando eran objetivadas, las mujeres de nuestro estudio se centraban más en su apariencia. Pero no encontramos que ser cosificado tuviera un efecto mensurable en la memoria de trabajo de las mujeres. Es probable que la mayoría de las mujeres hayan tenido mucha práctica para mantenerse concentradas en una tarea, incluso cuando alguien evalúa su apariencia física. Es posible que la investigación sobre este tema haya pasado por alto la resiliencia de las mujeres en respuesta a estas experiencias”.

Curiosamente, el estudio también encontró que completar la tarea de memoria de trabajo aumentaba la ansiedad y la culpa en todas las condiciones, lo que indica que la tarea en sí, independientemente de la condición, hacía que los participantes se sintieran peor. Sin embargo, el cambio no fue diferente entre las condiciones experimentales.

«Nos sorprendió lo desagradable que encontraron nuestros participantes la experiencia de tener que responder en voz alta a problemas matemáticos relativamente simples» comento Engeln. “La ansiedad matemática no fue el foco de nuestro estudio, pero ciertamente es un recordatorio de que incluso las mujeres con mucho talento académico como las de este estudio aún pueden experimentar una ansiedad sustancial sobre sus habilidades”.

Si bien la metodología del estudio fue sólida, incluido un diseño bien potenciado y un registro previo, tuvo limitaciones. La muestra era estrecha y estaba compuesta principalmente por estudiantes universitarios de una universidad altamente selectiva, que podría no representar a la población en general. El estudio tampoco controló las diferencias individuales como la orientación sexual o la auto objetivación de rasgos, que podrían influir en las respuestas a la cosificación. Además, el enfoque del estudio en un entorno y un entorno demográfico específicos limita la generalización de los hallazgos.

Dados los sorprendentes resultados de este estudio, es necesaria una mayor exploración de las condiciones bajo las cuales la objetivación podría afectar el rendimiento cognitivo. Los estudios podrían considerar una gama más amplia de tareas cognitivas e incluir un grupo de participantes más diverso para comprender el papel de las diferencias individuales en estos efectos. Además, comprender cómo las mujeres combaten los entornos y pensamientos cosificadores podría proporcionar nuevos conocimientos sobre la resiliencia frente a la cosificación.

«Los investigadores han intentado crear ‘objetivación’ en un laboratorio de muchas maneras diferentes» explico Engeln. “Todavía hay mucho que aprender en términos de comprender si algunos tipos de cosificación podrían tener mayores efectos en la cognición de las mujeres que otros”.

“Por ejemplo, las mujeres pueden responder de manera diferente cuando su apariencia se evalúa de una manera no sexual (como podría ser durante una entrevista de trabajo, por ejemplo) en comparación con cuando se las objetiva abiertamente sexualmente (como cuando a una mujer la llaman gato). También sabemos muy poco sobre cómo las mujeres afrontan la cosificación o cómo minimizan los efectos de ser cosificadas. Ésa es un área importante para futuras investigaciones”.

Fuente: PLOS One

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *