La relación entre el peso corporal y los síntomas depresivos es bidireccional durante la adolescencia

La relación entre el peso corporal y los síntomas depresivos es bidireccional durante la adolescencia

Un análisis de los datos del Estudio de Desarrollo Temprano de los Gemelos y del Registro de Gemelos Adultos del Reino Unido ha descubierto que la relación entre el índice de masa corporal (IMC) y los síntomas depresivos es bidireccional entre las edades de 12 y 16 años. En este grupo de edad, los síntomas depresivos contribuyen a el posterior aumento de peso y un aumento del IMC conducen a la aparición de síntomas depresivos. Sin embargo, después de los 16 años, sólo los síntomas depresivos contribuyen al aumento de peso posterior. La nueva investigación fue publicada en Psychological Medicine.

La obesidad y la depresión son dos de las condiciones médicas adversas más frecuentes. La proporción de personas que los padecen ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. La obesidad es una condición médica caracterizada por una acumulación excesiva de grasa corporal que presenta un riesgo para la salud, a menudo definida por un índice de masa corporal de 30 o más. El índice de masa corporal se calcula dividiendo el peso de una persona en kilogramos por el cuadrado de su altura en metros.

La depresión, por otro lado, es un trastorno de salud mental común y grave caracterizado por sentimientos persistentes de tristeza, pérdida de interés y una variedad de problemas emocionales y físicos, que afectan significativamente el funcionamiento diario. Tanto la obesidad como la depresión conllevan un mayor riesgo de dificultades socioeconómicas, enfermedades cardiovasculares, muerte por diferentes causas y otras consecuencias adversas. También tienden a aparecer juntos, con individuos obesos que sufren de depresión y viceversa.

La autora del estudio, Ellen J. Thompson, y sus colegas querían investigar si existe una relación causal entre la depresión y la obesidad y, si existe tal relación, cuál de estas dos condiciones causa la otra. Señalan que es posible que la obesidad y los síntomas depresivos no se causen entre sí, sino que ambos sean causados ​​por los mismos procesos ambientales. También podría haber factores genéticos comunes que influyan en ambos trastornos.

Para intentar responder a esta pregunta, los investigadores analizaron datos de dos grandes estudios longitudinales de gemelos en el Reino Unido: el Estudio de desarrollo temprano de gemelos (TEDS) y el Registro de gemelos adultos del Reino Unido (TwinsUK). TEDS siguió a parejas de gemelos nacidos en Inglaterra y Gales entre 1994 y 1996, abarcando alrededor de 10.000 parejas, y recopiló datos a las edades de 12, 16 y 21 años, incluido el índice de masa corporal y los síntomas depresivos. TwinsUK, fundada en 1992, incluye 14.575 gemelos adultos de entre 18 y 101 años, nacidos en el Reino Unido, con el objetivo inicial de estudiar la osteoporosis y la osteoartritis.

En el estudio TEDS, los participantes completaron el Cuestionario breve sobre estados de ánimo y sentimientos (SMFQ) para evaluar la depresión y autoinformaron su peso y altura, que los investigadores utilizaron para calcular el IMC. El estudio TwinsUK empleó la Escala Hospitalaria de Ansiedad y Depresión para evaluar los síntomas depresivos y utilizó exploraciones de absorciometría de rayos X de energía dual de todo el cuerpo para medir la altura, el peso y el porcentaje de grasa corporal de los participantes.

Debido a que estas bases de datos contenían datos de diferentes momentos, fue posible hacer inferencias sobre sus relaciones de causa y efecto. Es decir, si una de estas condiciones causa la otra (si una es la causa y la otra es la consecuencia), entonces la asociación entre la causa pasada y la consecuencia futura debería ser más fuerte que entre la consecuencia pasada y la causa futura. Dado que las causas no pueden retroceder en el tiempo, este razonamiento permite a los investigadores hacer inferencias de causa y efecto, aunque no hubo manipulación experimental de los factores involucrados en el estudio.

Los resultados mostraron que los síntomas depresivos aumentaban con la edad. Los síntomas depresivos se asociaron con los valores del índice de masa corporal medidos en el mismo momento, pero esta asociación fue débil a las edades de 12, 16 y 21 años. Sin embargo, hubo una fuerte correlación entre los síntomas depresivos en un momento dado y el índice de masa corporal en el mismo momento. futuro. También se asociaron las puntuaciones de depresión en diferentes momentos.

Un análisis más detallado mostró que la relación entre el índice de masa corporal y la depresión es bidireccional entre las edades de 12 y 16 años. Un índice de masa corporal más alto a los 12 años condujo a síntomas depresivos más altos a los 16 años. Sin embargo, los síntomas depresivos más altos a los 12 años también llevaron a un índice de masa corporal más alto a los 16 años. Entre los 16 y los 21 años este vínculo dejó de ser bidireccional. Sólo los síntomas depresivos a los 16 años condujeron a un mayor índice de masa corporal a los 21 años, pero no al revés.

El análisis de las influencias genéticas y ambientales mostró que el índice de masa corporal era altamente heredable a las edades de 12, 16 y 21 años, mientras que las influencias ambientales eran bajas. La depresión era moderadamente hereditaria en estas edades, pero también había una alta influencia de factores ambientales no compartidos entre gemelos (los que afectan de forma diferente a cada gemelo, sus experiencias únicas).

«El estudio actual demostró una asociación bidireccional entre el IMC [índice de masa corporal] y la depresión entre los 12 y los 16 años, con un efecto direccional más fuerte del IMC a la depresión», concluyeron los autores del estudio.

El estudio arroja luz sobre la naturaleza de los vínculos entre la depresión y el índice de masa corporal durante la adolescencia. Sin embargo, también tiene limitaciones que es necesario tener en cuenta. En particular, el estudio se realizó en gemelos. Es posible que los resultados de los resultados únicos no sean los mismos. El diseño del estudio también supone que no existen interacciones entre los genes y el medio ambiente y este podría no ser el caso.

Fuente: Psychological Medicine

Articulo original: Titulo: “The relationship between weight-related indicators and depressive symptoms during adolescence and adulthood: results from two twin studies”. Autores: Ellen J. Thompson, Georgina Krebs, Helena M.S. Zavos, Claire J. Steves y Thalia C. Eley

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *